HABLE.SE

HABLE.SE

Confesiones y documentos revelan la participación del estratega político JJ Rendón en planes armados contra Maduro


En 2020 se conoció la prueba de un contrato en el que aparece la firma de Juan Guaidó, JJ Rendón, Sergio Vergara y Jordan Goudreau, para ejecutar una operación militar en Venezuela, tras producirse una incursión armada fracasada en las costas de La Guaira, que fue enfrentada por las fuerzas de seguridad de Venezuela.

Juan José Rendón

En el documento, Guaidó se comprometió a pagar más de 212 millones de dólares a la empresa de Goudreaou y «todo el dinero será respaldado en barriles de petróleo» venezolano.

El pasado 5 de marzo de 2021 tres venezolanos se declararon culpables de haber participado en una fallida invasión armada que el año pasado intentó derrocar al presidente Nicolás Maduro.

En la audiencia ante un tribunal colombiano, los hombres de nacionalidad venezolana reconocieron su responsabilidad junto a Jordan Goudreau, un ex boina verde de los Estados Unidos y veterano de la guerra de Irak, en la conformación de una célula militar de solo algunas decenas de militares desertores venezolanos que intentaban derrocar el Gobierno socialista de su país. Entre sus objetivos se incluían asaltar instalaciones militares y el palacio presidencial.

“Pido perdón al Gobierno colombiano”, fueron las palabras del mayor Juvenal Sequea, uno de los procesados, ante un juez de Bogotá cuando él y otros dos implicados aceptaron cargos menores como brindar asesoría y apoyo logístico a grupos armados ilegales, reseñó AP.

La llamada Operación Gedeón, o Bahía de los Cochinillos, como se conoció la fallida invasión, tuvo un final trágico: seis rebeldes murieron y dos estadounidenses -excompañeros de Goudreau en las Fuerzas Especiales- se encuentran en una prisión de Caracas, la capital de Venezuela. El complot nunca tuvo posibilidades de éxito contra las leales y fuertemente armadas fuerzas militares de Maduro que, además, habían logrado infiltrar la operación meses antes.

Juvenal Sequea y el capitán Juven Sequea, ambos acusados en Colombia, son los hermanos mayores del capitán de la Guardia Nacional Bolivariana Antonio Sequea, quien confesó ser el comandante de la fallida incursión armada del 3 de mayo de 2020 y ahora está preso en Caracas. La tercera persona en declararse culpable es Rayder Ruso, un civil que por años ha buscado derrocar a Maduro.

Hace seis meses, cuando fueron capturados en Colombia, los tres implicados fueron acusados de dar entrenamiento militar a grupos armados ilegales, un delito más grave que puede dar hasta 30 años de prisión.

Yacsy Álvarez, la cuarta acusada dentro de la investigación colombiana, se ha declarado inocente en repetidas ocasiones y acusó a las autoridades colombianas de haber estado en constante contacto con Cliver Alcalá, el general retirado del ejército venezolano que dirigía la operación. Álvarez es llamada a responder por el delito de tráfico de armas, por presuntamente ayudar a proveer armas de contrabando para los exmilitares disidentes.

Álvarez fue la traductora de Goudreau, quien no hablaba español, durante sus visitas a Colombia. Los dos abrieron una filial de la empresa de seguridad de Goudreau, Silvercorp (con casa matriz en Florida), a mediados de 2019. La empresa registró su dirección en la ubicación de un hotel de lujo en Barranquilla, según los archivos públicos colombianos.

Excepto de un pago a de 50.000 dólares por gastos, Silvercorp nunca cobró el acuerdo firmado con los aliados de Guaido. Goudreau, también admitió seguir adelante con la invasión sin el apoyo de Guaidó, aunque sí demandó a uno de sus ayudantes, el analista político J.J. Rendon, en 2020, por incumplimiento de contrato.

Horas antes de entregarse el 26 de marzo de 2020 para enfrentar cargos por narcotráfico en Estados Unidos, Cliver Alcalá, quien coordinaba la operación clandestina, aceptó ser el responsable de las armas.

Alcalá, quien ahora está a la espera de juicio en Nueva York, dijo que las armas pertenecían al “pueblo venezolano”. También arremetió contra el líder opositor Juan Guaidó, a quien acusó de traicionar un contrato que había firmado con “asesores estadounidenses” para derrocar a Maduro.

El Gobierno de Maduro denunció en 2020 que un arsenal de armas incautado en Colombia, en la vía Ciénaga-Barranquilla, que pretendía ser entregado a grupos paramilitares en la frontera colombo-venezolana, específicamente en el estado Zulia para ejecutar asesinatos selectivos contra funcionarios del gobierno venezolano, fue comprado por Juan Guaidó y Juan José Rendón (JJ Rendon).



En una entrevista con la W Radio de Colombia, el mayor general Cliver Alcalá aseveró que toda la operación militar se hizo con apoyo de agentes norteamericanos de «empresas contratistas» y señaló la existencia de un contrato, donde aparecen las firmas de Juan Guaidó y J.J Rendón, que estaría enmarcado en el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR).

El trabajo "Cliver Alcalá: El general (r) venezolano que confesó su plan para asesinar a Nicolás Maduro", una entrevista en vivo de Juan David Cardozo en W Radio Colombia, fue galardonado este 2021 con el Premio Internacional de Periodismo Rey de España en la categoría de Radio.

«Estás invocando al TIAR (…) Ese documento protege a los asesores norteamericanos porque fue un pedimento específico del presidente de Venezuela», dijo Alcalá Cordones. Sobre la presencia de J.J Rendón en la firma del supuesto contrato, justificó diciendo que se trataba por ser el «estratega político del señor Juan Guaidó».

Ese documento tendría detalles sobre cooperación, tránsito de material y apoyo de ayuda humanitaria luego de la operación militar para deponer a Maduro del poder. Evitó dar más detalles sobre cómo se iba a desarrollar la operación porque «había que mantenerla en secreto para evitar filtraciones a distintos sectores de la misma oposición venezolana que tiene algunos lazos con el régimen, a organizaciones ligadas al narcotráfico en Venezuela».

Clíver Alcalá Cordones, en una grabación presentada en 2019 por Jorge Rodríguez, entonces ministro de comunicación de Maduro, afirmó que JJ Rendón tenía en su cuenta los 300 millones de dólares para pagar el contrato que firmó Guaidó con Jordan Goudreau para atacar Venezuela a través de una incursión armada.


“JJ (Rendón) ya quedó con las bolas agarradas, porque no cumplió con la fecha establecida porque aquí hay un contrato firmado, ese es el peo, y además JJ tiene que explicarle mucho al mundo y al país porque en su cuenta hay $ 300 millones”, sentenció Clíver Alcalá.

Alcalá le relata a Hernán Alemán y a una tercera persona por identificar que JJ Rendón pudo haber dado el dinero para financiar la operación, pero no lo hizo, también confirmó que el dinero provino de donaciones.

Publicar un comentario

0 Comentarios