La colombiana Adriana Martínez Rodríguez construyó red empresarial para que Alex Saab y su socio Álvaro Pulido blanquearan millones de dólares

Alex Saab, Adriana Martínez Rodríguez y Álvaro Pulido

En 2012 Alex Saab se conoció con el también barranquillero Álvaro Pulido, quien había salido de la cárcel después de pagar ocho años por delitos de narcotráfico. Las buenas relaciones con políticos y contratistas que Pulido había dejado en Venezuela los llevó asociarse para montar la empresa Fondo Global de Construcciones, con la que habrían sacado del país más de USD 300 millones en sobrecostos de proyectos, reseñó las2orillas.co.

Un años más tarde, cuando las autoridades norteamericanas pusieron los ojos en la dupla colombiana conformada por Saab y Pulido por mover grandes cantidades de dinero sin justificación alguna, la empresaria Adriana Martínez, pareja de Álvaro Pulido, quien también estaba bien conectada con el gobierno de Maduro, tomó las riendas de la compañía. Hacía el trabajo de gerente legal mientras que Saab y Pulido, alejados de la primera línea de acción, hacían los movimientos para robarse los recursos de Venezuela, al parecer en complicidad con el gobierno de Nicolás Maduro.

A la par, mientras la empresa de los barranquilleros se quedaba con millonarios contratos estatales en Venezuela, Adriana Martínez, en Colombia, montaba otra compañía que logró por más de siete años mantenerse fuera del radar de las autoridades norteamericanas y colombianas: Vram Holding S.A. Empresa a la cual las justicias colombiana y norteamericana le pusieron el ojo encima.

Los movimientos y las cuentas bancarias de Adriana Martínez Rodríguez, de 47 años, están en el ojo de la DEA.

Vram Holding S.A está investigada por grandes movimientos financieros desde y hacia Venezuela, Medio Oriente y Panamá y relaciones comerciales con la firma Fondo Global de Construcciones SAS, la empresa con la que durante siete años la dupla Saab-Pulido habría lavado unos USD 300 millones para el presidente Nicolás Maduro; dinero que estaría puesto en cuentas en el extranjero y representado en propiedades alrededor del mundo. Varios bienes estarían a nombre de Alex Saab, por lo que es llamado el testaferro de Maduro. Algunas lujosas viviendas ya han sido identificadas en Colombia y Francia.

Entre los movimientos de la empresa Vram Holding S.A a los que las autoridades investigadores encima, están: un contrato con Suvinca, empresa ligada al Ministerio de Comercio de Venezuela, firmado en 2014 por USD$20 millones para el suministro de material de construcción para un centro deportivo en el estado de Vargas; $818 millones que le fueron consignados por la empresa Central Hong Kong, sin soportes comerciales. Central Hong Kong fue creada en Hong Kong por Emanuel Enrique Rubio, hijo de Álvaro Pulido; Un giro por $1500 millones de Vram Holding a Vram Holding Panamá, también está en el expediente de investigación que se abrió contra la bogotana que hace un par de meses era invisible para las autoridades.

El nombre de Adriana Martínez también ha sido relacionado con negocios de oro y otras piedras preciosas extraídas de minas de Venezuela y sacadas del país.

Adriana Martínez habría sido por muchos años el enlace venezolano para comercializar con los Emiratos Árabes, a través de Noor Capital y otras empresas, oro y diamantes explotados bajo minería ilegal de Venezuela con beneplácito del gobierno bolivariano.

Investigaciones periodísticas indican que, con intermediación de Pulido y Martínez, y usando aviones privados y comerciales principalmente de la aerolínea nacional de Turquía, Turkish Airlines, solo en 2018, se han comercializado más de 70 toneladas de oro a través de las empresas Vram Holding, Goetz Gold, esta última empresa es investigada por organizaciones anticorrupción europeas y africanas por presuntamente formar parte de una red de tráfico de oro extraído a sangre y fuego en zonas de conflicto.

Alex Saab, el testaferro de Nicolás Maduro, que aguarda su empantanada extradición en una cárcel de Cabo Verde, habría usado también como testaferro a la empresaria bogotana, de quien dicen, tiene bien guardado el secreto de dónde están los millones de dólares que Álvaro Pulido y Saab, sacaron de Venezuela.

Publicar un comentario

0 Comentarios