HABLE.SE

HABLE.SE

El reportero gráfico venezolano Jesús Medina Ezaine desalojó violentamente a su madre de su apartamento en Caracas tras haber salido de prisión en 2020 como «héroe» de la libertad de prensa


El reportero gráfico venezolano Jesús Alberto Medina Ezaine fue excarcelado el 6 de enero de 2020, luego de haber sido detenido el 29 de agosto de 2018 y recluido en la cárcel militar de Ramo Verde por los delitos de instigación al odio y asociación delictiva, en un caso que fue catalogado como de razones políticas y que fue rechazado por distintas organizaciones, algunas de Derechos Humanos, que consideraron la detención como una violación a la libertad de prensa.

Según la web Prensa América, siete meses después de la excarcelación de Medina, específicamente el 13 de agosto de 2020, Adelaida Ezaine Floyarz, madre del reportero gráfico, se trasladó al Centro de Coordinación Policial La Urbina de la Policía Municipal de Sucre, estado Miranda, con el propósito de solicitar el acompañamiento policial hasta su residencia en la Avenida Rómulo Gallegos de El Marqués. Ezaine Floyarz intentó así que se le diera cumplimiento a un oficio emitido por la Fiscalía Centésima Cuadragésima Tercera del Área Metropolitana de Caracas, número 01-F143-0408-2020, como víctima de la causa penal Mp-142631-2020, seguida contra su hijo Jesús Medina Ezaine, por la presunta comisión de delitos previstos y sancionados en la Ley Orgánica Sobre el Derecho de la Mujer a una Vida Libre de Violencia.

Ezaine Floyarz denunció previamente haber recibido amenazas de muerte por parte de su hijo y ser objeto de agresiones verbales, psicológicas y físicas que le ocasionaron fracturas en dos costillas, inflingidas por el reportero gráfico; motivo por el que la fiscalía del Ministerio Público de Venezuela dictó medidas de protección a favor de la agredida y restitución a su lugar de residencia, en simultáneo con la salida de Medina del apartamento donde ambos habitaban. Ello significaba que una vez excarcelado de la prisión de Ramo Verde, Medina procedió a desalojar a su propia madre del apartamento de manera violenta.

En sus declaraciones a la fiscalía, que le hicieron acreedora de medidas de protección, Ezaine Floyarz había señalado:

«… Las agresiones verbales son frecuentes, diciéndome que soy una maldita, una alcahueta, perra, puta, que me va a matar. Temo mucho por mi vida, porque ya me ha fracturado dos costillas anteriormente y me sacó de mi casa amenazándome de muerte».

Adelaida Ezaine Floyarz

Funcionarios de la Policía Municipal de Sucre procedieron a dar cumplimiento a la orden de la fiscalía y acompañaron a la agredida hasta el edificio donde reside, conminando al reportero gráfico a abandonar la residencia. Un parte policial del procedimiento señala que Medina se negó a retirar sus pertenencias, asegurando que formularía una denuncia en contra de su madre, pues según él, la vivienda le pertenecía por herencia, señalando a su progenitora de ser supuesta consumidora de sustancias estupefacientes y psicotrópicas.


Posteriormente la agredida se trasladó nuevamente hasta el Centro de Coordinación Policial La Urbina, solicitando que una comisión policial buscara a Medina para que le hiciera entrega de las pertenencias que había dejado en el apartamento, pero le recordaron que su hijo debía enviar a alguien a retirarlas, para no contravenir la restricción de la fiscalía que le impedía al reportero acercarse a la residencia.

Documentos, tanto de la fiscalía de Venezuela, como policiales, dan fe de los incidentes aquí narrados.





Publicar un comentario

0 Comentarios