El Confidencial: Juan Carlos I ayudó a su sobrino a lanzar un fondo de 550M en Emiratos: "Querido tío..."


El rey Juan Carlos cuidó durante años de los negocios de su familia, no solo de los suyos. El monarca ayudó a su sobrino Bruno Gómez-Acebo a poner en marcha un fondo de capital riesgo para canalizar inversiones de compañías españolas en los Emiratos Árabes, reseñó José María Olmo en El Confidencial. El hijo de la infanta Pilar de Borbón envió una carta privada a su tío en 2010 para agradecerle su interés en la operación y pedirle nuevas gestiones, como prueba la misiva, a la que ha tenido acceso El Confidencial. Entre otros favores, el entonces jefe del Estado medió para que su familiar tuviera acceso directo a las principales autoridades de la federación árabe.


La relación de Juan Carlos I con el fondo de su sobrino se suma a otros negocios desvelados en los últimos meses que también habían permanecido en la oscuridad de Zarzuela. El tercero de los cinco hijos de la hermana del Rey creó en 2009 un vehículo societario, bajo el paraguas del fondo de capital riesgo Gala Fund Management, para captar y gestionar dinero de empresas nacionales interesadas en entrar en el mercado de las infraestructuras del golfo Pérsico. Lo llamó Fondo de Infraestructuras España-Emiratos (Suaeif, por sus siglas en inglés).

Su objetivo era atraer activos por valor de entre 700 y 1.500 millones de dólares (entre 550 y 1.150 millones de euros al cambio del momento). El capital se destinaría a financiar grandes obras hidráulicas, medioambientales, sanitarias, educativas, energéticas y del transporte. La sociedad prometió un retorno anual de hasta el 15% que saldría de “entre 12 y 18 inversiones”, según el dosier de Gala Fund Management, también en poder de este diario. A cambio, Gómez-Acebo y sus socios se aseguraban unos honorarios del 1,75% sobre los “compromisos acumulados”.

El problema era que, para que el mecanismo generara beneficios, las grandes compañías españolas tenían que confiar en el fondo y el Gobierno de Emiratos tenía que concederle contratos. El 7 de julio de 2010, Gómez-Acebo escribió al rey Juan Carlos para pedirle que le echara una mano en los dos extremos de la cadena. “Querido tío, me alegra mucho verte en forma después del susto, ahora toca cuidarse y tomárselo con calma”, comenzaba la misiva. Solo hacía unas semanas que el monarca se había operado en Barcelona de un nódulo en un pulmón.

Tras la introducción, Gómez-Acebo agradeció al monarca que ya se hubiera “mostrado receptivo” a ayudarle en su proyecto y pasó a detallarle sus planes. “Desde hace un año y medio trabajo en un fondo de inversión que se llama Gala Fund Management (…) La idea inicial de Gala era de crear un fondo para aglutinar inversión de la zona del Golfo en España”. Sin embargo, el objetivo inicial del fondo había cambiado tras contactar con la embajadora de los Emiratos Árabes. “Me propuso crear una plataforma para animar a las grandes empresas de infraestructuras de España a participar en el proyecto de país que tienen ahí (…) Le propuse a la señora embajadora crear un vehículo común para todas estas compañías, para que se sintieran más arropadas, y le pareció buena idea, de forma que creamos Suaeif (Spain-UAE Infraestructure Fund)”, explicaba Gómez-Acebo en la carta.

Su vínculo con el rey de España le había abierto las puertas de la embajada de Emiratos en Madrid. También le permitió abrir una vía de comunicación con el entonces ministro de Economía de la federación, Sultan bin Saeed al Mansoori. El hijo de la infanta Pilar no ocultó en la misiva que había aprovechado su parentesco para hablar con el mandatario emiratí de sus negocios. “No solo me mandó recuerdos y sinceros abrazos para ti, sino que me dijo que el proyecto le encantaba y que tenía que haber ido a hablar con él desde el principio. Se ha comprometido personalmente a impulsar desde su lado el proyecto”.

Sin embargo, Gómez-Acebo relató a su tío en las siguientes líneas que esas promesas no terminaban de concretarse y que las empresas españolas tampoco estaban poniendo dinero. Lo cierto es que, en aquel momento, los gigantes del Ibex acababan de perder 21 millones de euros en un fondo idéntico para Arabia Saudí, impulsado igualmente por Zarzuela, que terminó siendo un fiasco. El dosier de presentación de Gala Fund Management revelaba que tenía en su punto de mira a casi las mismas compañías que habían fracasado en aquella primera aventura: Abengoa, Acciona, ACS, Adif, Enagás, Endesa, FCC, Ferrovial, Gamesa, Grupo Villar Mir, Iberdrola, OHL, Renfe, Repsol, Talgo y Técnicas Reunidas, entre otras.

Gómez-Acebo insinuó al monarca que sería bueno para sus intereses que él mismo o el entonces príncipe de Asturias realizaran una visita oficial a Emiratos, con la excusa que fuera. Solo hacía siete meses que Felipe VI había estado en la zona. “Creemos que el papel de España en la zona está muy por debajo de nuestras capacidades, históricas y económicas, y desde la visita de Felipe en enero pasado, no paran de preguntarme cuándo va a volver, él, o incluso tú. Porque me consta el fuerte cariño que tienen a nuestro país, y a la familia real, y creo que vuestros últimos viajes por la zona han dejado un poso que no debemos dejar enfriar”. “Llegados a este punto y para estos proyectos, tu ayuda nos vendría fenomenal, ya que las cosas en esta parte del mundo funcionan así”. Concluía la carta. “Te mando un cariñoso abrazo, con mi deseo de que estés ya en plena forma, y poder verte muy pronto. Tu sobrino, Bruno”.

Juan Carlos I no volvió en viaje oficial a la región hasta abril de 2014, pero en 2011 y 2012 realizó varias visitas privadas a Abu Dabi. Según fuentes próximas al fondo, el monarca levantó el teléfono para que las empresas españolas apostaran por el proyecto del hijo de su hermana y este tuviera hilo directo con los jeques más destacados. Las gestiones se produjeron durante los últimos meses de 2010 y todo 2011.




Siga leyendo en El Confidencial

Publicar un comentario

0 Comentarios