China y el Vaticano renuevan acuerdo sobre nombramiento de obispos


El gobierno chino renovó este jueves su histórico acuerdo con el Vaticano sobre el nombramiento de los obispos. “China y el Vaticano han decidido, tras consultas amistosas, prolongar por dos años el acuerdo temporal sobre el nombramiento de obispos”, dijo a la prensa el portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores, Zhao Lijan.

Beijing y el Vaticano firmaron en septiembre de 2018 un acuerdo provisional y renovable en octubre de 2020 que deseaba poner fin a cerca de 70 años de tensiones por la espinosa cuestión del nombramiento de los obispos.

Al confirmar este acercamiento con China, la Santa Sede ignora las críticas de Estados Unidos, que le había pedido no renovar ese acuerdo bilateral.

“El acuerdo entre China y el Vaticano no ha protegido a los católicos ante las acciones del Partido” comunista chino, denunció el pasado mes el secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo.

Justo antes de la renovación del acuerdo con Beijing, la mano derecha del papa Francisco, el cardenal Pietro Parolin, declaró a la prensa el miércoles estar “contento” por ello.

“Desde luego, hay numerosos problemas que el acuerdo no intentaba resolver” aseguró, aunque rehusó hablar de “persecuciones” contra los católicos chinos.

Iglesias “subterránea” y oficial

Los 12 millones de católicos de China están desgarrados entre una iglesia clandestina, llamada ‘subterránea’, que solo reconoce la autoridad del papa, y la iglesia “oficial”, sometida al régimen.

En virtud del acuerdo de 2018, el papa Francisco reconoció a ocho obispos nombrados por Beijing sin su aprobación y las autoridades chinas reconocieron a su vez a dos ex obispos de esta iglesia subterránea.

Pero las concesiones realizadas por el Vaticano no han hecho que la vida de los cristianos de esta iglesia clandestina china, que representaría unos 6 millones de fieles, sea más fácil.

Los católicos, al igual que los fieles de otras religiones, padecen esta política de omnipresencia del régimen chino que se traduce en la destrucción de iglesias o de cruces situadas en los tejados de los edificios o en el cierre de escuelas consideradas confesionales.

“La situación no ha mejorado en absoluto” declaró a la AFP antes de la renovación del acuerdo un ex sacerdote clandestino de la provincia de Jiangxi (centro), y agregó que la perspectiva de renovar el acuerdo Vaticano-Beijing deja a los católicos “desamparados y desesperados”.

Del lado de la Iglesia patriótica, los sacerdotes contactados por la AFP prefirieron no responder.

Pero en su blog, uno de ellos, el padre Paul Han Qingping, de la provincia de Hebei (norte), se pronunció a fines de septiembre por una renovación del acuerdo.

“Con el levantamiento de los obstáculos, los obispos de China pueden ahora reunirse más a menudo para resolver los problemas de la Iglesia”, escribió, aunque admitió que parte del clero clandestino se resistía a ello.

El “sueño” de ir a China

Pese a esta complicada situación, el papa quiere restablecer las relaciones con el régimen comunista, rotas en 1951, y ha expresado el “sueño” de viajar al gigante asiático, al que el catolicismo llegó en el siglo XVI, gracias fundamentalmente a misioneros jesuitas.

China y el Vaticano “seguirán hablando (...) y haciendo avanzar el proceso de mejorar sus relaciones”, dijo Zhao.

Para terminar de complicar las cosas, el Vaticano forma parte de los 15 Estados del mundo que reconocen el gobierno de Taiwán, isla dirigida por autoridades contrarias a Beijing desde 1949 y sobre la que China reivindica su soberanía.

(Con información de AFP)

Vía Infobae

Publicar un comentario

0 Comentarios