HABLE.SE

HABLE.SE

Ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola, figura en comprometedores audios sobre espionajes de la compañía en España


La Unidad de Asuntos Internos de la Policía Nacional de España, encargada de la investigación del caso Tándem, ha enviado al Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional española un nuevo informe con la transcripción de nueve audios inéditos hasta ahora que están relacionados con los pagos de Iberdrola al comisario Villarejo para financiar presuntas operaciones irregulares de espionaje, reseñaron José María Olmo, Beatriz Parera y Agustín Marco en El Confidencial. Al menos tres grabaciones implican en los hechos al actual presidente de la eléctrica, Ignacio Sánchez Galán, según consta en el documento policial, al que ha tenido acceso El Confidencial.

Los audios fueron incautados por los investigadores en los primeros registros en la vivienda y oficinas del agente encubierto, en noviembre de 2017. Sin embargo, no habían sido analizados hasta ahora. En una de esas grabaciones, del 16 de septiembre de 2004, relacionada con la contratación de Villarejo para espiar a los políticos y asociaciones ecologistas que se oponían a que Iberdrola construyera una planta de ciclo combinado en Arcos de la Frontera (Cádiz), se escucha al propio policía conversando sobre el coste de esa operación de vigilancia con el entonces director de Seguridad de la multinacional energética, Antonio Asenjo, uno de los imputados en esta pieza separada de Tándem, la número 17.

En un momento de la conversación, según Asuntos Internos, Villarejo aconseja a su interlocutor que se dirija a su jefe para convencerle de que merece la pena pagar por sus servicios. “Don Ignacio, luego... decida lo que tenga que decidir él por su cuenta, hay que, hay que invertir un poquito y hay que, hay que meterte en, en toda la, en todo el... digamos las interioridades y, y todo el clan de, de confianza que tiene este tío, ¿no?... Eso no es fácil... No sé y... ¿Qué esperaba, macho, del presupuesto?”, asegura Villarejo refiriéndose a Sánchez Galán, creyendo que estaba molesto por el precio de su trabajo. Asenjo lo niega a continuación: “No, si él no mira...”. “No mira”, asiente el policía. “... El tema económico”, añade Asenjo. “¡Ah!, es la otra gente”, replica entonces Villarejo. A lo que el director de Seguridad de Iberdrola responde con una confirmación: “Otra gente”.

En esa misma conversación, Villarejo utiliza varias veces la palabra 'señorito' para referirse nuevamente a Sánchez Galán. Asenjo no corrige en ningún momento al comisario. Y, justo antes de despedirse, el policía pide a su compañero de conversación “que hable con Ignacio”, en otra alusión al presidente de la compañía, según recoge el informe policial, que lleva fecha del pasado 12 de mayo y entró en el Juzgado número 6 de la Audiencia dos días más tarde.

La fórmula de 'señorito' aparece en otros audios en referencia igualmente a Sánchez Galán. En otra conversación grabada el 6 de julio de 2006 y en la que se escucha de nuevo a Villarejo y Asenjo, el comisario se ríe y asegura al directivo de Iberdrola “que se acuerde que no mostró mucho interés el señorito cuando se le dio esa información, que solo ellos (el señorito y terceras personas) deberían de saber, puesto que estaban ellos reunidos, y que piensa que eso fue una de las cosas que a su jefe le daría que pensar”, transcriben los agentes de Asuntos Internos. El policía se refería supuestamente a una información relacionada con Unicaja que había proporcionado a Asenjo y que por algún motivo resultaba de interés para Iberdrola.

Por el contexto que ofrecen estos audios, hay una tercera grabación, registrada el 7 de abril de 2005, que interpela otra vez a Sánchez Galán. Villarejo pide a Asenjo que le diga si les ha gustado un informe preliminar sobre el proyecto de Arcos de la Frontera, que bautizó con el nombre en clave de Arrow. “Antonio [Asenjo] le contesta”, refleja Asuntos Internos en su informe, “que la opinión la tiene que dar él (tercera persona) y se define como un intermediario”. De la frase se desprende que es el superior del director de Seguridad quien evalúa las operaciones de espionaje del comisario, y ese superior, como reflejan las otras dos grabaciones, sería Sánchez Galán.

Siga leyendo en El Confidencial

Publicar un comentario

0 Comentarios