HABLE.SE

HABLE.SE

Arrestan en España a Joanna Segelström, mercader de arte solicitada por Polonia tras estafa multimillonaria


Joanna Segelström, una marchante de arte que entre 2012 y 2017 se codeó con la flor y nata de Polonia y Suecia, llegó a estafar 218 millones de euros. Al menos, esa es la tesis de las autoridades de Varsovia, que en los últimos años habían pedido ayuda a 140 países para encontrarla. En España, la Policía seguía sus pasos desde 2019, pero no fue hasta esta semana cuando lograron ponerle las esposas. Frente a sus años dorados, Segelström ya nada tenía que ver con la descripción que les facilitaron en un primer momento. Ni en el aspecto ni en el tren de vida. Tras tanto tiempo a la fuga, la empresaria se escondía ahora en un pequeño apartamento de Ayamonte, reseñó Pablo Gabilondo en El Confidencial.

Su fortuna se remonta a la apertura de una galería de arte en Suecia. Allí comenzó a ganar prestigio y, en 2007, se convirtió en una de las personas con mayores ingresos del país. Habitual en eventos y fiestas de la alta sociedad, su red se extendió a Estados Unidos y España, donde abrió una nueva galería en Marbella. Pero tras la imagen de empresaria de éxito, la policía de Varsovia apunta a una capacidad innata para el engaño, un don para convencer a cualquiera de que invirtiera grandes sumas en obras de arte. Convertida en una más de la jet set, esta mujer polaca de 53 años prometía enormes beneficios con futuras ventas que rara vez llegaban a materializarse.

Acusada de estafa y blanqueo de capitales, entre las supuestas víctimas de Segelström se encontrarían la actriz polaca Grażyna Wolszczak y el presidente de la Oficina Superior de Auditoría del país, Marian Banaś. En las últimas semanas, medios polacos como 'Money' han informado de que su nombre y el de aquellos que gestionaban su dinero aparecen en los 'Papeles de Pandora', la investigación coordinada por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación sobre las sociedades 'offshore' de miles de personas. En el caso de Segelström, la sospecha pasa por que parte de su fortuna acabó en una empresa pantalla registrada en Chipre.

"Una mujer polaca ha engañado a cientos de personas, nadie puede encontrarla", titulaba el mencionado medio el 4 de octubre. "Su negocio, bajo el nombre de Galleri New Form (con sede en Trelleborg), presentaba el típico esquema piramidal: las personas que 'invertían' primero obtenían dinero y ganancias", explicaba en el texto.

Con este currículum, tanto ella como su hijo se erigían como dos de los fugitivos más buscados de Polonia, pero su huida terminó este miércoles después de que Varsovia avisara a la Policía Nacional de que se habían establecido en un barrio humilde de Ayamonte. Los agentes ya la habían buscado antes en Marbella, pero aquella línea de investigación acabó en fracaso y, poco después, les llegaron informaciones de que había buscado cobijo en Dubái. A día de hoy, siguen sin saber si la pista era cierta.

Siga leyendo en El Confidencial

Publicar un comentario

0 Comentarios