HABLE.SE

HABLE.SE

La historia de cómo dinero de la corrupción en Venezuela llegó al banco suizo CBH


CBH Compagnie Bancaire Helvétique SA (también, CBH Bank) fue creada en 1975 como una empresa de corretaje conocida como servicios de acciones y materias primas. En 1991, obtuvo la licencia bancaria completa en Suiza. El grupo emplea actualmente a aproximadamente 260 empleados. El director general actual es Philippe Cordonier. El banco está ubicado en Ginebra en el Cantón de Ginebra en Suiza, y está especializado en banca privada y gestión de activos .

El banco es propiedad de la familia Benhamou y mantiene un enfoque especial en el desarrollo de relaciones bancarias con su clientela principalmente ubicada en Latinoamérica (particularmente Venezuela), Israel, Asia, Rusia y África.

El CBH, de propiedad familiar, es uno de los bancos más pequeños de Suiza, pero sus activos bajo gestión se han cuadriplicado, a $ 11,4 mil millones, desde 2009 desde $ 2 mil millones. Los activos de clientes ubicados en América Latina y el Caribe representaron el 19% de su negocio en 2019, según los registros financieros proporcionados por el banco.

CBH Compagnie Bancaire Helvétique SA es la sociedad paraguas del Grupo. El Banco es una empresa cuyas operaciones engloban todas las transacciones que son competencia de un banco de gestión de activos con la condición de negociante de valores. El banco tiene una sucursal en Zurich, así como oficinas de representación en St. Moritz e Israel, y también opera a través de varias subsidiarias con sede en las Bahamas, Inglaterra, Hong Kong y Brasil. Juntas, estas entidades forman el grupo empresarial CBH Compagnie Bancaire Helvétique.

El banco suizo sigue apareciendo en casos de corrupción en Venezuela. Los fiscales estadounidenses sostienen que el francés Charles-Henry de Beaumont, banquero de CBH, se embolsó $ 22 millones al cobrar una tarifa del 0,75% por todos los envíos entrantes y salientes enrutados a través de CBH a las empresas fantasma que ayudó a establecer. Enormes fortunas acumuladas en cuentas de CBH que pertenecían a funcionarios y empresarios vinculados al Gobierno de Chávez, incluidos los de Derwick Associates, compañía fundada por el denominado “bolichico” venezolano Alejandro Betancourt.

Un tesoro de documentos financieros filtrados del banco suizo Compagnie Bancaire Helvetique (CBH) en 2018 brindó aún más información sobre el alcance de la riqueza de los propietarios de Derwick, además de revelar que el estado de Venezuela les había otorgado el derecho a explotar campos petroleros.

Entre 2011 y 2013, incluso cuando continuaron los cortes de energía eléctrica y Venezuela comenzó su descenso a la peor crisis económica de su historia, se acumularon enormes fortunas en las cuentas de CBH que pertenecían a funcionarios y empresarios vinculados al gobierno de Chávez, incluidos los directores de Derwick. Entre enero y septiembre de 2013, Francisco Convit, otro “Bolichico” que se había asociado con Betancourt y Trebbau en una empresa petrolera, recibió transferencias por más de $ 77 millones y Betancourt por más de $ 115 millones.

Los datos filtrados también contenían un memorando interno escrito por Charles-Henry de Beaumont, un exgerente financiero encargado de administrar las cuentas de Betancourt y Convit, y Leandre Sappino, luego subdirector de CBH.

El memorando de Beaumont y Sappino se escribió como parte de una verificación de diligencia debida y se envió a varios ejecutivos de CBH. Revela, por primera vez, que los dos bolichicos recibieron el derecho de explotar petróleo por parte del gobierno venezolano en agradecimiento por su ayuda durante la emergencia energética de 2009-2010 en Venezuela.

Según el memorando, los ejecutivos de Derwick recibieron favores del gobierno venezolano y de la petrolera estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) luego de que importaron e instalaron generadores de energía en las áreas más afectadas durante los apagones.

Pero incluso cuando los Bolichicos de Derwick estaban obteniendo recompensas financieras de sus intervenciones energéticas, las plantas de energía que construyeron tenían un rendimiento muy bajo.

Un análisis de 2018 de Transparencia Venezuela pinta una imagen clara de cómo los contribuyentes venezolanos se vieron defraudados por los acuerdos de su gobierno con Derwick.

La organización anticorrupción descubrió que el costo real de los 11 proyectos construidos por Derwick por $ 5 mil millones debería haber sido de $ 2,1 mil millones. Esto significa que el gobierno venezolano fue cobrado de más en un 138 por ciento.

Otros casos

Hace una década, el experto financiero venezolano Martin Lustgarten expandió su empresa financiera cuando se asoció con un corredor de dinero venezolano, Eduardo Enrique Soto Wannoni. Juntos, establecieron una red de empresas en Panamá bajo ANL Services, que manejó cientos de millones de dólares en transacciones, incluso con empresas controladas por el magnate televisivo venezolano Raúl Gorrín y los hermanos venezolanos Luis e Ignacio Oberto, según informes de actividades sospechosas presentados ante FinCEN.

En una entrevista, Soto dijo que tenía una sociedad al 50% con Lustgarten en ANL Services hasta principios de 2013, cuando la familia de Soto compró toda la empresa y sus afiliadas con nombres similares. Soto también es dueño de una empresa llamada Arbitrage and Lending Services Corp. en Boca Ratón, Florida, pero dijo que no tiene relación con sus otras empresas en Panamá.

Según un reporte del Miami Herald en 2020, los negocios de la pareja florecieron desde 2010 hasta 2012, cuando Lustgarten, desarrolló relaciones con De Beaumont, Gorrín y los hermanos Oberto de CBH, dijeron fuentes familiarizadas con la historia del corredor de bolsa. El éxito de Lustgarten con Soto se basó en su acceso a dólares estadounidenses que se cambiaron por bolívares venezolanos.

Hasta el colapso de Venezuela, era un comercio lucrativo en el que los funcionarios del tesoro nacional y la compañía petrolera estatal, PDVSA, dominaban la economía. Altos funcionarios del gobierno colaboraron con un círculo de empresarios venezolanos que pagaron sobornos en esquemas que involucraban bonos, contratos, préstamos y cambios de moneda, dijeron fuentes familiarizadas con las investigaciones de lavado de dinero en Miami.

"Inicialmente comenzaron a hacer negocios con empresas legítimas", dijo una fuente familiarizada con la historia de los socios. “Pero Lustgarten es muy ambicioso y quería más. … [Lustgarten] es un pionero en lo que luego se convirtió en el uso regular del mercado de divisas venezolano para lavar el producto de la droga y la corrupción”.

Además del holding ANL Services, Lustgarten poseía decenas de otros negocios financieros no relacionados con su asociación con Soto, según indican varios SAR presentados ante FinCEN.

Soto, dueño de una casa en Boca Ratón, dijo que no cometió ningún delito y que habló con investigadores federales en Boston en 2013 y con fiscales en Miami dos años después. Los fiscales de Miami estaban comenzando a desarrollar sus investigaciones de lavado de dinero venezolano en la red de clientes de Lustgarten.

“En todo momento hicimos las cosas según las reglas”, dijo Soto al Miami Herald y el Nuevo Herald, y agregó que se veía a sí mismo como un “facilitador” para ayudar a los clientes a mover dinero desde y hacia sus empresas a través de cuentas bancarias internacionales y estadounidenses. Soto dijo que nunca pagó dinero a funcionarios del gobierno venezolano ni a terceros en ninguno de sus tratos con Lustgarten, Gorrín y los hermanos Oberto.

Soto dijo que ANL Services estuvo involucrado en cientos de millones de dólares en transacciones con los hermanos Oberto y sus bancos suizos, EFG Bank AG y Compagnie Helvetique Bancaire, algunos de los cuales se citan en Informes de actividades sospechosas. Soto agregó que viajó a Ginebra en 2012 para reunirse con el banquero de CBH, De Beaumont, y que Luis Oberto hizo las presentaciones.

Un portavoz de CBH se negó a comentar si tenía una relación bancaria con Lustgarten o alguno de sus asociados, pero el banco negó haber actuado mal y dijo que ha cooperado con las autoridades suizas y estadounidenses. El portavoz también dijo que De Beaumont dejó el banco a fines de 2012.

La investigación federal en Miami ha tardado años en desarrollarse en parte porque los fiscales necesitaban obtener registros de sus homólogos suizos sobre varias cuentas de los hermanos Oberto y un puñado de otros venezolanos en EFG, CBH y otros siete bancos, según abogados del Departamento de Justicia.

En enero de 2020, el tribunal supremo de Suiza ordenó a los bancos que entregaran las pruebas. De Beaumont, un ciudadano francés que se cree que vive en Portugal, también posee residencias de lujo en República Dominicana y Miami Beach.

Se sospecha que las élites empresariales venezolanas pagaron sobornos sustanciales a funcionarios del gobierno a cambio de otorgar préstamos en bolívares a PDVSA y luego recibir reembolsos en dólares, y las ganancias se lavaron a través del favorable sistema de cambio de divisas del gobierno para magnificar las ganancias. La mayoría de ese dinero contaminado fue supuestamente transferido a cuentas mantenidas en empresas fantasma por los Oberto en CBH, y el resto a sus cuentas en EFG y otras siete instituciones financieras suizas en el esquema de fraude masivo, dicen las autoridades estadounidenses en correspondencia oficial con Suiza.

En un documento elaborado el 9 de octubre de 2013 por Alexandra Gherardi (alias Alessandra Gherardi du Bosq de Beaumont, es decir, la esposa de Charles Henry de Beaumont), dirigido a Joseph Benhamou, presidente de CBH... comunica lo siguiente:

"... Me gustaría confirmar mi decisión de comprar 10.929 (diez mil novecientas veintinueve acciones) de Compagnie Bancaire Helvétique Switzerland al precio acordado de 487,80 CHF (cuatrocientos ochenta y siete francos suizos con ochenta céntimos) por acción por un importe total de 5.331.166 francos suizos (cinco millones trescientos treinta y un mil ciento sesenta y seis francos suizos) "

Controversias paralelas

En el mes de noviembre de 2020 el investigador anticorrupción Alek Boyd aseguraba que, en medio de la pandemia de COVID-19, un bróker financiero de origen venezolano vinculado a escándalos de corrupción y su operador, Octavio Boccalandro, habían invertido millones de dólares en España en el Real Valladolid Club de Fútbol, muy a pesar de las sospechas de blanqueo alrededor del financiero, vinculado a escándalos de lavado de fondos de la corrupción en Venezuela, que han llegado a cuentas en el suizo Compagnie Bancaire Helvétique (CBH) y en otros bancos del mundo.

Una persona familiarizada con el asunto ha dicho que siendo el bróker una figura VIP en el CBH y otros bancos en Europa, cabría la posibilidad de que estos hubiesen sido utilizados para invertir fondos dudosos tanto en el fútbol como en otros negocios en España.

El mismo bróker financiero ha participado en operaciones con fondos del Estado venezolano en la era del chavismo, realizando operaciones con fondos estatales bajo sospechas de corrupción. Según memorandos internos del banco suizo Compagnie Bancaire Helvétique (CBH), con fecha de 2011 y 2013, a los que han tenido acceso diferentes medios, se certifica que el banquero inversionista era cliente de esa entidad financiera desde 1991. En los documentos es descrito como un importante empresario y actor del mercado financiero venezolano, donde trabajó como intermediario en la compra y venta de valores para instituciones de la República Bolivariana de Venezuela

El bróker es pariente de Salvador Salvatierra Salas, quien fuera albacea y testaferro de la fortuna del hoy desaparecido torero español Francisco Rivera Pérez «Paquirri», esposo de la tonadillera Isabel Pantoja.

Pero ¿Tienen algo que ver las inversiones del bróker y tu operador Octavio Boccalandro en el fútbol español con la herencia de Paquirri? ¿Salvador Salvatierra ha tenido que ver también con esos negocios? o ¿Con este tipo de inversiones ha regresado a España parte de la herencia de Paquirri en una ida y vuelta oculta? Sea como fuese, algo indiscutible es que Salvatierra fungió como albacea y testaferro del torero español y que todavía subsiste un halo de dudas acerca de a dónde ha ido a parar la herencia.

Publicar un comentario

0 Comentarios