Oscar García Mendoza y su banco señalado de servir de «lavadora» para corruptos en Venezuela


En el mes de noviembre de 2019 un hacker divulgó información de miles de cuentas offshore del Cayman National Bank and Trust (Banco Nacional de las Islas Caimán), ubicado en la Isla de Man, una pequeña tierra de Gran Bretaña que se encuentra entre Inglaterra e Irlanda del Norte, según publicó el sitio Contexto Diario.

La filtración de datos no sólo sembró el pánico en los ahorristas, también salpicó a Oscar García Mendoza, propietario de un banco en Venezuela señalado de servir de «lavadora» para corruptos y otros personajes de la peor calaña, al igual que al Novopayment Bank.

Desde cuentas en el Cayman National Bank and Trust y su entidad financiera en Miami, Novopayment Bank, saldrían pagos para mantener operaciones de la dirigente María Corina Machado.

Aunque Cayman National Bank and Trust no tiene mucha publicidad, maneja importantes capitales como las cuentas de Empresas Polar, para pagar a sus empleados los complementos en el extranjero.

Anabel Pérez es la directora de NovoPayment y mano derecha de García Mendoza desde que este estaba en el Banco Venezolano de Crédito (BVC), donde estuvo hasta que fue revelada la existencia de una operación cambiaria, a través de permutas con uso de títulos valores y oro. Posteriormente huyó de Venezuela después de ser expulsado de la directiva.

Oscar García Mendoza vive entre Londres y Miami y según Contexto Diario, desde la ciudad estadounidense, otro de sus empleados, Esteban Gerbasi, comandaría una red para el ataque a opositores de Nicolás Maduro. Gerbasi es esposo de Anabel Pérez, quien es la encargada de emitir los pagos a influencers y periodistas al servicio de María Corina Machado.

¿Quién es Oscar García Mendoza?

Cuando Oscar García Mendoza huyó de Venezuela, después de ser expulsado de la directiva del Banco Venezolano de Crédito, lo hizo al revelarse la existencia de una operación cambiaria a través de permutas usando títulos valores y oro que llevaba a cabo el Banco Venezolano de Crédito. La operación se llevaba a cabo con tal cautela y bajo perfil, que era considerada por muchos un mito.

Cuando algunos portales frecuente blanco de críticas del gobierno, dejaron de ser el único referente que indagaba la tasa del mercado negro al monitorear las transacciones en bolívares en casas de cambio en la vecina Colombia, Oscar García Mendoza vio la oportunidad de meterse en el negocio de la especulación cambiaria.

Junto a Carlos Eduardo Marrón, socio del banquero, registró en Estados Unidos, el portal DolarPro, para incidir en el mercado paralelo del dólar, debido al control cambiario.

Carlos Eduardo Marrón Colmenares, dueño del portal Dolarpro.com, fue detenido meses después por el delito de legitimación de capitales, difusión de información falsa con el tipo de tasa cambiaria y asociación para delinquir. En la investigación aparece el banquero Oscar García Mendoza.

No es la primera vez que el banquero aparece en actividades de legitimación de dineros del chavismo. Cuando huyó hace años del escándalo, y pactó con los dueños del Banco Venezolano de Crédito, su salida de la directiva, el escandalo era este:

La carrera de García Mendoza en ese banco fondeaba su empresa Novopayment (con sede en EEUU). Nadie podía dudar de dónde provenía la providencia. García Mendoza convivía felizmente con el régimen de Hugo Chávez, teniendo bajo su control la cuenta bancaria más importante de Venezuela: PDVSA.

Pero García Mendoza, hombre terco -así le conocen sus círculos-, quería mantener sus ganancias con el chavismo, que ahora dominaba el cielo y la tierra de una Venezuela que estaba siendo bendecida por una increíble renta petrolera.

A partir del año 2011, en pleno reinado de Hugo Chávez, Oscar García Mendoza se hizo parte del festín del chavismo.

A través de una empresa de su propiedad y el Banco Venezolano de Crédito, creó un esquema de ganancias rápidas venidas del régimen de control cambiario. Una empresa de García Mendoza (Inversiones Bonorum, C.A) compraba títulos valores por un monto específico a “clientes” que luego solicitaban de vuelta al banco.

Una vez en su poder, el cliente compraba una letra del Tesoro Nacional valorado en el mismo monto, el cual posteriormente transfería a la República para cambiar dichos bolívares en oro de las reservas internacionales.

El oro -de los venezolanos- era depositado en el domicilio fiscal de una cuenta custodia: Venecredit Bank and Trust de las Islas Caimán. El Venecredit Bank and Trust (donde quedaba resguardado el oro) era una subsidiaria del Banco Venezolano de Crédito.

El cliente, ya con el oro venezolano en sus arcas y sacado del país, lo vendía en dólares que posteriormente ingresaba al mercado paralelo de Venezuela.

Así, el banquero, creo un sistema de cambio paralelo que no se reportaba a las autoridades nacionales.

Sus cómplices eras las autoridades chavistas de Caracas, o mejor aún, algunos rangos medios del poder como la Superintendencia Nacional de Bancos (Sudeban).

La operación antes descrita representaba una fuga de reservas internacionales, única garantía de la supervivencia de nuestra moneda nacional y de los alimentos de cada uno de los venezolanos en el momento de una negada crisis, para la cual todo Estado serio debía estar preparado.

El medio SegurosyBanca, accedió a documentos que prueban varias cosas, a saber:

1-   El cliente le vende a INVERSIONES BONORUM, CA (propiedad de los García Mendoza y accionista del Banco Venezolano de Crédito) títulos valores en Bolívares por Bs. 4.901.099.

2-   INVERSIONES BONORUM, CA consta como accionista del Banco Venezolano de Crédito en los estados financieros auditados del Banco Venezolano de Crédito.

3-   La síntesis curricular/ y testimonio que prueba que INVERSIONES BONORUM, CA es propiedad de la familia García Mendoza

4-   Un soporte donde un cliente solicita debitar de su cuenta Bs. 4.901.099 (mismo monto de los títulos valores)

5-   Un soporte donde el Cliente traspasa a la cuenta de custodia los valores

6-   El Cliente “Permuta” los títulos valores en Bolívares por oro, que supuestamente está en custodia de las subsidiarias del Banco Venezolano de Crédito. El contrato de permuta es claro y detallado

7-   El Cliente transfiere el oro o activo financiero a la cuenta del Venecredit Bank and Trust (subsidiaria del Venezolano de Crédito)

8-   El Cliente vende el activo financiero y termina con US$ 526.999.

En uno de los casos la operación se hace en el mismo día, (01/20/2011), el cliente entregaba bolívares a los accionistas del Banco Venezolano de Crédito y terminaba con dólares.

Dado que la compañía del presidente del Banco estaba involucrada en la operación es claro que el Presidente del Banco, Óscar García Mendoza, aprobaba personalmente todas estas operaciones.

Publicar un comentario

0 Comentarios