Pactos y traiciones entre chavistas en una ciudad de Venezuela


Por Eliseo Montes | Opinión

Al parecer el niño Jesús llevó como regalo a la dirigencia del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), en la ciudad de Puerto la Cruz, en Venezuela, la paz y la armonía. En una reunión clandestina entre gallos y medianoche realizada presuntamente en un apartamento ubicado en la Urbanización Terrazas del Mar, a la entrada hacia la zona rural de Puerto La Cruz, propiedad de un exalto funcionario del Estado y hoy venido a menos, políticamente hablando, habrían fumado la pipa de la paz, además de este personaje, la actual burgomaestre de Puerto La Cruz, así como un legislador del Estado, en donde entre otros temas, además de crear una alianza entre ellos, habrían decidido amarrar un pacto para la escogencia del nuevo presidente de la cámara municipal de Sotillo, recayendo esa responsabilidad en la figura de Vicente Flores, quien como aquel famoso slogan del otrora banco Federal no tiene ni un pelo de tonto, aceptó sumiso y de forma inmediata el acuerdo de sus nuevos jefes. 

Lo cierto del caso es que esta decisión no fue consultada con el resto de los concejales ni con los integrantes de la dirección municipal del partido, pues la novel alcaldesa manifestó que lo que ahí se decidiera tendrían los demás que acatarlo o en caso contrario serían expulsados del partido.

Al enterarse de este pacto siniestro el resto de los concejales montó en ira y al parecer están manejando la hipótesis de una abstención total de la cámara y así impedir este juego acordado por una alianza circunstancial entre factores de poder. Habrá que esperar hasta enero para ver como termina este nuevo capítulo de esta novela.

Publicar un comentario

0 Comentarios