HABLE.SE

HABLE.SE

Con el fondo offshore "Amado", Corinna Larsen habría tratado de designar a Juan Carlos I como uno de sus herederos


El plan de Corinna Larsen para que el rey emérito recibiera parte de su fortuna opaca en el caso de que ella muriera se elaboró con tiempo y con muchas versiones que distan del borrador final que laSexta y El País han desvelado, gracias a los Pandora Papers, una investigación coordinada por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ).

Así, en primeras versiones del acuerdo de 2007 que estableció el trust Peregrine entre la princesa Corinna zu Sayn-Wittgenstein-Sayn (el nombre de casada que todavía utiliza, pese a su divorcio), la beneficiaria, y el despacho neozelandés que gestionaría sus bienes, este fideicomiso tenía otro nombre: "Aimé". Literalmente, "amado", en francés, reseñaron Joaquín Castellón, Iera Herranz y Álvaro Celorio en laSexta.

En dicho documento, al que ha tenido acceso laSexta, aparecen como beneficiarios, además de la propia Larsen (the Settlor), sus dos hijos y "su Majestad el rey Juan Carlos I Bórbon de Bórbon [sic]".



Además, e igual que con la carta desvelada por laSexta en la que Corinna instruía legar parte de su fortuna offshore al entonces monarca en el caso de que ella muriese, hay otro borrador donde el nombre de Juan Carlos I aparece sustituido por "Mr. X". Se desconoce cuál de ambos se utilizó. De acuerdo con la información de los acuerdos, los cuatro textos se crearon el mismo día de finales de marzo de 2007.

Por otro lado, los Pandora Papers también arrojan un nuevo documento vinculado al fideicomiso Peregrine y fechado en 2011. En concreto, una declaración firmada y sellada ante notario en el que se señala que el despacho Rendor Overseas, de Panamá, posee una acción de la compañía Peregrine 55 International Limited.

Este papel ante notario relaciona a la citada Peregrine 55, en las Islas Británicas, con otro fideicomiso en Nueva Zelanda, Ardel Trust Company, y también relacionado con el citado Peregrine Trust, que en un principio se habría llamado "Amado".

Preguntados por laSexta y El País, los representantes legales de Corinna Larsen han negado la veracidad de la información y del plan de su cliente en 2007. "Circulan rumores infundados de que Juan Carlos era beneficiario de una estructura relacionada con Corinna zu Sayn-Wittgenstein. Estos rumores se originaron a partir de documentación falsificada", sostiene en un comunicado el abogado londinense Robin Rathmell.

Rathmell, de hecho, lo enmarca dentro del "caso de acoso que mi cliente está siguiendo en Inglaterra contra Juan Carlos".

Por su parte, el abogado del rey emérito, Javier Sánchez Junco, ha rehusado responder a laSexta y El País.


Siga leyendo en laSexta

Publicar un comentario

0 Comentarios