HABLE.SE

HABLE.SE

El testaferro Jorge Saavedra Bedoya hizo posibles los negocios de Alex Saab y Álvaro Pulido Vargas entre México y Venezuela


La firma 4PL Industrial SAS, ligada a dos operadores de Alex Saab y Álvaro Pulido Vargas, compra alimentos a las mismas proveedoras que han sido usadas para lavado de dinero con el chavismo.

A Alex Saab Morán y Álvaro Pulido Vargas no les pesan las sanciones que les impuso el Departamento del Tesoro de EU. Tampoco que un tribunal de Florida los acuse de lavado por sus negocios con el chavismo.

Desde 2016 y gracias a sus nexos con Maduro, ambos lograron millonarios contratos para suministrar los alimentos que se reparten a los venezolanos a través de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP).

Su empresa Group Grand Limited compraba mercancía en México para luego enviarla a Venezuela, lo que les dejaba enormes ganancias al actuar como intermediarios.

Esto fue el comienzo de una operación que le ha dado la vuelta al mundo, pues también han usado compañías inscritas en Emiratos Árabes y Turquía para comprar alimentos y así eludir la lupa de los gobiernos que los investigan, como EU, Colombia y México.

A los hogares más pobres en Venezuela llegaron cajas CLAP con lentejas y frijoles de la marca Renaciente. Los alimentos fueron empacados por 4PL Industrial S.A.S., firma colombiana que conecta a la vasta red de Saab y Pulido en la que están dos empresarios connacionales suyos: Carlos Lizcano Manrique y Jorge Andrés Saavedra Bedoya.

El primero es propietario en Venezuela de Salva Foods 2015, responsable de las Tiendas CLAP. El segundo está detrás de 4PL Industrial, identificada por autoridades colombianas como parte de la red de Saab en ese país.

Además, la Unidad de Inteligencia Financiera detectó transacciones entre 4PL Industrial y las mexicanas Rice & Beans y Grupo Brandon, proveedoras de granos y leche en polvo usadas para el programa de Maduro. Luego de comprar los alimentos, la empresa los envía a Cartagena, Colombia, para aprovechar su zona franca y de ahí van a puertos venezolanos.

Nuevos productos, viejos conocidos. Algunas de las nuevas marcas de alimentos que se ven en las despensas que reparte el gobierno venezolano, a través del programa de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP) y que se compran en México, conducen a la interminable red creada por Alex Saab Morán y Álvaro Pulido Vargas, empresarios colombianos que ya fueron sancionados en julio de 2019 por el Departamento del Tesoro estadunidense y acusados por un tribunal de Florida de lavado de dinero en sus negocios con el chavismo.

Desde 2016, año en que el presidente Nicolás Maduro oficializó la creación del plan estatal, Saab y Pulido lograron millonarios contratos para suministrar los alimentos con una sociedad registrada en Hong Kong. La empresa, llamada Group Grand Limited, compraba la mercancía en México para luego enviarla a Venezuela.

Fue el comienzo de una operación que le ha dado la vuelta al mundo y que también han usado compañías inscritas en Emiratos Árabes y Turquía, justo cuando Maduro estrechaba la relación política y económica con el presidente turco, Recep Tayip Erdogan.

Pero ni las investigaciones de la administración de Donald Trump o las que autoridades colombianas y mexicanas iniciaron el año pasado contra la dupla colombiana parecen cortar su participación en la venta de alimentos para el gobierno venezolano.

A los hogares más pobres en Venezuela han llegado las cajas CLAP con lentejas y frijoles negros bajo la marca Renaciente, empacadas por 4PL Industrial S.A.S, una compañía colombiana que también conecta al engranaje de Saab y Pulido.

Aunque el nombre de la empresa se refiere a cuatro niveles en procesos logísticos, bien pudiera interpretarse como la cuarta pieza de un negocio en el que, además de Saab y Pulido, están otros dos empresarios colombianos: Carlos Lizcano Manrique, operador de ambos y propietario en Venezuela de Salva Foods 2015, la responsable de las Tiendas CLAP, y Jorge Andrés Saavedra Bedoya, el hombre detrás de 4PL Industrial S.A.S.

Saavedra Bedoya es un abogado de 36 años que funge como gerente y representante legal de 4PL Industrial S.A.S. Tanto él como la compañía habían pasado inadvertidos en la maraña de sociedades relacionadas con los negocios de Saab y Pulido, pero las conexiones han terminado de aflorar.

Las autoridades colombianas tuvieron los primeros indicios el año pasado e incluyeron a 4PL Industrial en un dossier de una veintena de empresas relacionadas con las operaciones de Alex Saab en ese país, mientras que la Unidad de Inteligencia Financiera de México (UIF) detectó transacciones entre 4PL Industrial y las empresas Rice & Beans y Grupo Brandon, dos de las proveedoras de granos y leche en polvo usadas por el dúo de empresarios colombianos.

Así, el 9 de noviembre de 2018 Saavedra Bedoya apareció junto a Lizcano Manrique en la firma de un contrato con el gobierno venezolano.

Lizcano Manrique, en representación de Salva Foods, acordó con el ministro de Transporte de Venezuela, Hipólito Abreu, la cesión en favor de Salva Foods del manejo de buques pertenecientes a la estatal Venavega para la importación de las cajas CLAP.

Es una alianza importante que se realiza desde el Ministerio del Poder Popular para el Transporte para el beneficio del pueblo y avanzar en la Venezuela potencia”, expresó el ministro según una nota de prensa.

El texto explicaba que el convenio entre el gobierno y Salva Foods atendía a las “políticas de transporte del plan de recuperación, crecimiento y prosperidad económica promovido por el presidente Nicolás Maduro”.

En la foto de ese día Jorge Saavedra Bedoya y Carlos Lizcano Manrique quedaron con las autoridades venezolanas, todos escoltados por los retratos de Simón Bolívar, Hugo Chávez y Nicolás Maduro. Casi en simultáneo, apenas dos días antes, Jorge Saavedra Bedoya registró en Reino Unido la compañía 3S Commodities Trader Ltd.

Este acuerdo llegó pocos días después de que laentonces Procuraduría General de la República (PGR) hiciera pública una investigación contra la red de empresas de Alex Saab y Álvaro Pulido tras detectar “sobreprecios” y exportación de productos de mala calidad hacia Venezuela, entre otras irregularidades.

A lo largo de la investigación se detectó la presencia de varios operadores como el señor Alex “N”, aparentemente relacionado con autoridades del gobierno de aquel país, así como Álvaro “N”, Emmanuel “N”, Santiago “N” y Andrés “N”, quienes, con el propósito de obtener productos alimentarios que deben suministrar al gobierno venezolano, acuden a diversos países, entre ellos México, para contactar con otras empresas”, informó el 18 de octubre de 2018 un funcionario de ese organismo.

Apenas días después del acuerdo, el buque José María España partió desde el puerto de La Guaira al de Veracruz, terminal mexicana desde la que han salido millones de cajas CLAP desde 2016.

Aunque nunca se explicó la presencia de Jorge Saavedra Bedoya en aquel convenio, cifras de autoridades colombianas muestran que, previamente, entre enero y mayo del año pasado, cuando el gobierno apuró las compras de alimentos antes de la cuestionada elección presidencial del 20 de mayo, en la que Maduro terminaría reeligiéndose, 4PL Industrial envió desde Cartagena hasta Venezuela alrededor de 123 toneladas de alimentos para los CLAP.

Fuentes conocedoras del negocio aseguran que 4PL Industrial sigue a cargo de operaciones logísticas desde la zona franca del puerto de Cartagena, en Colombia, y hasta empaqueta algunos de los productos a granel que los empresarios colombianos compran en México, como las lentejas y frijoles negros de la marca Renaciente.

La participación de la empresa en el negocio detrás del programa estatal venezolano parece mantenerse en los alimentos empaquetados por 4PL Industrial en Colombia.

Reportes de la base de datos de comercio internacional Panjiva, cedidos a Armando.info por la organización no gubernamental C4ADS, dedicada a investigaciones con fuentes abiertas, revelan que durante 2017 4PL Industrial compró mercancía en México a las empresas Rice & Beans y Almacenes Vaca.

En 2017, dichas empresas facturaron 292 operaciones de exportaciones de alimentos a 4PL Industrial y a 4PL Logistics Fze por nueve millones 49 mil dólares.

Los productos coinciden con los incluidos en las cajas CLAP como salsa de tomate y mayonesa, además de arroz, pasta, atún enlatado y los granos.

Los envíos salieron inicialmente a Cartagena y desde allí para puertos venezolanos. Además de 4PL Industrial S.A.S de Colombia, la operación involucró a una sociedad homóloga panameña creada en 2017.

Las cifras de la Secretaría de Economía mexicana reflejan también que en 2017 los despachos de leche en polvo, frijol negro y arroz, productos incluidos en las despensas CLAP, fueron frecuentes a Colombia.

Ni 4PL Industrial ni Jorge Saavedra Bedoya atendieron las solicitudes de entrevistas para este reportaje.

Para Saavedra Bedoya el tema logístico y la zona franca de Cartagena son familiares ya que fue director de operaciones de esa terminal portuaria y en sus declaraciones siempre destacó las ventajas operativas y tributarias de esa zona franca.

La empresa 4PL Industrial, por su parte, se define como un operador capaz de atender las “necesidades logísticas para todo tipo de industria” y que también realiza “procesos de maquila con los más altos estándares de calidad” con operaciones en Perú, Panamá, Brasil, México, Venezuela, Guatemala, República Dominicana y Turquía.

Por si fuera poco, el año pasado una empresa denominada 4PL Logistics Fze, registrada en Emiratos Árabes Unidos, también compró leche en polvo a Rice & Beans, el mismo proveedor al que acudió 4PL Industrial y los empresarios Alex Saab y Álvaro Pulido.

De acuerdo con los registros de Panjiva esa mercancía salió de México hacia Turquía. Fuentes consultadas aseguran que el producto fue despachado hacia Venezuela.

Para esta entrega no se pudo verificar la vinculación de la 4PL inscrita en Emiratos Árabes Unidos con la colombiana, se sabe que, huyendo de la lupa de Estados Unidos y la justicia de otras jurisdicciones, Alex Saab y Álvaro Pulido movieron el año pasado buena parte de su red para el negocio de los CLAP hacia Emiratos Árabes Unidos con firmas como Asasi Food Fze, incluida en la lista de sanciones del Departamento del Tesoro de julio pasado, Mezedes Holding Ltd, que controla la mayoría accionaria de la venezolana Salva Foods 2015 y la homónima Salva Foods Fze, entre otras.

La semana pasada la policía financiera italiana anunció la congelación de bienes por casi siete millones de dólares, entre un apartamento y cuentas bancarias, en una investigación por posible lavado de dinero contra el propio Alex Saab, pero que también involucra a su esposa, Camilla Fabri, y uno de sus hermanos, Luis Alberto Saab Morán, agregado a las sanciones del Departamento del Tesoro en septiembre de 2019, como han reseñado el medio mexicano Excelsior y el venezolano Antilavadodedinero.

En Venezuela, en cambio, el empresario no para de sumar piezas a su vasta red empresarial para sostener los millonarios negocios con el gobierno de Maduro.

Publicar un comentario

0 Comentarios