Raúl Batres, el mexicano buscado en España por estafa mediante inversiones financieras


El mexicano Raúl Batres ha desaparecido con dos millones de euros de sus víctimas, clientes de una especie de academia de Barcelona en la que enseñaba a invertir.

Batres es un amante del lujo que lograba captar dinero de inversores para moverlo en bolsa. Su cuidado aspecto y su ostentoso vestuario formaba parte de su estrategia: mostrar una vida de lujos y alto standing, reseñó La Sexta.

Según él, invertía una fortuna en un negocio seguro. De hecho, en las redes sociales se autodefinía como "un agente fiable que ha encontrado la clave del éxito".

A sus 30 años, Batres montó toda una plataforma de cursos presenciales para compartir sus habilidades. Dirige, enseña y asesora en qué invertir. En concreto, él invierte el dinero de sus clientes de un coworking del centro Barcelona que él mismo ha bautizado como 'BCN Trading Academy'.

Precisamente allí es donde ha conseguido hacerse con su mayor botín. A día de hoy no hay ni rastro del profesor ni de los 2,15 millones de euros que le habían confiado.

Raúl Batres se ha hecho con el dinero de al menos 56 víctimas en los dos últimos años. De hecho, ahora las propias víctimas han denunciado a Batres, su novia Tatevick Aroyan y un amigo, Orlando Marath, con los que trabajaba.

Los tres han desaparecido, y el abogado de las víctimas ya ha solicitado su busca y captura. La estafa podría ser incluso mayor, de hasta 10 millones de euros.

Bajo la promesa de una rentabilidad del 5% cada tres meses, sus clientes invirtieron desde 3.000 a 400.000 euros. Durante dos años todo fue bien, e incluso recibían justificantes del estafador hasta que hace nueve meses comenzaron las excusas: afirma que no puede devolver el dinero invertido, da largas a sus clientes y cambia el tiempo de liquidación, de tres a seis meses.

Así hasta que el pasado mes de julio desapareció. Por aquel entonces, Raúl dejó de pagar y de contestar al teléfono, y el 13 de agosto cogió un avión con destino a Alemania junto a su novia y cómplice.

Después se les pierde la pista. No hay ni rastro de él ni en su casa, ni en el coworking. Por eso, hasta en México investigan su estafa e incluso tienen fichada a su madre: Patricia Aida Martínez, acusada de narcotráfico.

Ahora, con Raúl Batres, sus cómplices, y los más de dos millones de euros en paradero desconocido, los Mossos d'Esquadra le buscan y todas las víctimas reclaman su dinero.

Publicar un comentario

0 Comentarios