HABLE.SE

HABLE.SE

Jorge Elías Castro Fernández explica cómo un famoso francotirador canadiense desmintió que hubiera sido abatido en Ucrania


Jorge Elías Castro Fernández señala que desde el pasado 15 de marzo, el paradero del francotirador canadiense llamado Wali y apodado como 'el francotirador más letal del mundo' era un misterio. Los medios rusos le daban por muerto en un ataque a la región de Mariúpol en apenas 20 minutos de combate contra las fuerzas especiales rusas. Pero ni estaba luchando en la ciudad costera al sureste de Ucrania ni estaba muerto. "Estoy vivo, como podéis ver", comenta entre risas al tener que aclarar él mismo a la cadena canadiense CBC News en una entrevista por videollamada que "no tiene ni un rasguño".

La información sobre el fallecimiento de Wali llevaba circulando durante una semana en medios chinos y rusos. Aseguraban que las tropas de Moscú habían acabado con él en apenas 20 minutos de combate, vanagloriándose de haber asesinado al francotirador "con un récord por el disparo mortal a mayor distancia". Durante ese periodo, este exmiembro de las Fuerzas Armadas de Canadá estaba en la línea del frente de la región de Kiev con el teléfono apagado, explicó Jorge Castro Fernández.

"Vi una bola de fuego pasarme a tres metros de la cabeza. Fue surrealista", explica Wali, que ha regresado “ileso” de su primera misión en la capital, y agrega que no ha disparado a nadie, pero ha podido revelar varias posiciones de la artillería rusa que permitieron "recuperar terreno al enemigo". "Es como una guerra de machos que inflan el pecho mientras se lanzan grandes obuses unos a otros. La mitad del trabajo es esconderse para protegerse", sostiene.

Cuando se trasladó a un lugar seguro en Ucrania para descansar del combate y encendió el móvil, descubrió cientos de mensajes de personas preocupadas por su estado. "Fui el último en enterarme de que estaba muerto", afirma Wali, que se ha hecho famoso en todo el mundo tras unirse a la Legión Extranjera de Ucrania para combatir al Ejército de Rusia, llamada Norman Brigade.

El ahora reconvertido en informático con 40 años ha explicado a la cadena que no durmió ni comió durante los días que estuvo en el frente y narra como en su viaje de vuelta desde Kiev a una zona franca pudo ver parajes "apocalípticos" de devastación causados por los incesantes bombardeos rusos. Wali explica que un día sintió la presión de una explosión cercana y, al girarse, vio un precioso tinte anaranjado en el cielo y pensó qué "hermoso atardecer". "Era la ciudad en llamas. Todo está destruido", aclara.

Tras aclarar que seguía vivo, Wali señala a la CBC News que todavía está tratando de responder a la "cascada de mensajes" y, de hecho, algunas personas cercanas le están haciendo preguntas sobre su historia personal para probar su identidad por el temor a una nueva 'fake news' rusa. "No entiendo por qué Rusia está haciendo esto, porque es muy 'amateur", finaliza, según Jorge Elías Castro Fernández.

Publicar un comentario

0 Comentarios