HABLE.SE

HABLE.SE

La historia de saqueo de Luis e Ignacio Oberto en Venezuela

Luis Oberto

Cuando un juez federal suizo ordenó la liberación de documentos bancarios que estuvieran vinculados a dineros de la petrolera venezolana PDVSA, los nombres de Luis e Ignacio Oberto empezaron a llenar los periódicos europeos y los despachos judiciales en Estados Unidos, su lugar de residencia.

Para ese momento, su apellido ya era conocido en amplios sectores de la sociedad venezolana que muy bien recuerda la vida de su padre Luis, un millonario banquero y coleccionista de arte venezolano que alcanzó la cúspide del éxito en la década de los 60 y que se hizo famoso tras donar su colección de arte personal al Museo de la Biblioteca de Arte Moderno de Nueva York.

Luis jr. es el mayor de los dos hermanos. Con 44 años de edad ya tiene una reputación formidable en la banca y el mercado de valores, alcanzando lucrativos acuerdos de préstamos y de emisión de bonos con el gobierno venezolano que hoy lo tiene bajo la lupa de las autoridades. María Graciela Gill es su esposa, la hija de uno de los principales banqueros de Venezuela, Víctor Gil. Oberto Jr. posee lujosos apartamentos de gran altura en el lujoso sector East Side, de Manhattan, y un complejo de bienestar en Miami Beach, reseña Las2orillas.

Ignacio Oberto es el menor, tiene 36 años, y también posee un condominio en el Carillon Miami Wellness Resort, en Miami Beach cuyo precio asciende los 2.5 millones de dólares.

Ambos son investigados desde hace dos años por las autoridades federales estadounidenses, que están reuniendo correos electrónicos, registros bancarios y declaraciones de testigos cooperantes, que apuntan a que los hermanos como responsables de la malversación miles de millones del gobierno de Venezuela, que eran utilizados para sobornos a funcionarios y enriquecer cuentas y empresas fantasmas en Europa y Estados Unidos. La investigación para ese entonces caminaba lento pues había un problema: los bancos suizos, donde se encontraría la mayor cantidad de plata, se negaban a brindar información detallada de sus movimientos. Ese impedimento acaba de derribarse y los hallazgos, según las autoridades de Estados Unidos, ascenderían a los USD 10 mil millones.

Según las autoridades federales gringas, los hermanos Oberto habrían acumulado una inmensa fortuna a través de empresas fantasmas, que otorgaban préstamos en bolívares a Pdvsa al favorable tipo de cambio preferencial, que a las pocas semanas eran pagados en dólares u otras monedas fuertes, generando millonarias ganancias para dichas empresas. Así habrían saqueado 4.500 millones de dólares de fondos públicos de Venezuela, según dice el Departamento de Justicia de Estados Unidos.

La clave del negocio estaba en la diferencia que se podía hacer al obtener dólares al tipo de cambio oficial que sostenía artificialmente el Banco Central. Un cambio que era inaccesible para los ciudadanos comunes, que si necesitaban divisas extranjeras debían pagar varias veces más en el mercado paralelo.

En Suiza, la mano derecha de los Oberto era el banquero Charles Henry De Beaumont, quien trabajaba con el banco CBH Compagnie Bancaire Helvetique S.A. en Ginebra, donde los empresarios venezolanos mantenían sus cuentas. Las investigaciones señalan que De Beaumont también ayudó a los hermanos a mover fondos ilícitos de Pdvsa desde Suiza a bancos estadounidenses, incluyendo a Miami, así como a cuentas en el Caribe.

Siga leyendo en Las2orillas

Publicar un comentario

0 Comentarios