Hermanos Luis Oberto Anselmi e Ignacio Oberto Anselmi pudieran ser el próximo objetivo de la justicia de Estados Unidos en casos contra venezolanos por lavado de dinero

Luis Oberto Anselmi

La corrupción no tiene ideología. Mientras millones de venezolanos lucharon con dificultades económicas extremas, enfrentando escasez de alimentos y medicamentos bajo los gobiernos socialistas de los presidentes actuales y pasados, otros supuestamente han visto una oportunidad para enriquecerse, o más.

Investigaciones de Seguridad Nacional ha perseguido una serie de objetivos venezolanos de alto perfil que supuestamente han saqueado el país que es un enemigo geopolítico de Estados Unidos. Estos incluyen al exministro de Finanzas venezolano Alejandro Andrade, un residente de Wellington, Florida, condenado por recibir mil millones de dólares en sobornos, y su supuesto co-conspirador, Raúl Gorrín, un magnate de la televisión venezolana que es un fugitivo que huye de una acusación de lavado de dinero, reseñó McClatchy.

La iniciativa de Investigaciones de Seguridad Nacional, conocida como El Dorado Task Force, ha llevado a incautaciones nacionales e internacionales por un total de aproximadamente $ 500 millones solo este año.

Los hermanos Oberto Anselmi, Luis Jr., 44, e Ignacio, 37, podrían ser el próximo objetivo. El Departamento de Justicia y otros funcionarios federales revelaron al Miami Herald que están construyendo un caso contra los banqueros, quienes ahora viven lujosamente en el sur de Florida. Están siendo investigados en relación con el robo de más de $ 4.5 mil millones al gobierno socialista.

El supuesto esquema implica otorgar préstamos a la petrolera estatal de Venezuela, PDVSA, en bolívares y reembolsarlos en dólares estadounidenses. Los hermanos podrían hacer una fortuna gracias a un tipo de cambio favorable que es dominio exclusivo del gobierno y de los políticos cercanos al fallecido presidente venezolano Hugo Chávez y su sucesor, Nicolás Maduro.

Fuentes familiarizadas con la investigación estadounidense, que está en curso, dijeron que las ganancias fueron supuestamente blanqueadas a través de cuentas bancarias suizas y estadounidenses, incluido el Banco Espirito Santo, entonces el banco más grande de Portugal, con una sucursal en Brickell Avenue, a pocos pasos del consulado venezolano en Miami. Banco Espirito colapsó en 2014 en medio de denuncias de fraude y lavado de dinero.

Ambos hermanos residen en el Carillon Miami Wellness Resort en Miami Beach, en unidades valoradas en más de $ 2.5 millones cada una. Oberto Jr. también es propietario de lujosos rascacielos en el East Side de Manhattan.

Hasta el momento, no se han presentado cargos formales.

David Markus, abogado de Ignacio Oberto, niega las acusaciones. “Los Oberto nunca han sido acusados ​​de ningún delito en ningún país. Son empresarios respetados, éticos, honorables y transparentes. Les instamos a que no continúen con esta campaña de propaganda contra nuestros clientes ”, dijo Markus en un comunicado entregado al Herald en nombre de ambos hermanos.

El segundo par de hermanos banqueros proviene de Ecuador. William y Roberto Isaías, de 76 y 75 años, respectivamente, fueron detenidos brevemente por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE).

Los hermanos abandonaron su tierra natal, supuestamente con millones en dinero robado, cuando su institución financiera, Filanbanco, colapsó en la década de 1990, según un cable contemporáneo de la entonces embajadora de Estados Unidos, Kristie A. Kenney. (Una nota del Departamento de Estado de 2013 decía que Ecuador aún tiene que demostrar que los hermanos "participaron a sabiendas en el plan de malversación de fondos").

A lo largo de los años, han sido objeto de diversas disputas diplomáticas . A pesar de los esfuerzos realizados durante años por Ecuador para extraditar por cargos relacionados con el dinero perdido, los hermanos lograron quedarse en Estados Unidos y sus familiares se convirtieron en generosos benefactores políticos. Los registros financieros obtenidos por The New York Times en 2014 mostraron que la familia donó más de $ 320,000 a campañas políticas estadounidenses.

En una entrevista de 2014 con The New York Times, Roberto Isaías, dijo que él y su hermano no hacían contribuciones directas porque sin las tarjetas de residencia, hacerlo sería ilegal.

Las donaciones incluyeron $ 90,000 para reelegir al entonces presidente Barack Obama y cantidades más pequeñas para varios legisladores, incluida la exrepresentante estadounidense Ileana Ros-Lehtinen y el actual senador Marco Rubio, ambos republicanos de Florida, y el senador Robert Menendez, demócrata de Nueva Jersey. Las contribuciones políticas fueron una fracción de los $ 400 millones que Ecuador alega que los hermanos han saqueado.

Durante la administración de Obama, el entonces presidente ecuatoriano Rafael Correa propuso que los hermanos fueran repatriados a cambio del fundador de WikiLeaks, Julian Assange, quien había estado viviendo en la embajada de Ecuador en Londres desde 2012 para evitar el arresto por acusaciones de violación. Correa describió la propuesta en conversación con este reportero. Assange, a través de WikiLeaks, también filtró correos electrónicos robados, supuestamente pirateados por Rusia, que dañaron la candidatura de Hillary Clinton en el período previo a las elecciones de 2016.

El intercambio nunca sucedió. Assange finalmente fue entregado a las autoridades británicas y los hermanos Isaías permanecieron libres. Entonces cambiaron los vientos políticos.

Ecuador ha intentado utilizar los tribunales de Florida para confiscar las propiedades de los hermanos en Miami-Dade, por un valor de al menos $ 20 millones, según documentos públicos. Los hermanos ganaron a nivel de juicio, cuando un juez determinó que Ecuador no tenía legitimación y desestimó la denuncia. Pero ese juez fue anulado por un tribunal de apelaciones de Florida, que devolvió el asunto al tribunal inferior para determinar qué, si algo, los hermanos le deben actualmente a Ecuador. Una nueva prueba está programada para 2021.

Alvin B. Davis, abogado de Squire Patton Boggs, que representa al gobierno ecuatoriano, declinó hacer comentarios.

En una corte federal en marzo de 2019, ICE hizo un esfuerzo por deportar a los Isaías. Pero la jueza del Tribunal de Distrito de los Estados Unidos, Kathleen Williams, bloqueó la solicitud de ICE y destacó que el gobierno había detenido a la pareja por acusaciones por las cuales el Departamento de Estado "negó múltiples solicitudes de extradición".

Después de varias semanas en el centro de detención de Krome, los residentes de Coral Gables fueron liberados. Y luego se detuvo el proceso de inmigración debido al COVID-19. El caso permanece abierto y la pareja espera una decisión sobre su solicitud de asilo.

Freddy Balsera, su portavoz, ofreció una declaración críptica cuando se le preguntó si la política había influido en su destino: “Aunque estas preguntas son válidas y merecen un análisis más profundo, no creemos que sea nuestro lugar para especular sobre el momento o la intención del gobierno , dada la naturaleza delicada del problema ".

Publicar un comentario

0 Comentarios