HABLE.SE

HABLE.SE

Senadora María Fernanda Cabal ve prioritario el tema de la seguridad en Colombia


La senadora María Fernanda Cabal se ha convertido en una ficha seria del Centro Democrático en lo que tiene que ver con la aspiración presidencial para el 2022. Su nombre ha estado tomando fuerza, reseñó EL TIEMPO.

De acuerdo con ella, este gobierno ha tenido problemas con la seguridad, y el narcotráfico lo tomó desprevenido. Asegura que el Ejecutivo se relajó y regaló la inteligencia.

En su opinión, el Centro Democrático debe volver a recoger las banderas de la seguridad, aunque admite que la Fuerza Pública está dividida, pero además, infiltrada.

Ella asegura que detrás de las protestas violentas y el vandalismo que se han presentado en las últimas semanas en Colombia está el Eln.

¿Por qué tomó la decisión de aspirar a la Presidencia?

Porque encontré, en una invitación que me hicieron a Barranquilla unos empresarios, a mucha gente, entre seguidores y no seguidores, entre antiguos uribistas y gente conservadora, cristianos, que están desilusionados, que sienten que se ha podido hacer otra cosa distinta. A esto se suma el covid-19, que también destruyó la economía, y están los bloqueos salvajes, que yo sigo insistiendo en que es una toma guerrillera financiada por el narcotráfico. En todo esto, la gente vio en mis posturas una conexión con su miedo, con su desesperanza y su rabia, pero también su deseo de poder sobrellevar la situación.

Esa conexión hizo que fuera prácticamente una oleada de propuestas para una candidatura presidencial. Y si uno recibe eso de la gente que cree en uno, por qué no ir, qué puede uno perder.

Es decir, ¿usted siente que hay mucha gente sintonizada con sus posturas?

Totalmente. Mucha gente que estaba replegada, escondida y lo que se vino fue realmente avasallador, porque es la respuesta de quien quiere construir de verdad un país y está viéndose en una encrucijada y en una violencia e incertidumbre que no se habían visto en muchísimo tiempo. Esta es una dosis que nos están aplicando de urbanización de la guerra.

¿Y quién está detrás de esa urbanización de la guerra?

Para mí, el cerebro de esto es el Eln. El Eln siempre ha sido el rey de las movilizaciones sociales. Esto para mí tiene el sello del Eln.

Su aspiración a la Presidencia, obviamente, será por el Centro Democrático...

Claro, porque yo tengo que salir por mi partido, pero recogiendo gente que no es del Centro Democrático, que se nos fue o que, siendo de otros partidos, siente identidad conmigo.

¿Y qué es tener identidad con María Fernanda Cabal?

Que le gusta la autoridad y el orden, que quiere sentir tranquilidad ¿Qué es la paz social? La garantía que me pueda dar a mí un Estado de que no me van a matar encima del puente cuando yo cruce. Es una garantía donde hay mínimos de un Estado de derecho que su función es esa, o de lo contrario, para qué tenemos Estado. La gente cree que el Estado es para darme dádivas y si no tengo trabajo, me dé trabajo. El Estado, originalmente, nace para dar seguridad. En los antiguos Estados esa seguridad se pagaba con impuestos.

Pero estamos en un gobierno del uribismo que se precia de ser el adalid de la seguridad. ¿Qué está pasando?

Primero, porque la variable del narcotráfico, producto del acuerdo de paz de Santos que permitió seis años de coca sin fumigar, y luego Duque, sin poder fumigar por cuenta de una sentencia de la Corte Constitucional, que todos los días de golpes de Estado. Una sentencia del Consejo Comunitario de Nóvita, Chocó, cuando se sabe que está lleno de Eln, por Dios, es una instrumentalización de la población, nos dejaron al resto de la sociedad atrapados en la criminalización. Hemos visto con nuestros propios ojos cómo incautan miles de millones en Cali, que vienen del norte del Cauca, plata que viene de Venezuela, para alimentar los bloqueos. Esto no es gratis, esto es una estrategia criminal. El narcotráfico prácticamente tomó a un gobierno desprevenido.

¿Y usted le reclama al Gobierno?

Yo también le reclamo al Gobierno, que esta dosis que nos la empezaron a dar en el 2019, ha debido prepararse, porque en cualquier momento pues venían a buscar una excusa para un detonante y disfrazarlo de protesta social, recogiendo la rabia de la gente por el empobrecimiento durante el coronavirus para darle legitimidad. El Gobierno ha debido activar toda su capacidad de inteligencia, pero estamos pensando que no lo hicieron. El mismo hecho del atentado al Presidente nos demuestra la capacidad de infiltración que hay y de peligro, porque se salvaron el Presidente y los ministros, que tampoco han debido ir en el mismo helicóptero.

Pero está expuesto el Presidente todo el tiempo y estamos expuestos todos. Entonces, qué vamos a hacer con el tema del narcotráfico, que es gravísimo. Y si usted a eso le contrapone toda la narrativa que crearon en redes sociales estos grupos de izquierda aupando el paro social, que no es paro, usted logró contaminar todas las redes sociales con noticias falsas y logró generar una percepción distorsionada tanto a nivel interno como a nivel externo para destruir la Policía. Es el mismo libreto que usaron en Chile y Estados Unidos, porque esto es un guion.

Yo reclamo que el Centro Democrático vuelva y recoja las banderas de la seguridad, porque usted sin seguridad no hace absolutamente nada. Eso es una prioridad.

¿Y por eso es que usted apoya el porte legal de armas?

Por eso es que yo apoyo el porte legal de armas. Yo no voy a esconder eso, porque del año 93 al 2015 hubo porte y no hay ningún problema. El problema nace de La Habana, cuando Santos nos quito el porte a través del porte especial y este gobierno lo amplió irracionalmente.

¿Entonces a este gobierno le ha hecho falta trabajar más en los temas de seguridad?

Claro, porque se relajó. El Gobierno se relajó en materia de seguridad y si usted regala la inteligencia, usted no se va dando cuenta de que se están creando grupos de milicias urbanas.

El presidente Duque tiene que volver a recomponer la inteligencia militar, que la destruyeron, además, punta de guerra mediática, de guerra política y jurídica. Es que las peleas internas que se generaron en la misma Fuerza Pública, sobre todo en el Ejército, guerras internas por el poder que las propició Santos. Y llega este gobierno y no se da cuenta de que hay un problema interno que hay que resolver y depurar dentro de la Fuerza Pública. Pero usted no puede acabar con la inteligencia y la contrainteligencia porque está exponiendo a todo un país. Pero como los satanizaron, que los perfilamientos, entonces todo era un escándalo de la izquierda y de la oposición.

A mí qué me importa que me perfilen, si yo estoy en redes sociales y cualquiera puede perfilarme con todo lo que digo. Cuál es el misterio, yo no tengo nada que esconder. Acabaron con la inteligencia, pero fueron no solo la guerra exterior, sino las disputas internas.

Habíamos podido quedarnos sin el Presidente y los dos ministros. Adentro, el nivel de infiltración es total, porque para que usted tenga precisión en los disparos tiene que tener el plan de vuelo.

Siga leyendo en EL TIEMPO

Publicar un comentario

0 Comentarios