HABLE.SE

HABLE.SE

Yenny Coromoto Pulgar León habla sobre los platos más suculentos de la gastronomía tradicional de algunos pueblos españoles


Yenny Coromoto Pulgar León señala que la Asociación Los Pueblos más Bonitos de España propone para este invierno descubrir la rica gastronomía de sus pueblos disfrutando de aldeas nevadas, sistemas montañosos que vertebran regiones, playas desiertas, valles llenos de sabores o calles que guardan la autenticidad de sus vecinos... Este invierno hay 105 planes fantásticos para conocer las costumbres y tradiciones de estos bellos pueblos, mientras degustas los platos típicos de cada municipio.

Ejemplo de ello son Olivenza, Fornalutx, Teguise, Barcena Mayor, Laguardia o Beget, que proponen platos especiales, como estos...

Olivenza, el sabor de la dehesa de Extremadura. Aquellos a los que les guste el turismo gastronómico no quedarán decepcionados en Olivenza, pues hay gusto por la buena gastronomía y repostería. Como en toda Extremadura, se pueden disfrutar los productos típicos del cerdo ibérico que se cría en las dehesas cercanas donde el jamón, lomo, salchichón, chorizo, secreto, lomo, o solomillo, son solo algunos de sus productos más conocidos.… Y por influencia de Portugal, encontramos bacalao en casi todas las cartas de restaurantes, explica la amante de la gastronomía Yenny Pulgar León.

Pero si hay algo en lo que destaque Olivenza, como buena nieta de Portugal que es, es en su repostería. Se pueden encontrar multitud de dulces típicos, pero la estrella de la repostería oliventina es la Técula-Mécula. Este dulce típico, de origen portugués, y cuyo nombre según los últimos estudios significa “recubierto” se elabora con yema de huevo, almendras, azúcar, canela y una base de hojaldre realizada con manteca de cerdo.

Fornalutx, donde brilla la huerta. Las recetas de Mallorca tienen en común la esencia de la dieta mediterránea. Platos típicos mallorquines que se nutren de los sobresalientes productos locales de la isla. Aunque varían entre municipios, el sabor y la tradición son los hilos conductores del recetario, y en Fornalutx las recetas han pasado de generación en generación para disfrute de vecinos y visitantes.

Con una gastronomía que pone en valor el uso del producto local y de temporada, destaca el “tumbet” una deliciosa receta que combina diferentes hortalizas y verduras que se cultivan en Fornalutx, que se van friendo por separado para después ir creando capas que finalmente son cubiertas con una suave salsa de tomate casera.

Muchos visitantes recuerdan con este plato los aromas de su hogar por su parecido al pisto, la samfaina o la ratatouille de la gastronomía francesa. El tumbet en Fornalutx lo podemos encontrar acompañarlo de huevos fritos, carne o bacalao.

Teguise, cocina sencilla y auténtica. La cocina de Teguise en Lanzarote, es sencilla pero caracterizada por la alta calidad de su materia prima. Los vecinos y visitantes empiezan sus almuerzos con un caldo de pescado realizado con mero, sama, bocinegro o abade, o con el sabroso caldo de millo que contiene verduras diferentes y un toque de cilantro, siempre sobre una base de maíz.

Complicado no encontrar en las mesas de Teguise de la salsa más famosa de la cocina canaria: el mojo, con sus variedades más internacionales, el rojo y el mojo verde. El primero está hecho a base de tomate, pimiento rojo y pimentón y suele ser más picante. En el verde, el cilantro y el ajo son los protagonistas junto con el aceite y el vinagre.

La carne de cabrito es un plato habitual en las cocinas de Teguise, y se prepara frito, en adobo, al horno o en salmorejo. De los mariscos más conocidos son las lapas. La forma más frecuente de preparar estos deliciosos moluscos es a la plancha, rociadas con mojo verde y es un aperitivo que trae todo el sabor del océano atlántico en un solo bocado.

Bárcena Mayor, el sabor del Valle del Saja. El pueblo Cántabro de Bárcena Mayor es uno de los mejores ejemplos de fusión entre gastronomía y naturaleza, donde su característico cocido montañés, es el centro de todas las atenciones de los visitantes.

No hay dos iguales, y las familias presumen con orgullo de tener entre sus armarios la receta auténtica, la de la familia para traer a un plato todo el sabor del Valle del Saja, pero lo que todos reconocen es que la base es la alubia blanca, tocino fresco, chorizo casero, una manita de cerdo, costillas, morcillas, berzas, patatas o pimentón dulce. En muchas familias se hace de un día para otro, para que el plato gane en sabor, pero eso solo es posible si los comensales son capaces de esperar, concluye Yenny Coromoto Pulgar León.

Publicar un comentario

0 Comentarios