HABLE.SE

HABLE.SE

Exvicepresidente del Gobierno español Pablo Iglesias habría realizado suntuosas reformas ocultas en su casa de Galapagar en 2019


Pablo Iglesias e Irene Montero hicieron en 2019 unas segundas obras de reforma en su chalé de Galapagar para convertir el garaje en una tercera habitación y construirse una barbacoa, reseñó José María Olmo en El Confidencial

El proyecto estaba presupuestado inicialmente en más de 40.000 euros, pero solo declararon al ayuntamiento de la localidad trabajos por importe de 13.055 euros, con el consiguiente ahorro en el pago de impuestos municipales. Así consta en la documentación presentada en el consistorio por el exvicepresidente del Gobierno y la actual ministra de Igualdad, a la que ha tenido acceso El Confidencial.


Las obras comenzaron el 14 de junio de 2019, apenas 10 días después de que Podemos adjudicara la reforma de su nueva sede en el distrito de Ciudad Lineal por el doble del coste previsto, y se prolongaron hasta finales de ese año, ejecutándose en paralelo a las negociaciones del partido con el PSOE para formar un Gobierno de coalición. La pareja ya había efectuado una primera reforma en la vivienda en 2018 tras comprarla por 660.000 euros, pero, ante el inminente nacimiento de su tercera hija —nació en agosto de 2019—, optaron por habilitar un nuevo dormitorio y hacer otros cambios.

Además de la nueva habitación, Iglesias y Montero pretendían levantar una barbacoa de dos pilas de ladrillo en el porche trasero; ampliar el camino de piedra natural de acceso al garaje; abrir una doble ventana en esa estancia; colocar también en ella un tabique móvil, suelo radiante y una docena de muebles de librería para hacer una biblioteca; dotar los nuevos espacios de instalación eléctrica, y quitar la depuradora de la piscina del sótano para transformar esa parte de la casa en un gimnasio personal para Iglesias. Hasta entonces, el actual candidato a la presidencia de la Comunidad de Madrid tenía sus máquinas de pesas y ejercicios al fondo del aparcamiento.

Para dirigir los trabajos, los dirigentes de Podemos recurrieron al mismo arquitecto que redactó en 2002 el proyecto original de la vivienda y con el que también contaron para las obras de 2018, J. |. R. La actuación se dividió en dos fases, pero de los más de 40.000 euros a los que ascendió el presupuesto de las obras, Iglesias y Montero únicamente notificaron al ayuntamiento trabajos por una tercera parte de ese importe, según los expedientes en poder de El Confidencial. Imágenes del interior de la vivienda y el testimonio de varias fuentes involucradas en la intervención revelan, sin embargo, que el gasto real fue superior al declarado. Los hechos serian constitutivos de una presunta infracción administrativa.
En concreto, la primera licencia fue tramitada por la pareja en junio de 2019 e incluyó únicamente la construcción de la barbacoa y la ampliación del camino de acceso al garaje por un precio total de 1.674 euros. Montero se encargó de pagar las tasas municipales correspondientes mediante ingreso bancario: una fianza de 150 euros en concepto de gestión de residuos; 30,14 euros por la licencia de obra menor, equivalente al 1,8% del importe declarado de la obra, y otros 60,29 euros por el impuesto sobre construcciones, instalaciones y obras (ICIO), un gravamen del 3,6% sobre el precio de la intervención declarada. Las tasas fueron sufragadas el 12 de junio de 2019.
Tras el verano, Iglesias y Montero tramitaron una segunda licencia para continuar con la reforma del polémico chalé. Ese expediente menciona trabajos de albañilería y carpintería para convertir el antiguo garaje en una habitación-biblioteca, la apertura de una doble ventana al exterior en esa estancia y la instalación de un sistema eléctrico y de iluminación más acorde con las nuevas dependencias.

Los líderes de Podemos informaron al ayuntamiento de que esta segunda tanda de obras ascendía a 11.381 euros. La ministra de Igualdad pagó de nuevo las tasas pertinentes el 6 de septiembre de 2019: 403,09 euros en concepto de ICIO; otros 201,54 euros por la licencia de obras, y 48,97 euros por la tasa de residuos. Las obras concluyeron unas semanas después.
En total, los dos expedientes contemplaban obras por un valor de 13.055 euros, mucho menos de los 40.000 euros que los líderes de Podemos tenían previsto gastarse, pero hay evidencias de que el desembolso que realmente efectuaron fue superior. Una de las partidas del presupuesto original suprimidas por Iglesias y Montero en su declaración al ayuntamiento fue la construcción de un tabique móvil valorado en más de 10.200 euros, casi tanto como los trabajos notificados al consistorio. Aparentemente, la pareja no llegó a instalarlo.

Sin embargo, hay evidencias que apuntan en otra dirección. Durante las primeras semanas de la pandemia, en marzo de 2020, Montero contrajo el virus y permaneció confinada en su casa durante 42 días. En ese tiempo, entró por videoconferencia en diferentes programas de televisión. En todas sus apariciones, se veía un mismo encuadre. A la derecha de la imagen, una estantería de color negro y, a su espalda, una pared de madera de color grisáceo. Las fuentes consultadas aseguran que se trata del tabique móvil que teóricamente no había llegado instalarse.

Otras obras del presupuesto que no fueron declaradas por el candidato a la presidencia de la Comunidad de Madrid y la responsable de Igualdad, pero que igualmente se habrían ejecutado, son el sistema de calefacción del tercer dormitorio —imprescindible en una vivienda ubicada en la sierray el acondicionamiento del sótano para poder utilizarlo como estancia auxiliar. Las tasas municipales que Iglesias y Montero dejaron de pagar con esa omisión de partidas pudieron llegar a los 1.460 euros. A esa cifra habría que sumar el gravamen en concepto de gestión de residuos que tampoco abonaron.

Otras obras del presupuesto que no fueron declaradas por el candidato a la presidencia de la Comunidad de Madrid y la responsable de Igualdad, pero que igualmente se habrían ejecutado, son el sistema de calefacción del tercer dormitorio —imprescindible en una vivienda ubicada en la sierray el acondicionamiento del sótano para poder utilizarlo como estancia auxiliar. Las tasas municipales que Iglesias y Montero dejaron de pagar con esa omisión de partidas pudieron llegar a los 1.460 euros. A esa cifra habría que sumar el gravamen en concepto de gestión de residuos que tampoco abonaron.

El Confidencial contactó el lunes con los líderes de Podemos para recabar su versión sobre la segunda reforma y conocer los motivos por los que presuntamente no declararon al Ayuntamiento de Galapagar todos los trabajos, pero un portavoz de la pareja declinó realizar comentarios.

Otras obras del presupuesto que no fueron declaradas por el candidato a la presidencia de la Comunidad de Madrid y la responsable de Igualdad, pero que igualmente se habrían ejecutado, son el sistema de calefacción del tercer dormitorio —imprescindible en una vivienda ubicada en la sierray el acondicionamiento del sótano para poder utilizarlo como estancia auxiliar. Las tasas municipales que Iglesias y Montero dejaron de pagar con esa omisión de partidas pudieron llegar a los 1.460 euros. A esa cifra habría que sumar el gravamen en concepto de gestión de residuos que tampoco abonaron.

El Confidencial contactó el lunes con los líderes de Podemos para recabar su versión sobre la segunda reforma y conocer los motivos por los que presuntamente no declararon al Ayuntamiento de Galapagar todos los trabajos, pero un portavoz de la pareja declinó realizar comentarios.






Publicar un comentario

0 Comentarios