HABLE.SE

HABLE.SE

Denuncian nueva trama de corrupción que involucraría a exdiputados opositores venezolanos


En cinco mensajes divulgados a través de Twitter, el titular de la Asamblea Nacional de Venezuela, Jorge Rodríguez, denunció la supuesta trama de corrupción del dirigente opositor Juan Guaidó que facilitaría el desvío de 53 millones de dólares.

La cifra corresponde, según Rodríguez, a los recursos congelados al Estado venezolano en Estados Unidos que son administrados por la Comisión Delegada —una especie de versión reducida del Parlamento de mayoría opositora, cuyas funciones iniciaron en 2015 y teóricamente terminaron el 5 de enero— que encabeza Guaidó, reseñó el medio PanAm Post.

En sus trinos de la red social afirmó que parlamentarios de la oposición —sin revelar sus identidades— “maquillan cifras” para que la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) en Estados Unidos, que se encarga de la administración de los dineros públicos venezolanos en territorio estadounidense, apruebe “el robo” de los recursos y puedan “meterle mano a la plata de Venezuela”.

Explicó en el texto publicado en Twitter que en los documentos que se entregan a la OFAC se alegan “gastos de defensa”, «gastos sociales», “gastos de PDVSA” y “bufetes”, solo por nombrar algunos ítems.

Audios y capturas de pantalla con las cuentas planificadas formaron parte de las evidencias de las acusaciones de Rodríguez sobre el “guiso” de Guaidó, para distribuir los fondos entre “los jefes del G4”, es decir los dirigentes de los partidos Acción Democrática, Un Nuevo Tiempo, Primero Justicia y Voluntad Popular. De este modo, Rodríguez isinuaría que así se les asegura sus estadías fuera del país.

Es “plata” para que José Ignacio Hernández, quien fungió en su momento como procurador del Gobierno opositor, “viva como rey en Bogotá”, espetó Rodríguez.

Además divulgó que Julio Borges y el dirigente Leopoldo López, de Voluntad Popular, radicado en España, también se benefician de estos desembolsos. Rodríguez alegó que en realidad López es quien “comparte y se queda con la mejor parte”.

A Sergio Vergara, jefe de la fracción del partido Voluntad Popular, Rodríguez también lo acusa de reunirse con “exdiputados para montar una olla y robarse 53.273.133 de dólares de los que el gobierno de EE. UU. tiene secuestrados a Venezuela”.

En concreto, se refirió presuntamente a una reunión que se llevó a cabo el lunes 12 de abril con miembros de Voluntad Popular. En este caso se trata de Marco Aurelio Quiñones, Sergio Vergara, Franco Casella, Winston Flores, Adriana Pichardo y Freddy Superlano. El objetivo de este encuentro, según Rodríguez, tuvo como finalidad acordar la conformación de un «presupuesto» para la OFAC.

En la alocución explicó que las partidas de este presupuesto incluirían más de siete millones de dólares para el Parlamento, así como casi dos millones de dólares destinados para el despacho de la Presidencia de Juan Guaidó.

De la misma forma, la compañía Seguros Mercantil forma parte del relato en el que Luis Almagro, secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), también aparece por presuntamente negarse a la propuesta de que “lavara unos fondos” que podrían invertirse para la adquisición de vacunas.

Hace un par de días llegó a nuestra redacción las imágenes “en caliente” de un email enviado a los miembros que formarán parte de un nuevo chanchullo interino, y no es más que el nacimiento de unas cuantas comisiones en Madrid, dirigidas por Voluntad Popular y comandadas por Leopoldo López, en las cuales forman parte también varios miembros del G4, entre ellos AD, PJ, UNT, VP, COPEI, Cuentas Claras y La Causa R, reseñó el 26 de marzo Oliver López Cano en el medio The Freedom Post.

Lo curioso es que en la mayoría de estas comisiones se encuentran miembros de Voluntad Popular.

Y en este punto nos hacemos un par de preguntas:

¿Cuál es la finalidad de estas comisiones si han pasado 2 años de un completo fiasco interino?

¿Es la finalidad de estas comisiones recaudar dinero en nombre de la crisis que azota hoy el país?

Muchos han sido los escándalos de corrupción en torno al Interinato y de aquellos quienes viven en el exilio dorado en España. Hoy día también nos preguntamos de qué viven, trabajan o cómo costean sus giras y estadías en España.

Es preocupante suponer que estas comisiones reciban algún tipo de subvención económica cuando el ciudadano muere de mengua en tanto algunos pocos se benefician de la desgracia. Aún estamos a la espera de la ayuda humanitaria que nunca llegó y ni hablar de aquel mantra mágico que sigue sin materializarse.

Esto simplemente nos recuerda al Chavismo, cuando creaban comisiones chimbas desde la Asamblea Nacional, y sin ir muy lejos a la misma Asamblea dirigida por Guaidó. Todas con características comunes: sumamente estériles y arropadas finalmente por el desfalco y la corrupción.

Con esta mal llamada política de paz, solo llegaremos al posicionamiento de un gripo selecto, a punta del sufrimiento de los venezolanos, solo buscan una beca, un beneficio de sustentabilidad que les de una vida de lujos sin trabajar por el país, la política venezolana hoy en día no es más que un conglomerado de malandros y corruptos.

 




Publicar un comentario

0 Comentarios