HABLE.SE

HABLE.SE

Manuel Cristopher Figuera y su historia como testigo protegido en Estados Unidos tras acusársele de torturas y detenciones arbitrarias en Venezuela


Manuel Ricardo Cristopher Figuera fue director del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin), cargo que desempeñó hasta el 30 de abril de 2019. Fue hombre de confianza de Hugo Chávez, de quien fue edecán durante 12 años. También se desempeñó como gerente de la Inversora Ipsfa del Instituto de Previsión Social de la Fuerza Armada Venezolana, y jefe de la Unidad de Planificación y Contratación de la Gerencia de Logística, de esa instancia. El 15 de febrero de 2019 la Oficina de Control de Bienes Extranjeros (Ofac) del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos lo incluyó en la lista de funcionarios ligados al Gobierno de Nicolás Maduro que fueron sancionados.

Cristopher Figuera fue director del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin), designado el 30 de octubre de 2018, según la Gaceta Oficial Nro. 443.855, en sustitución de Gustavo González López. Seis meses después, el 30 de abril de 2019, fue removido del cargo por estar implicado en el alzamiento militar de ese día, dirigido por Juan Guaidó y el líder de Voluntad Popular, Leopoldo López.

Siete días después de los hechos del 30 de abril de 2019, el Gobierno estadounidense levantó las sanciones en su contra. Por su parte, Nicolás Maduro, ordenó a través de un decreto la expulsión y degradación del general de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Fanb).

En 2007 Manuel Cristopher fue subdirector de la Dirección de Inteligencia Militar (DIM). También se desempeñó como gerente de la Inversora Ipsfa del Instituto de Previsión Social de la Fuerza Armada Venezolana, y jefe de la Unidad de Planificación y Contratación de la Gerencia de Logística, de esa instancia.

Asimismo, dentro de la administración pública del Gobierno de Chávez y, posteriormente, de Nicolás Maduro, fue presidente con rango de director general del Centro de Seguridad y Protección de la Patria (Cesspa), subdirector del Centro de Estudio Situacional de la Nación, oficial de Enlace del Ejército ante el Consejo Nacional Electoral (CNE) y oficial Inspector de la Inspectoría General del Ejército. Es licenciado en Ciencias y Artes Militares y Subteniente del Ejército, egresado de la Academia Militar de Venezuela (1985-1989). En 2015 obtuvo el Doctorado en Seguridad de la Nación, en la Universidad Militar Bolivariana de Venezuela.

En 2008 realizó una maestría en Ciencias y Artes Militares, en la Escuela Superior de Guerra del Ejército Bolivariano de Venezuela de Caracas. Un año antes, en 2007, realizó estudios en ciencias administrativas, mención Gerencia Estratégica, en la Universidad Nacional Experimental “Simón Rodríguez”.


El 15 de febrero de 2019 la Oficina de Control de Bienes Extranjeros (Ofac) del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos dio a conocer que Manuel Cristopher Figuera, junto a otros cuatro funcionarios del Gobierno de Nicolás Maduro, fue incluido en la lista de sancionados por el organismo norteamericano.

El secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, expresó a través de un comunicado que “estamos sancionando a los funcionarios a cargo del aparato de seguridad e inteligencia de Maduro, que han violado sistemáticamente los derechos humanos y han suprimido la democracia, incluso mediante la tortura y otros usos brutales de la fuerza”.

A través de diferentes entrevistas en medios de comunicación, el general Manuel Ricardo Cristopher Figuera, exsubdirector de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim) y exdirector del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin) admitió que existieron casos de tortura mientras él era subdirector. Cristopher fue acusado también de practicar detenciones arbitrarias.

"No soy torturador, pero estoy arrepentido de haber formado parte de ese desGobierno y de esa empresa criminal que dirige Nicolás Maduro" afirmó.

Las sanciones incluyen la congelación de activos y bienes que tenga bajo jurisdicción estadounidense y la prohibición a cualquier ciudadano o compañía del país norteamericano de realizar operaciones con ellos.

El 15 de abril de 2019 Cristopher Figuera fue sancionado por el Gobierno de Canadá, junto a otros 42 funcionarios del Gobierno de Nicolás Maduro. De acuerdo a declaraciones de la ministra de relaciones exteriores canadiense, Chrystia Freeland, los funcionarios están siendo sancionados porque “están directamente implicados en actividades que socavan las instituciones democráticas”.

Las sanciones incluyen la congelación de activos y la prohibición de que los funcionarios señalados realicen negocios o se les proporcionen servicios financieros o servicios relacionados en Canadá.

El 24 de junio de 2019, el ex director del Sebin, Cristopher Figuera, declaró al diario estadounidense, The Washington Post que el ELN y el Hezbollá tienen operaciones en Venezuela, este último con presencia en Maracay, Nueva Esparta y Caracas y “aparentemente ligado a negocios ilícitos para financiar operaciones en el Medio Oriente”, reseñó el medio.

Aseguró que grupos irregulares que operan en Venezuela con la protección del Gobierno, entre ellos el ELN, le han prometido “una primera línea de defensa en caso de una invasión a Venezuela”.

También informó que la ministra de Servicios Penitenciarios, Iris Varela, pidió 30.000 rifles para crear su propio ejército privado.

Indicó que Maikel Moreno emitiría una sentencia reconociendo los poderes de la Asamblea Nacional (AN) como parte de un plan entre empresarios venezolanos afectados por sanciones de Estados Unidos, y que este pedía 100 millones de dólares a cambio, según conversaciones interceptadas por Cristopher.


Cristopher, en una entrevista publicada por el diario El País el 11 de julio de 2019, afirmó que las torturas en Venezuela son sistemáticas, “porque esa es una manera de tener aterrorizada a la gente”.

Asimismo, el ex director del Sebin del Gobierno de Maduro declaró que semanalmente escribía estados de opinión de la situación, ya que considera que la crisis venezolana es alarmante, y admitió que le escribió a Maduro un documento donde le sugería que la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) cesara sus funciones, un cambio de Consejo Nacional Electoral (CNE), llamara a elecciones y que después se les pidiera a los países que han sancionado a Venezuela que se levantaran las sanciones. No obstante, sus peticiones no fueron escuchadas.

Por su parte, aseguró que la operación del 30 de abril de 2019, en la que hubo un levantamiento militar dirigido por Juan Guaidó y Leopoldo López, con su aval, continúa en marcha. “Hay cosas que están ocurriendo producto de ese amanecer”, declaró a El País.

Declaró, sobre los acontecimientos del 30 de abril, que uno de los funcionarios del Gobierno de Maduro que no cumplió con lo acordado fue el presidente del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), Maikel Moreno. “A todas las luces su ambición desmedida es un factor fundamental para que no terminara de cumplir lo que había prometido”, dijo.

Sobre las torturas y violaciones a los derechos humanos de los presos políticos expresó: el concejal Fernando “Albán fue lanzado, ahí hay unos funcionarios que están detenidos, procesados por ese hecho. En el caso del capitán Acosta, hay una situación dolorosa, dramática, aberrante. En esos organismos hay unos elementos que le tributan directamente a Maduro para amedrentar, aterrorizar a quienes se opongan a su designios”.

El ex director del Sebin añadió que el Gobierno de Maduro hace persecuciones en el aspecto político: “Todo aquel que no esté de acuerdo con lo que establezca Maduro es señalado de enemigo. Se hacen persecuciones a través del espectro electrónico, las intervenciones telefónicas, perseguimiento en el terreno”.

Durante la entrevista Cristopher le pidió perdón al periodista digital, Luis Carlos Díaz, quien fue apresado tras un apagón del 7 de marzo de 2019. “Días antes del apagón él mostró un video y por el solo hecho de hacer eso quisieron hacer ver que él era el responsable. Y Maduro dio la orden de que lo aprehendieran. Y así fue. Sin embargo, me entero luego de que su esposa era paciente oncológica. Hablé con el fiscal y también le informé a Maduro. Además, es que no había suficientes elementos de conducción criminal para aprehenderlo”.

Manuel Ricardo Cristopher Figuera está amenazado por las autoridades norteamericanas, luego que a pesar de estar protegido por el gobierno de Trump en Miami, lo “cazaron” diciendo mentiras y no le quitarán la sanción como le habían prometido si desertaba.

Así fue la afirmación de otro desertor y prófugo venezolano, Clíver Alcalá Cordones, según una grabación de un audio presentada por el entonces vicepresidente Sectorial de Comunicación, Cultura y Turismo, Jorge Rodríguez, al revelar en mayo de 2020 más pruebas sobre la implicación de ambos personajes en una fracasada incursión armada organizada en Colombia y que tuvo lugar el 3 de mayo de 2020 en las costas de Venezuela.

“El mayor informante que tengo yo ahorita es Cristopher, no a través mío, sino a través del capitán Sequea”, dijo Alcalá Cordones desde Colombia, en la época en que aún estaba al frente del entrenamiento mercenario en la Alta Guajira, con la logística ofrecida por el cártel de los Pachenca del narcotraficante alias “Doble Rueda”.

“Lo está jodiendo, lo está jodiendo, este Leopoldo López está loco, cada vez más lo sabotea”, dijo el prófugo Alcalá en conversación con el diputado opositor venezolano Hernán Alemán y otro interlocutor aún no identificado.

“Cristopher Figuera, ¿y dónde está el pana ese?”, preguntó el desconocido, a lo que Alcalá confirma que está en Miami. “Pero a él no le han quitado todavía la sanción”, advirtió.

“¿Todavía no se la han quitado? Pero tuvo que haber cuadrado su caja”, manifestó el desconocido.

El comentario referiría la traición de Cristopher Figuera, quien a pesar de ser director del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin), entre 2018 y 2019, pasaba información de seguridad nacional venezolana a los estadounidenses. El descubrimiento público de su relación con la oposición, se produjo el 30 de abril de 2019, cuando apareció con un pequeño grupo de oficiales de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) acompañando al líder opositor Leopoldo López y a Juan Guaidó en un puente de Caracas, donde aseguraron, sin que fuera cierto, que habían tomado el Cuartel de la Base Aérea de La Carlota. Poco antes Manuel Cristopher Figuera había liberado a López, quien permanecería cumpliendo prisión domiciliaria.

Al conocer su ruptura con el Gobierno, Nicolás Maduro calificó a Figuera, en cadena nacional, como «traidor y cobarde que luego huyó».

Además, según dijo Maduro, fue el propio Cristopher Figuera el que «articuló la trampa, la mentira y no fue capaz de ir al sitio de Altamira, dejó a sus tropas solas y huyó en la madrugada».

Cristopher huyó de Venezuela en la clandestinidad después de liberar a Leopoldo López hacia Colombia el 2 de mayo de 2019, y estando en Colombia le fueron retiradas las sanciones internacionales.

Para algunos, el único objetivo que tuvo Cristopher el 30 de abril de 2019 fue la liberación de Leopoldo López.

En junio de 2019 se informó que el general Manuel Ricardo Cristopher Figuera, había llegado a Estados Unidos con un “tesoro”, los "secretos" de Maduro, aseguró The Washington Post.

Figuera, que había estado dos meses escondido y protegido acusó al Gobierno venezolano de negocios ilegales de oro, habla de la presencia de células de Hizbulá en Venezuela y destaca la influencia de Cuba en Maduro, según el diario estadounidense.

En Estados Unidos Manuel Cristopher Figuera se convirtió en testigo protegido de las autoridades, No obstante, hasta ahora no se conocen las pruebas que ha aportado en contra del Gobierno de Maduro.

Cristopher reapareció en Estados Unidos, vestido de color naranja, color característico de Voluntad Popular, partido de la oposición venezolana controlado por Leopoldo López y del que formaba parte Juan Guaidó.

Según el Departamento del Tesoro, citando a un miembro del partido opositor Primero Justicia, Figuera supervisó actividades de «tortura masiva, violaciones masivas de derechos humanos y persecución masiva contra quienes desean un cambio democrático en Venezuela».

En septiembre de 2015, López fue hallado culpable de los delitos de instigación pública, asociación para delinquir y determinador en daños e incendio en relación a hechos de violencia desatados tras una manifestación opositora en febrero de 2014, que dejaron un saldo de 43 muertos. Por eso hechos había sido condenado a más de 13 años de cárcel.

En la grabación Clíver Alcalá Cordones habló del corrupto extesorero venezolano Alejandro Andrade, teniente retirado y exfuncionario público que fue acusado de corrupción con dinero del Estado venezolano en 2014, por lo que huyó a Estados Unidos.

Luego la justicia de ese país lo condena a 10 años de cárcel por legitimación de capitales, y negó la extradición solicitada en 2018 por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela para procesarlo por corrupción. Pero las autoridades norteamericanas permitieron a Andrade retrasar su ingreso en prisión a cambio de su “ayuda” en otras investigaciones sobre corrupción y blanqueo de dirigentes venezolanos, con la promesa de una reducción del tiempo entre rejas.

Pero, como Andrade no tenía manera de probar nada, engañó a sus protectores, fue “cazado” en sus mentiras.

“Eso le pasó a Alejandro Andrade en la primera negociación con los gringos”, aseveró Clíver Alcalá a sus interlocutores en la grabación.

“Peló… ahh, se la quiso pasar de vivo ante los gringos”, sentenció el desconocido.

“¡Peló…, y por eso es que lo tienen preso allá!. Eso le pasó a Alejandro Andrade y eso le va a pasar a Cristopher”, concluyó Clíver Alcalá.

Publicar un comentario

0 Comentarios