HABLE.SE

HABLE.SE

Francisco Correa, protagonista de la trama Gürtel, abrió sociedades en Panamá previo al escándalo de corrupción en España


Los Pandora Papers arrojan nueva luz sobre la estructura offshore de un conocido de la actualidad judicial -y política- de España: el cabecilla de la trama Gürtel, Francisco Correa. Su nombre también aparece en la mayor colaboración periodística de la historia, coordinada por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), y en la que participan laSexta y El País.

Correa, que cumple condena por varios casos de corrupción, aparece vinculado a dos sociedades offshore: Fairway International y Adama Holdings. Estas sociedades, creadas en 2004 y en 2007, fueron puestas en marcha por dos despachos de abogados distintos: Alemán, Cordero, Galindo y Lee (Alcogal) y OMC Group, dos de los catorce bufetes dedicados a la apertura de mercantiles en paraísos fiscales en el centro de esta investigación, reseñaron Joaquín Castellón, Iera Herranz y Álvaro Velorio en laSexta.

La primera de ellas, Fairway International, se abrió el 9 de diciembre de 2004. Esta sociedad aparece vinculada a una cuenta bancaria en Mónaco, en el Banque de Gestion Edmond Rotschild, que fue vaciada en 2010. En ella recibió 12 millones de euros provenientes del dueño -al menos hasta 2004- del grupo empresarial aragonés Salgar, Manuel Salinas.

En mayo de ese mismo año, un juez del Tribunal Superior de Justicia de Madrid envió una comisión rogatoria a la Fiscalía monegasca pidiendo el bloqueo de tres cuentas. Una de ellas, la vinculada a esta sociedad, que cerró poco después, en octubre de 2011.

LaSexta ha tenido acceso al documento de incorporación de esta sociedad, que manifiesta que el propósito de esta firma es la realización de inversiones. Además, se establece con un capital de 10.000 dólares dividido en la misma cantidad de acciones.

La segunda de las cuentas -la tercera en ese momento ya no existía- aparece vinculada a la segunda de las sociedades en los Pandora Papers: Adama Holdings. En esta cuenta, según publicó El Español en 2018, también tenía firma su segundo, Pablo Crespo, y tenía 4,3 millones de euros de saldo. Esta firma fue inscrita en junio de 2017 y Correa contaba con un poder general a su favor firmado en julio de ese mismo año.

El poder general es un documento que permite un control completo sobre la sociedad y los activos vinculados a la misma, sin actuar como presidente o responsable oficial de la misma. Además, sus acciones -10.000 dólares divididos en la misma cantidad de participaciones- son al portador.

Preguntado por laSexta y El País acerca de estas dos sociedades, su abogado señala que no ha podido hablar con su cliente en el último mes, pero que no descartan la existencia de la sociedad.

Siga leyendo en laSexta

Publicar un comentario

0 Comentarios