HABLE.SE

HABLE.SE

La historia de Miguel Pizarro, el representante de raíces comunistas de Juan Guaidó en la ONU


Miguel Pizarro es comisionado para la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y comisionado especial para la Ayuda Humanitaria, designado el 28 de agosto de 2019 por Juan Guaidó, tras autojuramentarse como presidente interino de Venezuela. Fue diputado a la Asamblea Nacional por el estado Miranda, abanderado por la Mesa de la Unidad Democrática, para el periodo 2016-2021 y presidente de la comisión de Desarrollo Social Integral.

A pesar de que nació en el estado Miranda el 17 de febrero de 1988, en el período parlamentario anterior fue diputado suplente por el estado Táchira y, según la página oficial del parlamento, era miembro de Avanzada Progresista.

En las elecciones del 6 de diciembre de 2015, no obstante, fue electo como diputado por Primero Justicia. Fue dirigente estudiantil en 2008, cuando fue electo Secretario de Reivindicaciones Adjunto de la Federación de Centros Universitarios de la Universidad Central de Venezuela (UCV) y en 2009, cuando resultó ganador de la Secretaría de Deportes.

Su trayectoria universitaria durante esos años le bastó para ganarse un puesto en el parlamento venezolano en 2010. Según un artículo del diario La Nación, el estado Táchira fue la entidad que más ausencias registró en las sesiones ordinarias de la Asamblea Nacional en 2014. El diputado Gabino Paz, del cual Pizarro fue suplente, fue el que más veces faltó. De 48 hemiciclos, faltó a 28 y asistió a 20.

De acuerdo a Paz, él mismo solicitó ante la secretaría esta información en la que, según el diputado, se confirma que fueron 17 inasistencias. Así mismo aseveró que “Desde que fuimos electos, tengo un compromiso con mi suplente de equilibrar la participación, por tratarse de una de las figuras de relevo con una presencia importante en la política venezolana”.

Para las elecciones parlamentarias 2015, Pizarro era candidato por la Mesa de la Unidad Democrática, en el circuito 3 del estado Miranda. El 6 de diciembre, resultó electo con una votación de casi 65%, como diputado por su propio circuito. Su principal contrincante, William Ojeda, quien habría usado como estrategia electoral presentarse en la tarjeta de MIN Unidad, sólo recibió alrededor de 30% de los votos.

El 16 de enero de 2017 se reunió con la entonces presidenta de Chile, Michelle Bachelet. “En el marco del foro de ParlAmericas en Chile tuvimos la oportunidad de conversar con la Presidenta Bachelet sobre lo que pasa en Venezuela”, dio a conocer en su cuenta Twitter.

Durante una entrevista en el canal de televisión Venevisión el 23 de enero de 2017 dijo que la marcha convocada por la oposición para ese día tenía como objetivo exigir elecciones y derecho al voto. “Tenemos que movilizarnos y derrotar el odio”, expresó.

El 30 de enero, en una entrevista para Unión Radio, rechazó las declaraciones del entonces diputado, Héctor Rodríguez, quien dijo que las elecciones no son una prioridad. “Cuando nosotros hablamos de que las elecciones son la principal vía para solucionar los problemas del país, es porque estos tienen una causa de origen. La inflación y el alto costo ocurren por un gobierno que le da prioridad a las importaciones, en vez de a la producción nacional”, expresó.

Sin embargo, en algunas ocasiones Pizarro ha sido señalado de "traidor" por otros simpatizantes de la oposición, por tener, al igual que el exdiputado Stalin González, una amistad cercana con el dirigente chavista Héctor Rodríguez, surgida desde su época de líderes estudiantiles. También lo han cuestionado por sus orígenes "comunistas".

Durante años ha habido rumores no confirmados acerca de una posible relación de parentesco entre Pizarro e Ismael García, exdiputado que comulgó durante años con el chavismo hasta sumarse a las filas de la oposición. Algunos han llegado a rumorear que Pizarro pudo ser fruto de una relación sentimental de García fuera de su matrimonio. Sin embargo, el propio Pizarro ha dicho que sus padres son chilenos.

Su padre, que era de la órbita del MIR, dejó Chile tras el golpe de Estado. En Venezuela se incorporó al frente guerrillero Bandera Roja y durante los años 70 fue detenido y apresado en el cuartel San Carlos. “Mi papá fue marxista y guerrillero, vivió clandestino, se graduó de la universidad con pseudónimo, y le entregó toda una vida a esa causa. Pero cuando llegó el momento de la división de Bandera Roja no fue capaz de tomar partido por una de las partes y regresó a Chile sin un peso”. Ahí una tía que se dedicaba al coaching ontológico – “algo así como autoayuda, es decir, lo que sea que tú quieras que el otro crea que es”, dijo- le dio trabajo. La última vez que lo vio en Santiago estaba asesorando a Walmart y él lo molestó preguntándole: “¿qué se siente pasar de secuestrar camiones blindados y dispararle a la autoridad a ayudar a que Walmart se instale sin tener que colonizar a nadie?” Su padre le respondió: "la gente cambia". Y el mundo. “Así es.- me dijo él. También el mundo”, comentó Pizarro en una entrevista en 2019.

A la pregunta de si era un desprendido del chavismo, en esa misma entrevista respondió: Así es, y que producto del cambio de la Constitución decidimos consolidar fuerzas en la universidad con el resto de los movimientos. Stalin González (jefe de la MUD, alianza opositora) viene de Bandera Roja. Militaba en el mismo partido que mi papá. Él es actualmente el segundo vicepresidente de la Asamblea Nacional y era el presidente de la federación de la U. Central de Venezuela en 2007. Cuando mi papá estuvo preso, el papá de Stalin participaba del Comité de Solidaridad con los detenidos en el Cuartel San Carlos. Para ponerle a un hijo Stalin, difícil imaginar que fuera de derecha. Imagínate. A mí me iban a poner parecido, pero me salvé. ¿Cómo te iban a poner? Lenin. Hubo una época en Latinoamérica en que todo el mundo quería bautizar a sus hijos como Aurora, Stalin, Lenin, Vladimir, Salvador… En fin, yo fui miembro de la Federación de Centros Universitarios desde el 2007 al 2010, y el 26 de septiembre del 2010 salí electo diputado por primera vez, a los 21 años. En ese momento sólo salimos diputados Stalin, Guaidó, Ángel Medina y yo. Y del 2011 al 2015, cada quien en su área, fuimos fortaleciendo la presencia militante, siempre generacionalmente juntos. Yo milito en Primero Justicia, Stalin en Un Nuevo Tiempo, Guaidó en Voluntad Popular. Básicamente entre estos tres partidos se reparte la mayor parte de nosotros.

Un artículo publicado por El Pitazo el 6 de febrero de 2017 indica: “Para nosotros como coalición el diálogo es un proceso cerrado hasta que el Gobierno reconozca las competencias de la AN y cumpla”, enfatizó Pizarro en el programa Primera Página que transmite Globovisión. Añadió que en la oposición siguen “abiertos para discutir”, razón por la cual se presentó un documento alterno sobre la agenda de la mesa de diálogo”.

“Cómo explica el Ministerio de Educación que teniendo la plata haya decidido no pagarle al Ivss los 21 millardos para el Seguro Social del trabajador”, escribió Pizarro en su cuenta personal de Twitter la noche del 8 de marzo de 2017. Cinco días después, el 13 de marzo, Pizarro denunció deuda del Ministerio de Educación con el Instituto Venezolano de Seguros Sociales (Ivss) ante la Contraloría.

El 22 de mayo durante la “Gran Marcha por la Salud y la Vida” dijo que si se abre un canal humanitario el país podría evitar más muertes por la crisis, ya que hay toneladas de insumos que esperan por ingresar al país.

“No dejemos que la violencia de ellos se convierta en venganza. No se trata solo de cambiar a Maduro. Que haya un cambio en la forma de entender la política, de que no seamos indiferentes ante el dolor ajeno”, expresó el 20 de junio de 2017 en una asamblea realizada por los estudiantes en la Universidad Católica Andrés Bello (Ucab) que tenía como objetivo definir las próximas acciones de protesta.

El 14 de mayo de 2019 fue señalado por la Sala Plena del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de “traición a la patria” y otros seis delitos: “Conspiración, instigación a la insurrección, rebelión civil, concierto para delinquir, usurpación de funciones, instigación pública a la desobediencia de las leyes y el odio continuado”.

El 18 de agosto de 2019 Pizarro informó de la llegada a Colombia del Buque el USNS Comfort, que atendería a alrededor de 1000 migrantes venezolanos por día, y que tenía previsto realizar, al menos, 100 cirugías.

El 22 de septiembre de 2019 Guaidó lo nombró como comisionado presidencial para la ONU.

El 24 de marzo de 2020, Pizarro, a través de un video en su red social Twitter presentó el “Primer boletín de la verdad: condiciones para atender Covid-19 en Venezuela”. En el audiovisual señaló la falta de credibilidad de las instituciones del Estado, bajo el mando de Nicolás Maduro. “Mentir sobre la pandemia puede condenar a muerte a muchos venezolanos”, aseguró.

“El régimen dice que tiene camas suficientes para atender la epidemia, pero no dicen el escenario posible en cuanto al impacto de la enfermedad en nuestro país, no dice que las camas de centros hoteleros no cuentan con protocolos de cuidado de pacientes ni con los equipos de protección del personal. No dicen que las camas de terapia intensiva de los CDI no tienen personal especializado, pues el personal en estos centros no está preparado para atender este tipo de patologías”, detalló de acuerdo a un resumen de Runrun.es.

Es la opinión de algunos venezolanos que Guaidó y la cúpula de su llamado "Gobierno interino", se han dedicado a designar como sus representantes a figuras que no poseen una profesión definida o que no cuentan con la experticia y preparación profesional necesaria para los cargos asignados, a los que además les otorgan amplios poderes y recursos a manos llenas. Y esto solo por el hecho de haber sido simplemente en el pasado dirigentes estudiantiles.

Pizarro ha sido criticado por haber sido un pésimo estudiante cuando cursó la carrera de comunicación social en la Universidad Central de Venezuela (UCV), donde según han asegurado algunos en las redes, no logró graduarse. Un record académico de Pizarro entre los años 2007 y 2011, difundido en las redes, haría constar sus bajas calificaciones.







En un acto sin precedentes, Nicolás Maduro firmó en 2020 un decreto por el que se indultó a 110 personas, entre ellos diputados encarcelados, exiliados o con inmunidad allanada, periodistas y activistas arrestados, acusados por diversos delitos y considerados por la oposición como "presos políticos". Uno de los favorecidos fue Miguel Pizarro, diputado del partido Primero Justicia, comisionado de Juan Guaidó para los Derechos Humanos ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Maduro había acusado en 2017 a Pizarro de haber pagado a jóvenes para que participaran en protestas callejeras.

Su inmunidad había sido levantada por la Asamblea Nacional Constituyente, acusado de traición a la patria, conspiración, instigación a la insurrección, rebelión civil, concierto para delinquir, usurpación de funciones, instigación pública a la desobediencia de las leyes y el odio continuada por el conato de rebelión militar que lideró Guaidó el 30 de abril de 2019.

#UnFondoPorVenezuela"

Cuando Alejandro Andrade, extesorero de Hugo Chávez, fue sentenciado a 10 años de cárcel en noviembre de 2018 y el Estado americano le confiscó 1,000 millones de dólares producto de sobornos, la decisión de la juez incluyó no regresar ese dinero a Venezuela: el país no se consideró como víctima. En Venezuela la cleptocracia, el gobierno y el Estado son una misma cosa. Es una verdad amarga que convierte al caso venezolano en una serpiente que se muerde la cola; la Nación es a la vez víctima y victimaria, reseñó María Alejandra Márquez en Univisión.

Hasta finales de 2020 había al menos 1,500 millones de dólares incautados y congelados en más de 20 juicios legales en contra de funcionarios del gobierno venezolano, de PDVSA y contratistas.

Casos como estos, movilizaron a un grupo de venezolanos-estadounidenses a organizarse para lograr que los cuantiosos activos recuperados en juicios de corrupción en los Estados Unidos puedan regresar para ser utilizados en la reconstrucción de Venezuela. Así se creó en 2020 la Iniciativa para la Recuperación de Activos Venezolanos ( INRAV) como una organización de la sociedad civil, sin vínculos partidistas, que busca animar a los venezolanos que viven en los Estados Unidos a hacer uso de las herramientas de participación que existen en la democracia americana para ayudar a su país de origen.

Como primera gran propuesta ciudadana, se lanzó el 15 de marzo la campaña #UnFondoPorVenezuela, que busca activar a los venezolano-estadounidenses en los Estados Unidos en solicitar a sus legisladores -congresistas y senadores- que pasen una ley para proteger el dinero recuperado en juicios de corrupción en este país en un Fondo Especial.

A través del sitio web de la campaña, los venezolanos pueden ubicar los datos de sus legisladores y allí consiguen modelos de contenido para hacer la petición vía llamadas telefónicas y posts de twitter, facebook e Instagram, en español o en inglés.

#UnFondoPorVenezuela busca que este dinero sea protegido de acreedores y de otros usos en un Fondo manejado por el Estado americano que habilite su retorno expedito cuando las condiciones de transparencia y rendición de cuentas lo permitan.

Hay experiencias de donde extraer lecciones para diseñar un fondo que funcione, incluso en el escenario en el que no haya cambio democrático en Venezuela. Nigeria, Angola y Kazajistán han recuperado dinero bajo la condición de que sea administrado por entes auditables, en proyectos de desarrollo social o infraestructura y con supervisión internacional.

Publicar un comentario

0 Comentarios