HABLE.SE

HABLE.SE

El rescate de la aerolínea Plus Ultra en España provoca desacuerdos por sus vínculos con Venezuela


La Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), adscrita al Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas concedió un rescate a la aerolínea Plus Ultra por 53 millones de euros tras ser considerada como una empresa estratégica por su contribución al turismo. Unas ayudas que llegaron con polémica desde el principio dada la presencia residual de las operaciones de la compañía en el sector aéreo español, y también, por la procedencia de cerca de la mitad de su capital en sospecha por su posible vinculación a empresarios vinculados con el Gobierno de Venezuela. Sobre esta conjetura, el presidente de Plus Ultra, Fernando García Manso se muestra contundente a ABC: «Somos una empresa 100% española», reseñan Antonio Ramírez Cerezo y Gabriela Ponte en ABC.

Apenas una decena de aerolíneas tienen autorizadas las operaciones comerciales con el país sudamericano, una de ellas es Plus Ultra que antes de la pandemia volaba cuatro veces a Caracas, una desde Tenerife y las otras desde Madrid. Pero la aerolínea española goza de algunos beneficios que solo son posibles si se tiene una buena relación con el régimen. Según revela una fuente de la aeronáutica civil venezolana consultada por ABC, Plus Ultra «paga el combustible Jet A-1 a precio nacional» cuando Maduro obliga a las otras aerolíneas internacionales a pagar a precio internacional y con criptomonedas. «No pagan las tasas del servicio aeroportuario que incluye tener aparcado los aviones en el hangar» y «son los únicos autorizados para hacer los vuelos humanitarios y de repatriación» que se activaron por la pandemia. Además, los pocos vuelos chárter que realizan lo hacen a los aliados de Maduro a La Habana, Moscú, La Paz, Quito, etc.

Sin beneficios
Así las cosas, el Gobierno a traves de la Sepi rescatará con 53 millones a una aerolínea que ha registrado pérdidas en todos sus ejercicios. Además, no esperan volver a operar hasta junio y su presidente fía su recuperación a 2023. Aunque señala que esto no afectará a sus planes de expansión, y esperan en el año próximo expandirse a Colombia.

Pero en los últimos tres años apenas ha trasladado a 300.000 pasajeros, o lo que es lo mismo, 277 cada día desde enero 2018 hasta el 31 diciembre de 2020, según los datos de Aena. La compañía opera con cuatro Airbus 340: dos serie 300 (operativos desde el 2001 y 2002) con capacidad de 275 y 289 asientos; y dos serie 600, en funcionamiento desde 2009, con capacidad para 376 pasajeros -ambos anteriormente operados por la compañía emiratí, Etihad-. Teniendo en cuenta estas distribuciones, desde 2018 a 2020 la compañía apenas llegaría a completar uno de sus aviones de menor capacidad al día.

Es más, contando con que en 2019 la aerolínea llevó a 156.000 pasajeros y en ese año realizó 812 operaciones comerciales, la media nos dice que en cada vuelo de Plus Ultra embarcaron 192 pasajeros. En porcentaje representa un 69% de media de ocupación en el caso de los vuelos con menor capacidad, y en algunas rutas como Tenerife Norte-Caracas, monopolizada por la compañía, baja al 64%. En cuánto al tráfico aéreo de Plus Ultra, este representó un 1% del total en España. Por poner algunos ejemplos, Iberia transportó más de 20 millones de viajeros y la otra aerolínea rescatada, Air Europa, 19 millones. Todos estos datos son los que ponen en duda el sentido estratégico de la compañía para el sector.

Sin embargo el CEO de la empresa asegura a ABC que la ocupación media de sus vuelos es de un 85%, que portaron 170.000 pasajeros en 2019, además de que en los países en los que están implantados tienen una presencia elevada. Concretamente un 20% en Perú, Ecuador y Venezuela, aseguran. «Somos una empresa estratégica. De 2018 a 2019 crecimos un 40%» aseveró a ABC García Manso.

Siga leyendo en ABC

Publicar un comentario

0 Comentarios