HABLE.SE

HABLE.SE

Más de 1.400 fallecidos tras terremoto en Haití


El balance de víctimas del terremoto de magnitud 7,2 que sacudió este sábado el suroeste de Haití ha superado un millar de personas, mientras los equipos de rescate proseguían este domingo la búsqueda de supervivientes. La ciudad de Les Cayes, de cerca de 100.000 habitantes, es el centro urbano más afectado por el poderoso seísmo, que ha causado los daños más cuantiosos en la península del suroeste del país.

El último informe oficial cifra en 1.419 el número de muertos y en al menos 6.900 los heridos en todo el país, pero en su mayoría las víctimas están concentradas en el departamento del Sur, cuya capital es la localidad mencionada de Les Cayes, ubicada a unos 30 kilómetros del epicentro, reseñó El Confidencial.

Es allí donde los hospitales están saturados por la avalancha de heridos por el sismo. De hecho, la afluencia de heridos era tanta que los sanitarios les colocaban adhesivos numerados en la frente para identificarlos. Los heridos con fracturas que no revisten gravedad tenían que aguardar a ser atendidos afuera del hospital, a la espera de que lleguen a la zona en las próximas horas las lluvias de la depresión tropical Grace, cuyos efectos ya se sienten en Puerto Príncipe, al este del país.

La gran mayoría de las víctimas mortales se han registrado en el departamento del Sur (1.133), cuya capital es Les Cayes, mientras que el resto corresponden a los departamentos de Grand Anse (162), Nippes (122) y Noroeste (2).

Además, hay cerca de 30.000 familias afectadas, después de que sus viviendas se hayan desplomado o hayan sufrido graves daños estructurales por el temblor de tierra, de magnitud similar al terremoto que en enero de 2010 destruyó gran parte de la zona metropolitana de la capital, causando al menos 200.000 muertos. Los daños son considerables en varias localidades de la zona, una de las más remotas y pobres de Haití, y varios pueblos de la región han quedado prácticamente aislados por los daños registrados en carreteras y puentes.

Este lunes, las máquinas excavadoras se afanaban en retirar escombros de edificios derrumbados, para buscar supervivientes, mientras que en otros puntos de la región las máquinas trabajaban en desbloquear varias carreteras, que han sido afectadas por derrumbes de tierra. Pese a todo, el aeropuerto de Les Cayes quedó intacto, lo que está permitiendo que se lleve a cabo el envío de suministros médicos y de la ayuda humanitaria que ha sido donada por países extranjeros, que comenzó a llegar el domingo a Puerto Príncipe.

El balance de víctimas mortales casi duplica las cifras del boletín ofrecido la mañana del domingo, cuando se habían contabilizado 724 fallecidos. El primer ministro, Ariel Henry, declaró el estado de emergencia como consecuencia del terremoto, que también se sintió en la vecina República Dominicana y en Cuba, que se registró a las 8:29 hora local (12:29 GMT), a unos 12 kilómetros de la localidad de Saint-Louis du Sud, con un epicentro de 10 kilómetros de profundidad. A este le siguió una réplica de magnitud 5,2 cerca de la localidad de Chantal, también con un epicentro de 10 kilómetros de profundidad.

"El Gobierno ha decidido declarar el estado de emergencia durante un mes tras esta catástrofe", dijo Henry en conferencia de prensa. El presidente asumió el cargo el 20 de julio, 13 días después del asesinato del presidente del país, Jovenel Moïse, a cargo, según las pesquisas, de un comando de 26 mercenarios que irrumpieron en su residencia privada de Puerto Príncipe.

El Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS), que llegó a emitir una alerta de tsunami que posteriormente canceló, asignó al terremoto una alerta roja en su escala de daños humanos, que significa que "es probable que haya un alto número de víctimas y es probable que el desastre afecte a una zona extensa", indicó en su página web.

"Según todos los datos disponibles, la amenaza de tsunami por este terremoto ha pasado y no hay amenaza", ratificó la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés) en su último boletín sobre el seísmo. Una hora antes, esta organización, encargada de vigilar la emergencia de posibles tsunamis en todo el mundo, había avisado de la posibilidad de que se produjeran olas gigantescas de entre "uno o tres metros sobre el nivel de la marea" en algunas costas de Haití.

Organizaciones como la Federación Internacional de la Cruz Roja y Catholic Relief Services coincidieron en la instalación "inmediata" de albergues para socorrer a "muchas personas" que han perdido sus hogares a causa del terremoto. "En la zona se va a necesitar de todo, alimentos, medicinas, equipos pesados para la limpieza de escombros. (...) También habrá que instalar albergues de inmediato, porque la gente no volverá a sus casas destruidas o semidestruidas", dijo a EFE el delegado en Puerto Príncipe de la Federación Internacional de la Cruz Roja, Peter Finlay. El director en Haití de Catholic Relief Services, Akim Kikonda, declaró que en la ciudad de Les Cayes se necesita de la "inmediata" instalación de albergues temporales y el suministro de lonas, bidones para almacenar agua y materiales de higiene personal.

Un corredor humanitario ya ha sido desplegado por la Federación Internacional de la Cruz Roja (FICR), con ayuda no alimentaria ya lista para 4.500 personas, informó la organización en un comunicado. Y más ayuda de emergencia se está preparando desde Panamá y otras zonas del Caribe, destacó la federación, que señaló que el apoyo psicológico a las víctimas es muy necesario, "dado que muchos de los afectados sufrieron anteriormente el trauma del terremoto de 2010".

Siga leyendo en El Confidencial

Publicar un comentario

0 Comentarios