HABLE.SE

HABLE.SE

La demanda que pondría en riesgo la inversión financiera de Octavio Boccalandro y de un bróker venezolano en el Real Valladolid


El exfutbolista brasileño Ronaldo Nazário se convirtió en 2018 en propietario del equipo de fútbol español Real Valladolid. Nazário se hizo con el 51% de las acciones del club, por una cantidad cercana a los 30 millones de euros y asumió la deuda del equipo, estimada en 25 millones, reseñó en Cocky de la Torre en expresa.me.

El acuerdo se hizo oficial en una rueda de prensa en el Ayuntamiento de Valladolid a la que asistieron Carlos Suárez, presidente del club, Óscar Puente, alcalde vallisoletano, Alberto Bustos, concejal de Deportes, y el propio Ronaldo.

El evento, anunciado bajo el pretexto de dar información sobre la situación accionarial del club, estuvo precedido por la llegada del exfutbolista a Valladolid, que generó una gran expectación. Fue ese el inicio de una nueva etapa en el estadio José Zorrilla que, aseguró Ronaldo, se basaría en un proyecto «competitivo, transparente, revolucionario, y social».

El exjugador de PSV, Real Madrid, Inter de Milán y la Selección Brasileña de fútbol, entre otros, subrayó que el proceso fue «toda una decisión» para él.

Ronaldo mostró su preocupación por hacer del Real Valladolid «un club abierto a las sugerencias, críticas, esperanzas y propuestas de los seguidores, porque son los que permiten que una entidad crezca».

En este sentido, valoró que «para mucha gente, el fútbol sea una pasión, les haga pasarlo mal y vibrar de alegría y, en algunos casos, tengan que buscar recursos para poder ver un partido, dando siempre su apoyo incondicional a su equipo, y en esa gente se ha pensado durante todo el proceso de compra».

El propietario del club blanquivioleta recordó que había vivido «muchas etapas en su formación» para prepararse y saber convivir, en «muchas industrias y sectores» y, para él, la propuesta que estaba afrontando, se presentaba «llena de ilusión» y con muchas ganas de «trabajar para ir introduciendo cambios que beneficien a todos».

También incidió en que el Real Valladolid es un club con «90 años de historia y con más 20.000 socios que quieren disfrutar del regreso del equipo a Primera división, pero también un club con trabajadores cualificados que nos van a permitir seguir avanzando con su dedicación».

En lo que respecta al área deportiva, comentó que estaba «contento» con el equipo que se había formado, porque iba a «competir» y su idea era la de seguir trabajando para, poco a poco, conseguir darle todo lo mejor en lo que sería un «gran desafío» para el que aseguró sentirse «preparado».
Al momento de la compra en 2018 Ronaldo Nazário señaló que la deuda del club había sido «liquidada en su mayor parte», según explicó, al tiempo que aseguró que por un tiempo no habría «ampliación de capital», sino que el camino seguiría por los mismos derroteros, mientras trabajaba «para añadir cambios y ampliar servicios».

«Queremos una gestión transparente, que seguirá estando en manos de Carlos Suárez, puesto que conoce bien el club y ha realizado un gran trabajo durante 17 años, para aprovechar el potencial del club y de la ciudad, y pondré todo mi conocimiento a disposición de los jugadores y de la entidad, para que todos salgamos beneficiados», añadió en 2018.

Ronaldo, cuestionado sobre si seguiría el día a día del Real Valladolid, contestó con contundencia: «¿Pensáis que voy a comprar un club y al día siguiente me voy a ir de vacaciones? Por supuesto que voy a estar pendiente de todo lo que suceda e iremos trabajando en mejorar y dar mayor dimensión al Real Valladolid», dijo.

El brasileño se despidió de la comparecencia manifestando su deseo de «dar un contenido social a todas las acciones, con especial atención a las personas menos atendidas» y asegurando ser «un enamorado de Castilla y León, de Valladolid y del Real Valladolid».

Inyección financiera

Pero todo parece haber dado medio giro para Nazário y para el equipo en 2020, producto quizás de la crisis de la COVID-19, al tener que aceptar la inyección de recursos por parte de Octavio Boccalandro, representante de uno de los brokers más ligados a tramas de corrupción financiera en Venezuela y blanqueo de fondos opacos en bancos suizos.

La sola compra del club por 30 millones de euros, el pago de la deuda y la inversión en el estadio, fichajes y muchos otros gastos desde 2018 hasta ahora, hacen suponer que el brasileño pudo haber necesitado más recursos de los previstos, aceptando así la posibilidad ofrecida por Boccalandro.

Carlos Suárez continúa siendo accionista del equipo, con 10% de participación y desde 2018 no se ha anunciado oficialmente ninguna ampliación de capital.

Expresidente demandado y Ronaldo citado como testigo

Ronaldo Nazário tendrá que comparecer en calidad de testigo en un primer juicio por la venta del Real Valladolid que está previsto celebrarse en los Juzgados de la Plaza de Castilla de Madrid el próximo 3 de marzo de 2021. Esta fecha quedó fijada en una vista celebrada el pasado 11 de noviembre. En el proceso se dirimirá la primera de las demandas presentadas por José Luis Losada, exvicepresidente del Real Valladolid, contra Carlos Suárez, expresidente blanquivioleta.

Según Arturo Posada en el diario El Norte de Castilla, basado en un reporte de esRadio Valladolid, Losada entiende que la venta del club se acordó antes de que fuera relevado de su cargo y que, según el contrato firmado, debía percibir una cantidad derivada de las operaciones para encontrar un comprador. Suárez desestimó las diferentes opciones presentadas por el exvicepresidente. Al ser despedido antes de la venta final, José Luis Losada no cobró la cuantía fijada. Esa cantidad, según algunas fuentes, se sitúa entre los 300.000 y los 500.000 euros.

Los abogados de Losada llamarán también a declarar en calidad de testigos a los responsables del despacho Senn, Ferrero, Asociados Sports & Entertainment, clave en la operación para que Ronaldo se hiciese con la mayoría accionarial del Real Valladolid. Este despacho especializado en el mundo del fútbol tiene presencia en el consejo de administración del club blanquivioleta en la figura de Javier Ferrero Muñoz, secretario no consejero de la entidad.

La segunda de las demandas presentadas por José Luis Losada contra Carlos Suárez está relacionada directamente con el accionariado. El exvicepresidente reclama el 10% de las acciones del Real Valladolid (31.820 títulos), en virtud de las condiciones que regían en el contrato firmado entre Losada y Suárez como contrapartida el préstamo de un millón de euros que el ex director general del Banco Gallego dejó a Suárez para afrontar los pagos en la temporada 2017-2018. En esa campaña, el entonces presidente del Real Valladolid incorporó también a su directiva a un segundo vicepresidente, José Moro, que también prestó medio millón de euros, con derecho a un futuro 5% de las acciones del club blanquivioleta. El presidente de la Bodega Emilio Moro dimitió en junio de 2018 por desavenencias con Carlos Suárez.

Tanto Losada como Moro enviaron un burofax al Real Valladolid en julio de 2018 para reclamar el 15% de los títulos del Real Valladolid. En esa fecha, Suárez aún ostentaba la mayoría de las acciones del Real Valladolid (58%). La venta a Ronaldo Nazário se cerró el 31 de agosto de 2018 por 30 millones de euros, pero las primeras informaciones que apuntaron a esta operación datan del 30 de mayo de 2018, cuando una periodista del diario brasileño O Globo publicó los términos que finalmente se rubricaron. En aquel momento, Suárez desmintió que Ronaldo fuese a comprar el Real Valladolid.

Frente a la demanda, la inyección financiera de Octavio Boccalandro y de su representado al equipo, estaría resultando, después de todo, ser muy arriesgada y más en un club que ocupa por hoy la posición número 17 en la liga española de fútbol.

Publicar un comentario

0 Comentarios