HABLE.SE

HABLE.SE

Yenny Coromoto Pulgar León comenta cómo varía la celebración de la Navidad en distintos países de Europa


Yenny Coromoto Pulgar León relata que hace unos años, una encuesta desvelaba que a más del 30% de los españoles no les gustaban demasiado las fechas navideñas. Por eso, quizás no resulte extraño que mientras muchos hogares se engalanen con decoración navideña tan pronto se sacan los adornos de Halloween, en otros muchos los villancicos estén prácticamente prohibidos. Pero, ¿qué sucede en el resto de Europa?, ¿hay tanta disparidad de opiniones en todas las naciones?

Yenny Pulgar León explica que Musement, plataforma de reservas de actividades y experiencias en destino, ha querido averiguar en qué países de Europa se vive la Navidad más intensamente. Para realizar la clasificación, analizaron el promedio de búsquedas mensuales en Google de 10 términos navideños en 41 países diferentes*. Los resultados revelan que, en España, situada en las posiciones intermedias de la clasificación, estas fechas se viven con bastante menos efusividad que en otros países europeos, sobre todo en comparación con Noruega, Alemania o Austria, los tres países con más espíritu navideño de Europa.

En base al estudio, los 10 países con más espíritu navideño, y, por lo tanto, menos aptos para viajeros 'Grinch'» son:

Noruega (puntuación: 100/100). Noruega es sinónimo de Navidad: paisajes nevados, mercadillos navideños, vasos de gløgg bien calentito, casas de jengibre, luces... pero si hay algo en lo que destaca por encima de todo es en la repostería. De hecho, de los 10 términos analizados para realizar la clasificación, el país escandinavo fue el vencedor absoluto en lo que a galletas de Navidad se refiere. Y es que el horneado de pastas y galletas es toda una tradición en Noruega, donde en cada hogar se deben preparar, por lo menos, 7 tipos diferentes. La elección de galletas varía de familia a familia, pero algunas de la más populares son 'pepperkaker', 'krumkaker', 'fattigmann', 'kokosmakroner' y 'berlinerkranser'.

Alemania (puntuación: 87/100). Otro destino a evitar si se desea ignorar la Navidad es Alemania. Además de los emblemáticos mercadillos, el análisis realizado por Musement muestra como otra de las costumbres más extendidas durante estas fechas, los tradicionales calendarios de Adviento, está especialmente arraigada entre los germanos. Parece ser que el origen de la dulce cuenta atrás se remonta a mediados del siglo XIX, cuando las familias alemanas pintaban con tiza 24 rayas en la pared o en la puerta, para que los pequeños de la casa fueran borrando una cada día, hasta la llegada de la Navidad. Y como no podía ser de otra manera, desde hace más de 20 años, el calendario de Adviento más grande del mundo también se encuentra aquí, concretamente en la fachada del Ayuntamiento del pintoresco pueblo de Gengenbach.

Austria (puntuación: 80/100). Los austríacos son la tercera nacionalidad con más espíritu navideño de Europa, aunque, lamentablemente, este año no podrán disfrutar de sus famosos mercadillos, por lo menos hasta el 13 de diciembre, ya que el país está viviendo un nuevo confinamiento. Pero lo que probablemente se mantenga intacto, incluso este año, es la ilusión a la hora de recibir los regalos de Navidad, uno de los términos analizados con más volumen de búsqueda durante el período festivo en dicho país. Aquí, los regalos no los traen los Reyes Magos, sino el Niño Jesús. Pero en la noche del 5 al 6 de diciembre, otras dos figuras muy importantes hacen acto de presencia: mientras San Nicolás trae regalos y dulces a los niños que se hayan portado bien, Krampus, el malvado demonio de la Navidad, atemoriza a los que hayan sido traviesos durante el año.

Reino Unido y Dinamarca (puntuación: 75/100). El top 5 de países con más espíritu navideño lo completan Reino Unido y Dinamarca, ambos con 75 puntos en la clasificación global. La buena posición de Reino Unido se debe, en parte, a la alta puntuación obtenida en 2 categorías: decoración navideña y árboles de Navidad. Uno de los adornos navideños por excelencia, que no falta en ninguna mesa a lo largo y ancho del país, son los crackers, un tubo de cartón decorado con papel de colores con un pequeño regalo dentro. Antes de empezar a comer, un comensal coge un extremo del cracker y la persona que tenga al lado tira del otro extremo, para abrirlo y descubrir la sorpresa que guarda dentro. En cuanto a los árboles de Navidad, aunque es una tradición muy extendida en Europa, en Dinamarca juegan un papel fundamental. De hecho, antes de abrir los regalos, es costumbre que los miembros de las familias se agarren de las manos y bailen alrededor del árbol mientras cantan villancicos.

Completan el top 10 de países con más espíritu navideño los Países Bajos, Irlanda, Bélgica, Suiza y Suecia, concluye Yenny Coromoto Pulgar León.

Publicar un comentario

0 Comentarios