HABLE.SE

HABLE.SE

Paul Rudolf Bastin y Luis Felipe Baca Arbulu son nombres que resaltan en otra de las redes de Alex Saab

Alex Saab

Redes de operadores financieros de reciente creación en Inglaterra, España y el Caribe, se encargan ahora de realizar el trabajo que cumplía a Alex Saab en Venezuela. Investigadores federales ponen la lupa.

Seis meses después de la detención del empresario colombiano Alex Saab en Cabo Verde el pasado 12 de junio, acusado por Estados Unidos de actuar como operador financiero y blanqueador de fondos. Las indagaciones en torno a sus redes internacionales continúa avanzando en la fiscalía federal de Miami, y el caso es ahora más sólido, de acuerdo a fuentes familiarizadas con las investigaciones.

La información recolectada hasta ahora sobre las actividades, mecanismos de lavado, instituciones financieras, cuentas bancarias y operadores utilizados en la red de Alex Saab es mucho mayor a la que existía cuando el supuesto testaferro fue detenido, reseñó primerinfome.com.

Las investigaciones abarcan también las conexiones de otros socios de Saab, como Alvaro Pulido, y una amplia variedad de firmas que están bajo “sospecha” por haber participado del entramado del colombiano, o por haber heredado las operaciones luego de su detención.

Después de que Saab fue encarcelado en Cabo Verde, una serie de nuevos operadores se activaron para sustituir el papel crucial que el empresario colombiano jugaba para movilizar dinero en efectivo y metales preciosos, y blanquearlos a través de complejas operaciones financieras en paraísos fiscales de todo el mundo.

Según fuentes consultadas por Primer Informe, las firmas y operadores identificados hasta ahora en las indagaciones operan desde localidades como Londres y Canvey Island (Inglaterra), Madrid (España), Ginebra (Suiza) y República Dominicana.

Una de las firmas presuntamente asociadas a Alex Saab es Blucap Consulting Group SL, con sede en Madrid, España. Según los registros, en la firma aparece como apoderado el banquero de origen peruano Luis Felipe Baca Arbulu. La firma fue registrada el 22 de octubre de 2019, con un capital social de 3.000 euros.




La firma está asociada a Blucap Corporation Limited, con sede en Canvey Island, Inglaterra. En esta corporación aparece como directivo Paul Rudolf Bastin, un socio de Baca Arbulu en otra empresa también registrada en Inglaterra, bajo el nombre de Philops UK Limited.



Tanto Blucap Corporation como Philops UK Limited están dedicadas a la negociación de contratos de valores y productos básicos financieros, según el registro británico de empresas.




Blucap Corporation funciona bajo ese nombre desde el 12 de mayo de 2020. Antes de esa fecha llevaba el nombre de Bluebay Corporation Limited entre el 12 y 30 de mayo de 2020; y anteriormente, detentaba el nombre de Oldenbourg Capital Limited, establecida originalmente el 2 de junio de 2017, dedicada a la negociación privada de papeles de valores.

El banquero originario del norte del Perú, tiene una maestría en Manchester, Inglaterra y trabajó como broker en JP Morgan tanto en Londres como Miami, según esta entrevista. Hasta abril de 2015 trabajó en la Societe Generale Private Banking (Suisse) SA, en Ginebra, Suiza.

Tanto Baca Arbulu como Bastin tienen un historial de negocios y relaciones con Venezuela.

De acuerdo a las fuentes, Blucap actúa como agente de pago para la adquisición de alimentos por parte del régimen venezolano -una tarea que antes estaba asignada a Saab-, en aparente violación a las sanciones impuestas por Estados Unidos contra Nicolás Maduro y su entorno.

De acuerdo a las indagaciones, Blucap utiliza como banco corresponsal para sus transacciones internacionales al Royal Bank of Scotland.


El empresario habría trabajado como intermediario en la movilización de toneladas de oro para Alex Saab y el régimen venezolano, incluyendo las negociaciones que concluyeron en la compra, por parte de la firma emiratí Noor Capital, de 3 toneladas de oro del Banco Central de Venezuela, indicaron las fuentes.


Por su parte, Paul Bastin aparece como directivo de la firma Global Supplies & Equipment Services LLC INC LTD, controlada por el venezolano Samuel Sánchez Boada, investigado por lavado de dinero por autoridades de Estados Unidos y Ecuador, según una investigación publicada en 2015.

Otra de las redes en la mira de Estados Unidos opera entre Venezuela y República Dominicana, en particular el eje turístico Punta Cana-Cap Cana, que se ha convertido en uno de los sitios privilegiados de operadores financieros chavistas en los últimos años.

Una de las firmas bajo la lupa es el Helidosa Aviation Group, propiedad del ex ministro de Obras Públicas dominicano Gonzalo Castillo. Según registros de aviación y testigos que se encuentran bajo cooperación de la fiscalía federal de Miami, el número de vuelos entre Venezuela y República Dominicana se ha incrementado en los últimos años a un nivel sin precedentes y sin un flujo de pasajeros que lo justifique.

Según una fuente familiarizada, las indagaciones se centran en establecer si el puente aéreo venezolano-dominicano está siendo usado para transportar dinero en efectivo y minerales preciosos, violando sanciones internacionales contra Venezuela.

También tratan de establecer si las aeronaves usadas por Helidosa, que incrementó su flotilla de 11 a 36 aeronaves entre 2011 y 2020, incluyendo una docena de jets de lujo, fueron adquiridas con financiamiento de operadores chavistas.

Según el periodista y analista Carlos Alberto Montaner, Helidosa se encuentra presuntamente bajo investigación de la OFAC, por presuntas violaciones a las sanciones del Departamento del Tesoro.

Las autoridades norteamericanas ampliaron las investigaciones en el país caribeño luego que en una operación conjunta con autoridades policiales dominicanas, allanaran varias residencias pertenecientes al empresario venezolano Samark López, considerado por Estados Unidos como testaferro del actual Ministro de Petróleo Tarek El Aissami. López habría huido de Cap Cana momentos antes de que se realizara el allanamiento, aparentemente informado por contactos dentro de la fuerza policial dominicana.

Autoridades federales investigaron una red de comercialización de crudo venezolano y lavado de dinero vinculada a Alex Saab, que utilizaba una firma de transporte marítimo registrada en las Islas Marshall, una empresa de comercialización recién creada en Singapur, y al menos dos cuentas bancarias en España y Suiza.

La red es manejada por un joven empresario venezolano con residencias en México y Madrid, que se encuentra en la mira de las autoridades de Estados Unidos. Fue creada en coordinación y con financiamiento provisto por Saab para ampliar los negocios manejados al principio por dos empresas que operaba desde México -Libre Abordo SA, y Schlager Business Group SRL-, y que resultaron inhabilitadas por las sanciones impuestas por Estados Unidos en junio pasado.

La firma comercializadora de petróleo venezolano es Axum Commodities PTE LTD, registrada en Singapur, y controlada por el trader venezolano Axel Capriles Hernández, de 35 años. La empresa que maneja los envíos de crudo es Monhein Shipping Limited, también controlada por Capriles pero bajo nombre de un supuesto ciudadano alemán de nombre Matthias Freitag.

Publicar un comentario

0 Comentarios