HABLE.SE

HABLE.SE

Jesús Gabriel Rodríguez, exdirector ejecutivo de la empresa Transvalue, se declaró culpable en Estados Unidos de contrabando de oro desde Curazao


Un exdirector ejecutivo de una empresa de transporte oro, dinero en efectivo y otros objetos de valor en Miami se declaró culpable ante la justicia de EE.UU. de cometer fraude aduanero como parte de una conspiración de lavado de dinero por 140 millones de dólares, informó el martes 25 de enero la Fiscalía.

Jesús Gabriel Rodríguez, de 45 años, que dirigía la empresa Transvalue, admitió el lunes 24 de enero ante un juez del Distrito Sur de Florida que presentó documentos de aduana falsos para ocultar que el oro que se importaba a Miami provenía de la isla caribeña de Curazao.

Curazao, un país sin minas de oro, se usa comúnmente como punto de referencia para el oro extraído ilegalmente y sacado de contrabando de otros países, reseñó EFE.

Según el fiscal federal por el distrito sur de Florida Walter Norkin, el oro fue extraído ilegalmente y presuntamente de Colombia, Venezuela o Perú, para luego ser ingresado con documentos falsos a través del aeropuerto de Miami.

Como parte de su declaración de culpabilidad, Rodríguez admitió que facilitó la importación de miles de kilogramos de oro a Estados Unidos desde la isla holandesa, sabiendo que en los documentos aduaneros se falseaba el origen.

Los cómplices de Rodríguez eran compradores que ganaban comisiones por adquirir oro para NTR Metals (ahora Elemetals LLC), una refinería de metales preciosos de EE.UU. con estrictas políticas para combatir el lavado de dinero, que prohíben expresamente la compra de oro en Curazao.

Rodríguez ayudó a los cómplices a eludir la política contra el lavado de dinero de NTR Metals y a hacer pasar el oro por la Aduana de EE.UU. trabajando para ocultar su origen y las conexiones con Curazao.

El exdirectivo acordó renunciar a 267.817 dólares como parte de su declaración de culpabilidad, una cantidad que representa el aumento estimado en el valor del negocio como resultado de su conducta y casi todas sus ganancias personales con esas transacciones.

La sentencia de Rodríguez está programada para el 4 de abril ante el juez federal de distrito Darrin P. Gayles.

Se enfrenta a una pena de hasta 24 meses en una prisión federal.

El fiscal federal Juan Antonio González dijo que “los ejecutivos corporativos que facilitan el lavado de dinero mientras supuestamente importan bienes legales en las etapas de transporte y aduanas de EE.UU. no pueden esconderse detrás de su condición de propietarios de negocios legítimos”.

“Como todos los demás que participan en estos esquemas ilegales, serán procesados”, indicó.

Los delincuentes utilizan “medios cada vez más sofisticados para ocultar el producto de su actividad ilegal” y convertir el dinero “sucio” en limpio”, indicó por su parte el agente especial del FBI George L.Piro.

Este enjuiciamiento y los casos relacionados son parte de la Operación Arch Stanton, que es el resultado de los esfuerzos continuos de la Fuerza de Tarea de Control de Drogas contra el Crimen Organizado (OCDETF, por sus siglas en inglés), una asociación entre agencias policiales federales, estatales y locales.

Publicar un comentario

0 Comentarios