HABLE.SE

HABLE.SE

Intento de golpe de Estado remece el reinado de Abdalá y Rania de Jordania


El caos y el miedo se han instalado en el reinado de Abdalá II y Rania de Jordania, el cual se ha visto amenazado, según las últimas informaciones, por el intento de un golpe de Estado.

La agencia estatal de noticias Petra informó el sábado 3 de abril del arresto “por razones de seguridad y amenaza a la estabilidad del país” de Sharif Hasan bin Zaid, perteneciente a la realeza del país, así como de Bassem Awadallah, antiguo jefe de la Casa Real, exasesor del monarca y exministro de Finanzas, junto a otros sospechosos.

Otro de los nombres que Petra incluyó en un principio en la lista de arrestados fue el del anterior príncipe heredero, Hamzah bin Hussein, hijo de la reina Noor y hermano por parte de padre del rey Abdalá II. Aunque después desmintió esta información, ha sido el propio Hamzah de Jordania, quien se ha encargado de confirmar los hechos a través de un vídeo que su abogado ha entregado a la BBC. En él afirma que se encuentra bajo arresto domiciliario y bajo la presión de las fuerzas de seguridad. Hamzah acusa a los actuales reinantes de “corrupción, incompetencia y acoso a la disidencia” mientras niega el intento de un golpe de Estado por su parte, reseña R. Riaño en El Confidencial.

Para entender las actuales tensiones en el reinado de Jordania, hay que echar la vista atrás y recordar los acontecimientos acaecidos desde la muerte del rey Hussein, padre del rey Abdalá II y del ahora arrestado príncipe Hamzah. El palacio ha sido un hervidero de luchas internas que han terminado estallando por los aires.

Cuando la hoy reina de Jordania se casó con el entonces príncipe Abdalá en 1993, nunca imaginó que ambos acabarían ocupando el trono. En el momento de su matrimonio, el príncipe Abdalá no estaba destinado a ser el futuro rey de Jordania. Era su hermano menor, el príncipe Hassan, un excelente diplomático, quien iba a recibir la corona. Pero, trece días antes de su muerte, el rey Hussein de Jordania, que murió el 7 de febrero de 1999, cambió su sucesión.

De la noche a la mañana, Rania tuvo que prepararse para un nuevo destino y para asumir una responsabilidad que no estaba en su mente cuando contrajo matrimonio. Con 27 años, se convirtió en la reina más joven, un papel que ha sabido defender a la perfección con el apoyo de su esposo.

El mismo día que accedió al trono, Abdalá aseguró que, cumpliendo los últimos deseos de su padre, su heredero no sería su propio hijo, sino el príncipe Hamzah, vástago del difunto rey con la reina Noor, su cuarta esposa, y por lo tanto hermano por parte de padre de Abdalá.

Siga leyendo en El Confidencial

Publicar un comentario

0 Comentarios