HABLE.SE

HABLE.SE

Juez de la Audiencia Nacional española propone juicio contra exjefes de seguridad de Repsol y CaixaBank y deja a un paso del banquillo al comisario Villarejo


El juez de la Audiencia Nacional española, Manuel García Castellón, da por finalizada la investigación sobre cómo Repsol y CaixaBank contrataron al comisario jubilado José Manuel Villarejo para espiar al expresidente de Sacyr, Luis del Rivero, y desbaratar su intento de tomar las riendas de la petrolera con la ayuda de Pemex. En un auto fechado el lunes 20 de septiembre, el magistrado propuso juzgar al exjefe de Seguridad de CaixaBank, Ángel Fernández Rancaño; al que fuera su homólogo en Repsol, Rafael Araújo Bernabé, y al subdirector de Servicios de Apoyo de la Dirección de Seguridad Corporativa de la petrolera, Rafael Girona, por un delito de cohecho activo, reseñó Pablo Gabilondo en El Confidencial.

García Castellón procede así contra estos tres directivos y también deja a un paso del banquillo al comisario jubilado José Manuel Villarejo, a su socio Rafael Redondo y al policía Enrique García Castaño. Al último le atribuye descubrimiento de secretos, mientras que a los dos primeros les suma también cohecho pasivo.

En julio, el juez levantó la imputación del presidente de Repsol, Antonio Brufau; del expresidente de CaixaBank, Isidré Fainé, y de las dos empresas como personas jurídicas. Tras dar por finalizada la instrucción, con el auto del 20 de septiembre también acuerda el sobreseimiento para otros cuatro exdirectivos sobre los que no existen indicios suficientes para atribuirles la comisión de los delitos: Luis Suárez de Lezo, secretario general de Repsol hasta enero de 2020; Juan de Amunategui, exdirector corporativo de servicios patrimoniales; Joaquín Uris, exdirector corporativo de gestión patrimonial, y Antonio Massanell, ex director general de medios de CaixaBank.

La contratación de Villarejo por parte de ambas empresas se enmarca en el intento de Del Rivero de hacerse con el control de Repsol con la ayuda de la petrolera mexicana Pemex entre 2011 y 2012. Los investigadores sostienen que este plan arrancó cuando todavía era accionista de Repsol y presidente de Sacyr, momento en el que trató de conseguir casi un tercio del capital social. Una vez detectada esta maniobra, desde los "servicios directivos" de CaixaBank y Repsol "se articularon, de modo conjunto, distintas vías de acción". Entre ellas, la contratación de Grupo Cenyt, la empresa que dirigía el comisario Villarejo, que puso en marcha el bautizado como proyecto Wine.

Siga leyendo en El Confidencial

Publicar un comentario

0 Comentarios