HABLE.SE

HABLE.SE

Investigación suiza descubre en Andorra cuenta sospechosa ligada a Juan Carlos I


La investigación en Suiza sobre la presunta fortuna oculta de Juan Carlos I ha aflorado una cuenta en Andorra vinculada a su estructura financiera. El depósito estuvo abierto durante más de una década en el banco Andbank y operaba con la numeración AD79 0001 0000 4029 2980 0100, según ha confirmado El Confidencial. El Rey emérito lo controlaba supuestamente a través de una sociedad instrumental dirigida por testaferros, Stream SA, que fue oficialmente disuelta el pasado 4 de mayo. El hallazgo cuestiona sus dos regularizaciones fiscales y lo acerca un poco más al banquillo, reseñó José María Olmo en El Confidencial.

Es la primera vez que aparece Andorra en las diligencias que instruye el fiscal del cantón de Ginebra Yves Bertossa en torno el patrimonio opaco del monarca. Hasta ahora, el grueso de sus pesquisas, que arrancaron en septiembre de 2018, se centraba en movimientos de fondos efectuados dentro de territorio helvético. Pero una transferencia de la Fundación Zagatka, la mercantil de Liechtenstein que el antiguo jefe del Estado usó para cobrar presuntas comisiones irregulares millonarias y pagar vuelos privados, ha llevado a los investigadores hasta el Principado.


La transacción clave se produjo el 19 de mayo de 2008. Ese día, el depósito número 0251 798208-92 de Zagatka en Credit Suisse registró una salida de fondos por importe de 150.012,28 euros. El dinero fue teóricamente enviado a Stream SA, una sociedad panameña creada en 2004 por la firma de abogados del país centroamericano Alemán, Cordero, Galindo & Lee, especializada en la constitución de entramados 'offshore'. De hecho, desde el principio, la mercantil estuvo controlada exclusivamente por testaferros habituales de ese bufete y todos ellos comunicaron que su lugar de residencia era la dirección del despacho.

Un documento incorporado al sumario suizo ha permitido descubrir ahora que, en realidad, el dinero de Zagatka no viajó a Panamá, sino a una cuenta de Andorra. El gestor Arturo Fasana, uno de los testaferros más destacados de Juan Carlos I, envió a Credit Suisse el mismo 19 de mayo de 2008 la orden para transferir 150.000 euros de Zagatka a Stream SA. En la instrucción, a la que ha tenido acceso El Confidencial, Fasana precisó que el dinero debía ser ingresado en una cuenta que la mercantil panameña tenía en el Principado y sobre la que nunca había trascendido ningún dato. Se trataba de la número AD79 0001 0000 4029 2980 0100 de Andbank.

Pese a operar en otro banco y otro territorio, los investigadores creen que el depósito andorrano forma parte de la compleja red fiduciaria que el monarca habría empleado durante años para acumular una ingente cantidad de dinero fuera de las fronteras españolas. Stream SA solo era una pantalla para ocultar su relación con la cuenta del Principado y levantar un cortafuegos con el resto de su estructura societaria.

Andorra ofrece otras pistas para reconstruir el funcionamiento de su conglomerado financiero. Las razones de la transferencia de 150.000 euros se desconocen, pero las entidades del Principado fueron utilizadas durante décadas por contribuyentes españoles para trasladar grandes sumas de dinero que luego eran disfrutadas retirándolas poco a poco en efectivo para introducirlas en España por carretera y gastarlo en suelo nacional sin dejar rastro. Ese fue presuntamente uno de los métodos que usó Jordi Pujol Jr. para disfrutar de los fondos familiares que tenía depositados en BPA.

Fuentes próximas al procedimiento aseguran que la cuenta fue cancelada en 2016, coincidiendo con la aplicación de la llamada norma común de comunicación (CRS, por sus siglas en inglés), un acuerdo internacional impulsado por la OCDE y suscrito por Andorra por el que las autoridades del Principado se comprometieron a compartir con terceros países información bancaria de todos los extranjeros que tuvieran productos activos en su territorio. El tratado solo afectaba a clientes que siguieran operando en el Principado a partir del 1 de enero de 2017, por lo que miles de no andorranos decidieron cerrar sus cuentas antes de esa fecha para evitar que sus datos financieros fueran enviados a las autoridades tributarias de sus respectivos países de origen.

Ante su falta de utilidad, Alemán, Cordero, Galindo & Lee también comenzó en 2016 la disolución de Stream SA. El primer paso lo dio el 27 de diciembre de ese año, precisamente cuatro días antes de que la CRS entrara en vigor en Andorra. Finalmente, la sociedad quedó anulada el 4 de mayo de 2021 ante el impago continuado de las tasas oficiales de mantenimiento mercantil, uno de las prácticas más frecuentes en Panamá para extinguir vehículos 'offshore'.

Con todo, la cuenta de Andorra puede afectar a la situación judicial de Juan Carlos I en España. La Fiscalía del Tribunal Supremo mantiene abiertas en estos momentos tres investigaciones diferentes sobre la riqueza oculta del exjefe del Estado. Para tratar de eludir posibles responsabilidades penales, este ha presentado dos regularizaciones fiscales por las que ha abonado de forma voluntaria más de cinco millones de euros. Sin embargo, ese importe está relacionado únicamente con el dinero que recibió del empresario mexicano Allen Sanginés-Krause y con los vuelos privados que pagó con fondos de Zagatka.

No consta que el monarca haya comunicado a la Agencia Tributaria ninguna información sobre Andorra, a pesar de que los ejercicios 2015 y 2016, en los que el depósito se encontraba aún en activo, no han prescrito todavía. La aparición de la cuenta de Andbank invalidaría sus regularizaciones y lo dejaría a las puertas de recibir una querella de la Fiscalía por varios delitos contra la Hacienda Pública. En estos momentos, el organismo que depende de María Jesús Montero ya está revisando sus declaraciones. Además, la utilización de una trama mercantil gestionada por administradores ficticios para encubrir presuntas comisiones ilegales podría conllevar también los presuntos delitos de cohecho y blanqueo de capitales.

Publicar un comentario

0 Comentarios