HABLE.SE

HABLE.SE

Policía española detuvo a Mohamad Ayman Adlbi, presidente de la Comisión Islámica de España, bajo acusación de terrorismo


La Policía Nacional ha detenido en una operación antiterrorista a Mohamad Ayman Adlbi Adlbi, actual presidente de la Comisión Islámica de España (CIE), máximo órgano oficial del islam en territorio nacional. El dispositivo se dirige contra una presunta trama de financiación yihadista con ramificaciones internacionales, según han confirmado a El Confidencial fuentes cercanas a las diligencias, reseñó José María Olmo en El Confidencial.

Además de Ayman Adlbi, han sido detenidas otras dos personas. Las actuaciones están relacionadas con la operación Wamor, que en junio de 2019 desarticuló una red que se dedicaba al envío de fondos a Siria y otras zonas de conflicto para sufragar presuntamente acciones armadas de grupos supuestamente radicales. En aquella ocasión, el grueso de las diligencias afectaron a una familia siria asentada en Madrid, los Kutayni, que habría utilizado varios negocios para canalizar el movimiento irregular de dinero.

Ayman Adlbi, de 74 años, médico de profesión y también sirio de nacimiento aunque asentado en España desde la década de los 70, se convirtió el pasado julio en presidente de la Comisión Islámica de España tras lograr solo unas semanas antes el liderazgo de una de las asociaciones con más influencia entre los fieles musulmanes y más peso en la CIE, la Unión de Comunidades Islámicas en España (UCIDE).

Tras su detención, Adlbi ha sido puesto en libertad provisional. La operación ha sido realizada por la Comisaría General de Información de la Policía Nacional. A los investigados en este procedimiento se le atribuyen los delitos de la pertenencia a organización criminal, colaboración con organización terrorista, financiación del terrorismo, blanqueo de capitales, fraude fiscal, falsedad documental y favorecimiento de la inmigración ilegal.

En la tarde de este miércoles, Adlbi ha emitido un comunicado con el membrete oficial de la CIE. "Debo expresar nuestra confianza en la Administración de Justicia, cualesquiera que sean las sospechas, que consideramos infundadas, aunque comprendamos que sean investigadas", ha asegurado el religioso. Además, este ha mostrado su enfado por el modo en que se han producido los acontecimientos. "También debemos expresar nuestro gran disgusto, y el mío personal, porque se hayan producido estos hechos hasta el extremo de la detención, cuando se podría haber resuelto con entrevista en la sede de esta Presidencia o Comisaría. Debemos trasmitir a nuestra comunidad religiosa e instituciones y administraciones españolas, tranquilidad y confianza en los Tribunales de Justicia, reafirmando nuestro trabajo de representación y práctica religiosa, en paz y convivencia. Del mismo modo debemos manifestar nuestro rechazo al contenido de las sospechas acusatorias, lejanas y ajenas al sentir y trabajo religioso islámico".

Siga leyendo en El Confidencial

Publicar un comentario

0 Comentarios