HABLE.SE

HABLE.SE

Álvaro Rotondaro Gómez: La Negociación / Venezuela


Por Álvaro Rotondaro Gómez* | Factotum Ignacianos

Dos grandes y muy queridos amigos de toda la vida, me pidieron mi opinión sobre el informe del Instituto Casla presentado a la CPI, e inmediatamente les contesté, que me parecía un estudio muy interesante y bien elaborado por gente muy seria, pero que les iba a enviar una impresión muy personal en relación a la Hecatombe que desde hace 22 años estamos viviendo en Venezuela, la cual me entristece, me desconcierta mucho y trataré de resumir a continuación:

En efecto, casi todas las opiniones y análisis de ONGS, Sociedades Civiles y personas naturales muy calificadas en sus respectivas profesiones, cuando realizan sus estudios e investigaciones, sobre la TRAGEDIA que vivimos diariamente en nuestro país desde hace aproximadamente 22 años, se enfocan en las consecuencias de la crisis y proponen excelentes soluciones de reconstrucción económica y productiva de la nación, pero se olvidan de la principal causa de esta tragedia, la cual es la Destrucción Moral y Ética del ciudadano venezolano.

De hecho, hace mas de cincuenta años cuando todos nosotros adquirimos nuestras respectivas profesiones u ocupaciones, nos fijamos nuestros derroteros de alcanzar los éxitos soñados en las mismas, olvidándonos, consciente o inconscientemente de los problemas sociales y políticos del país, tales como la pobreza y la corrupción, (delito este en el cual incurrimos la inmensa mayoría de nosotros, al pagar algún soborno  a un policía o a un funcionario, para evitar una boleta de tránsito, o apurar la entrega de un pasaporte, etc.), entre muchos de los problemas que aquejaban a la nación. Algunos de nosotros se ocuparon de esas circunstancias, asumiendo cargos políticos importantes o denunciando las mismas, sobre todo, a los que se dedicaron a negociar fraudulentamente con funcionarios de los diferentes gobiernos, y se vieron desilusionados al constatar que no hubo castigo para los que habían perpetrado esos delitos, ya que el único enjuiciado fue el chino de Recadi.

Asimismo, en este sentido, revisando nuestra historia en los últimos años, nos encontramos que la palabra Castigo, despareció del norte a seguir de los políticos en Venezuela.

Por esas y otras razones de excesiva descomposición moral, llegamos a las sin ningún tipo de recato de las fraudulentas negociaciones que se vienen cometiendo por este régimen, desde hace 22 años por militares, civiles, funcionarios del régimen, cubanos, rusos, chinos, iraníes y quien sabe cuantos más; así como la prostitución infantil y de niñas adolescentes, que acaba de aparecer en Apure y otros Estados el país, promovida por militares, cubanos y dueños de bodegones, y de la infinidad de impunes crímenes cometidos por ellos.

Efectivamente, nunca llegaré a comprender las NEGOCIACIONES que han hecho los políticos de ¨la oposición oficial¨, y que todavía continuan realizando Leopoldo Lopez, Guaidó y demás miembros del G4 con el protervo régimen, al traicionar al pueblo venezolano, negociando unas elecciones en las cuales participen Maduro y el psuv, ignorando el Cese de la Usurpación, condición previa a cualquier elección.

Asimismo, en esta amoral manipulación, participan igualmente, reputados Analistas Políticos, quienes para convencernos que debemos aprobar esta burda y abyecta negociación, nos ponen como ejemplo las negociaciones efectuadas en Vietnam llegar a la Paz, en la cual, los estados beligerantes, al tener en común unos principios parecidos en cuanto a la Libertad y a la Justicia se refiere, pudieron llegar al cese de la guerra, que no es el caso venezolano, debido a que una parte ¨supuestamente¨ tendría claros los conceptos de Libertad y Justicia, pero la otra carece exponencialmente de esos principios, tal como lo han demostrado durante 22 años de crímenes y demás tropelías.

Efectivamente, nuestra tristeza, desconcierto y preocupación por la posición inconsultamente adoptada por los políticos de la oposición oficial¨, sus Analistas, el Grupo de Lima y por muchos países de la Unión Europea, al aconsejar esta amoral solución a la tragedia venezolana, se olvidaron exprofesamente de los conceptos de Moral, Ética y Libertad, y Justicia, los cuales inspiraron a la definición de Política estatuida por Platón y Aristóteles, y que esa ciencia debía ser ejecutada por un grupo de personas Virtuosas, principio este que quedó como un imperativo categórico para nuestra civilización hasta hoy en día.

No es muy difícil deducir del silogismo empleando por esos  dos extraordinarios filósofos, que una de las premisas del mismo, es la Justicia, razón por la cual, esas personas e instituciones proponentes de esa injusta e inconsulta negociación, deberían preguntarse:

¿Como se sentirían las personas a quienes se les murieron sus hijos, padres, familiares o amigos, por hambre o por falta de medicinas, y a los que le asesinaron sus seres queridos en las múltiples manifestaciones pacíficas, realizadas exigiendo el Cese de la Tiranía, la libertad de los presos políticos y el retorno a una Democracia, y los casi 6.000.000 de venezolanos que emigraron porque estaban sufriendo las mismas penalidades antes anotadas, y no tener los mínimos recursos para subsistir?

A la vez les preguntamos:

¿Estos son los principios que van a regir  en la nueva Venezuela post elección negociada?

¿El fin justifica los medios?

¿No existirá castigo para los crímenes cometidos?

¿los pranes de Iris Valera seguirían abiertamente delinquiendo?

¿Es decir, todas las normas sociales de convivencia y las leyes penales y administrativas que castigan los crímenes y el incumplimiento de las mismas, para que una sociedad se desenvuelva en paz y armonía no se aplican?

Y muchísimas preguntas en ambos cuestionamientos que llenarían páginas.

En definitiva, no hay que ser un genio para deducir, que la consecuencia de esa decisión absurda de ustedes, es que no existe Castigo para el Crimen, por lo cual, tenemos que seguir viviendo como si no hubiera pasado nada, con unos criminales de esa jaez.

Ahora bien, mi mas intensa aflicción con este exabrupto acuerdo, la tengo en mi condición de católico, con los mas altos jerarcas de nuestra Iglesia; el papa Francisco y el prepósito jesuita venezolano, Arturo Sosa, quienes con su silencio cómplice y la Conferencia Episcopal y otros prelados de la Iglesia, para mi sorpresa, están avalando sin rodeos esta determinación.

Por ello, les pregunto:

¿Se les olvido que ustedes nos enseñaron, que el fin no justifica los medios?

¿Que cuando uno comete un pecado debe confesarse, hacer un examen de constricción, un propósito de enmienda y cumplir la penitencia (léase castigo) que le fuere impuesta?¿Maduro y sus secuaces cumplieron este procedimiento?

Por lo tanto, con mucho respeto quiero recordarles, que en la Tabla de los Diez Mandamientos, fundamentos Morales del Cristianismo Católico, Dios nuestro señor consagró en el Quinto,  No matarás, con el cual quiso dejar muy bien sentado el Derecho a la Vida, como el don más precioso que el Señor ha dado al hombre, y aquel que mate será culpable de juicio.

Mandamiento este, perfectamente explicado por su Santidad Juan Pablo Segundo en su Encíclica Evangelium Vitae (El Evangelio de la Vida) del 25/03/95, cuando define claramente como El derecho a la vida y la obligación de preservarla.1

« Pediré cuentas de la vida del hombre al hombre » (cf. Gn 9, 5): la vida humana es sagrada e inviolable

53. « La vida humana es sagrada porque desde su inicio comporta "la acción creadora de Dios" y permanece siempre en una especial relación con el Creador, su único fin. Sólo Dios es Señor de la vida desde su comienzo hasta su término: nadie, en ninguna circunstancia, puede atribuirse el derecho de matar de modo directo a un ser humano inocente ».41 Con estas palabras la Instrucción Donum vitae expone el contenido central de la revelación de Dios sobre el carácter sagrado e inviolable de la vida humana.

En efecto, la Sagrada Escritura impone al hombre el precepto « no matarás » como mandamiento divino (Ex 20, 13; Dt 5, 17). Este precepto —como ya he indicado— se encuentra en el Decálogo, en el núcleo de la Alianza que el Señor establece con el pueblo elegido; pero estaba ya incluido en la alianza originaria de Dios con la humanidad después del castigo purificador del diluvio, provocado por la propagación del pecado y de la violencia (cf. Gn 9, 5-6).

Por todas estas consideraciones arriba expuestas, y como católico hasta mi muerte. necesariamente tengo que concluir, que estos altos jerarcas y prelados antes nombrados, no representan para mí nuestra Santa Iglesia.

Finalmente, en base a los argumentos por mi expuestos a lo largo de este escrito, es muy lamentable que todo ese excelente esfuerzo producido por el Instituto Casla, El Foro Penal, ONGS y abogados, como la Dra. Tamara Sujú, defensores a ultranza de los DDHH, terminen sin ningún efecto, como consecuencia de los negociadores y demás colaboradores de esa amoral ¨solución¨.

*Abogado

Publicar un comentario

0 Comentarios