HABLE.SE

HABLE.SE

S&P Global Ratings redujo la calificación crediticia de Colombia ante fuerte conflictividad en el país


La calificación crediticia de Colombia fue reducida a basura por S&P Global Ratings, quitando la nota de grado de inversión que el país tuvo durante una década. La decisión se da mientras el Gobierno intenta buscar nuevas fuentes de financiación, a medida que continúan las marchas en las calles y tras el retiro del proyecto de reforma tributaria, reseñó el medio colombiano La República.

La calificación de la deuda en moneda extranjera se redujo un escalón a BB + con perspectiva estable. La agencia comunicó la decisión se da “en un contexto de elevadas presiones de gasto, que se ha traducido en una probabilidad significativamente menor de que Colombia mejore su posición fiscal luego de un deterioro reciente y marcado ”.

El ministro de Hacienda, José Manuel Restrepo, explicó que esta medida es "debido a la expectativa de un ajuste fiscal más gradual y prolongado en el contexto de los desafíos que ha generado la pandemia". Agregó que, si bien la decisión podría subir los costos de tasas de interés de financiamiento público y privado nacional, la nación seguirá obteniendo recursos en el extranjero.

Según explicó la agencia calificadora, si bien el Gobierno está buscando un nuevo proyecto de ley, considera que las posibilidades de que haya una reforma estructural "son bajas", por las protestas que cumplen más de 20 días en las calles y la proximidad de las elecciones del próximo año.

"La pandemia de covid-19 exacerbó la debilidad del perfil fiscal de Colombia, aunque la tendencia al empeoramiento estuvo presente durante la mayor parte de la última década. Además, como en muchos otros países emergentes, la pandemia mostró la debilidad sustancial de las redes de cobertura social del país, lo que probablemente aumentará el crecimiento del gasto en el largo plazo", añadió la agencia.

En el informe, S&P también argumentó que la pandemia y la caída en la economía amplió el déficit fiscal, por lo que espera "que el cambio en la deuda neta de gobierno general se ubique entre 3% a 4% del PIB en el periodo 2021-2024". No obstante, la calificadora resaltó que con el crecimiento económico que se espera para este año la deuda se podrá estabilizar sobre el 60% del PIB para el mismo periodo, que sigue siendo alto respecto al nivel de 43% que había en 2019.

"Los factores fundamentales de las calificaciones de Colombia siguen siendo más débiles que los de sus pares con calificaciones similares. Dicho esto, en nuestra opinión, la línea de crédito flexible de Colombia con el Fondo Monetario Internacional (FMI), nuestra expectativa de acceso adecuado a los mercados internacionales de deuda, así como una política monetaria creíble y eficiente, continúan mitigando los riesgos externos y respaldando la calidad crediticia del país", agregó el informe.

Vale resaltar que el mercado ya daba por descontado que el país iba a perder el grado de inversión en alguna de las tres calificadoras. Bloomberg reseñó que los bonos de Colombia en dólares se cotizaban como si ya no tuvieran grado de inversión, a medida que suben las apuestas de los inversionistas de que el Gobierno no logrará aumentar los impuestos lo suficiente como para que la deuda del país no caiga hacia un terreno de especulación.

A finales de abril, un análisis del Citibank resaltaba que en ese momento los bonos ya mostraban un rendimiento inferior al de otros créditos BB soberanos de mercados emergentes durante los últimos 12 meses.

La agencia de noticias advertía en su análisis que el Gobierno estimaba que el déficit fiscal de Colombia se ampliará a más de 9% del PIB este año, desde 2,5% en 2019.

Publicar un comentario

0 Comentarios