HABLE.SE

HABLE.SE

La rápida fortuna “offshore” del diputado venezolano Marco Aurelio Quiñones


Por Génesis Pérez

Con solo educación media y sin haber concluido estudios superiores en la Universidad Central de Venezuela, el diputado Marco Aurelio Quiñones ha podido llegar muy lejos en el mundo político venezolano y posicionarse en el entorno del líder opositor Juan Guaidó.

El bachiller Quiñones, quien gracias a alguna treta política ha pasado a ser llamado "diputado principal", fue electo en realidad como diputado suplente del parlamentario José Brito.

En sus inicios dentro de la oposición en Venezuela, Quiñones fue muy cercano al entorno de políticos como Henrique Capriles y Julio Borges en el partido Primero Justicia, hasta pasar a apoyar a Leopoldo López y a Juan Guaidó en Voluntad Popular.


El diputado combinaría su gusto por la buena vida con fiestas y visitas a escorts de lujo en Caracas. Su buen gusto se vería reflejado en el apartamento de lujo en el que reside en el sudeste de la capital de Venezuela, que algunos suponen le pertenecería.

Sus lujos son muchos para alguien que hasta hace poco tiempo no percibía sueldo alguno, ni poseía bienes de fortuna y que tampoco provenía de una familia de millonarios.

Quiñones es ahora, según ha dicho públicamente el número dos del chavismo, Diosdado Cabello, una de las figuras cercanas a Juan Guaidó, que poseería cuentas en paraísos fiscales con cientos de miles de dólares.

Previamente Quiñones había sido vinculado con la gestión para la recuperación de activos de Venezuela en Petrocaribe, en la que supuestamente intentaron cobrar una coima a la empresa a la que el "Gobierno interino" de Juan Guaidó le iba a asignar el contrato.

Antes de la aparición del llamado "Gobierno interino", el diputado Quiñones realizó viajes a Washington y a otras ciudades de Estados Unidos, en donde junto a Juan Guaidó y otros representantes de la oposición venezolana, realizaron contactos con la OEA, el Departamento de Estado y otras instancias del Gobierno norteamericano. Allí mismo Quiñones habría obtenido financiación de contratistas petroleros con negocios con el Gobierno chavista. Gracias a esto, realizaría luego viajes a Colombia y otros periplos.



Quiñones se desenvolvería también como una suerte de lobista para Eligio Cedeño, expresidente en Venezuela del grupo financiero Bolívar, Banpro y del Banco Canarias, quien fue detenido en 2007 por ilícitos cambiarios y liberado bajo fianza en 2009, tras lo cual huyó a Estados Unidos en donde recibió asilo político. Años más tarde Cedeño figuró en los Panama Papers por sus empresas en paraísos fiscales.

Eligio Cedeño


El costoso lobby de Quiñones en la cúpula de la oposición venezolana tampoco le significarían grandes resultados al exbanquero, a quien no le importaría invertir algo de su riqueza en los lujos del diputado, en varias ocasiones vinculado a "guisos" en el "Gobierno interino".


Quiñones era conocido por tener cercanía con Carlos Bardasano, exvicepresidente de la Organización Cisneros en el canal de televisión Venevisión, al que continuamente el diputado era invitado como entrevistado. Bardasano era para algunos opositores una especie de enlace entre esa organización empresarial y el chavismo, tanto que el propio Nicolás Maduro lo catalogó en 2019 como "un hombre de equilibrio".

Carlos Bardasano

El diputado también ha estado vinculado con otros políticos opositores, como Antonio Barreto Sira, gobernador del estado Anzoátegui, de quien alguna vez también recibiría financiación, pero con quien se enemistaría luego por una pugna candidatural, en medio de aspiraciones de Quiñones al cargo político de quien antes fuera su financista.

Publicar un comentario

0 Comentarios