HABLE.SE

HABLE.SE

Señalan a Leonardo Rafael Montbrun, Alex Sicart Ramos y otros propietarios de la plataforma financiera SHASTA de haber estafado a empresarios venezolanos

Leonardo Rafael Montbrun, Alex Sicart Ramos

SHASTA es una aplicación que fue instrumento para la corrupción, legitimación de capitales y el narcotráfico entre Venezuela y Europa a espaldas de sus autoridades financieras que afectó a venezolanos, empresarios honestos y a las instituciones financieras, tanto venezolanas, como europeas, reseñó R. Escorcia en EnEspañol24.

Los dueños de SHASTA tenían una cara para la opinión pública, donde prestaban un servicio, pero además de eso, ellos decían en Venezuela que la aplicación estaba completamente legal, es decir que tenía autorización de los bancos españoles para la liquidación. En las investigaciones realizadas se llega a la conclusión que todo esto era falso, porque ellos, para liquidar el efectivo en España, utilizaban otras empresas que si tenían la respectiva permisología, es decir triangulaban el dinero.

Los propietarios de la aplicación SHASTA, estafaron empresarios honestos en Venezuela que creyeron en esa plataforma financiera y muchos que apostaron por ese sistema financiero novedoso, alternativo para el mundo digital y para las finanzas, fueron estafados.

Los ciudadanos dueños de SHASTA, Leonardo Rafael Montbrun Álvarez, Daniel Paloma Freire y otros, se encuentran huyendo, luego de haber perpetrado la estafa, es por ello, que se realizaron denuncias en Europa contra los propietarios de SHASTA, que se esconden a espaldas de las autoridades españolas, en algún lugar de España o de Europa, pero siguen operando porque con ese dinero robado, legitimado y escondido, siguen montando operaciones de triangulación.

Esta aplicación es la cara de una estructura financiera donde participaban bancos de Venezuela y bancos europeos, los cuales por información extraoficial serán investigados por los organismos financieros de Estados Unidos, Europa y Venezuela.

Leonardo Rafael Montbrun Álvarez, quien es la cara de esa organización criminal está oculto en Europa y se espera su pronta captura.

Denuncia contra SHASTA en España

A mediados de diciembre de 2021 formularon una denuncia ante la Fiscalía General de España, en su sede en Madrid contra al sistema de intermediación financiera SHASTA y a sus propietarios Leonardo Rafael Montbrun Álvarez, Daniel Paloma Freire, Alex Sicart Ramos,  y otros por estafa, dirigir una organización criminal dedicada a legitimar capitales provenientes del Narcotráfico, Terrorismo y Corrupción.

En la denuncia solicitaron a la Fiscalía iniciar una investigación contra estos ciudadanos, para que sean arrestados, devuelvan altas cantidades de dinero que se robaron y rindan cuentas a la justicia internacional por colocar la plataforma de SHASTA para construir una fachada que le resolvería el problema de la realización de transferencias y pagos a los venezolanos que tenían compromisos financieros y familiares en España, pero además de eso estafaron a inversionistas que con dinero legítimamente demostrado, invirtieron para obtener rendimientos, así como también mineros que entregaron criptomonedas como el Bitcoin, así como otros instrumentos de moneda digital.

Muchos empresarios honestos en Venezuela que no tienen ninguna vinculación con actividades públicas de Estado, sino que son inversionistas privados, colocaron dinero en dichas plataformas para obtener rendimientos porque aparentemente la aplicación contaba con los permisos de las autoridades bancarias de España y Venezuela. Eso le generó confianza para realizar actividades financieras con los dueños de esa aplicación y de la noche a la mañana estos ciudadanos desaparecieron, consumando con eso la estafa.

La Fiscalía General de España tiene la obligación constitucional de investigar si la aplicación SHASTA la colocaron a la orden de operaciones corruptas, de dinero sin origen de fondo y posiblemente vinculado al terrorismo y narcotráfico para legitimar capitales en Europa a través de instituciones financieras.

SHASTA, se utilizó en tres vertientes, la primera en el envío de dinero de los usuarios a sus familiares desde Venezuela fundamentalmente a España y Estados Unidos – y viceversa -, la segunda para inversionistas que depositan sus ahorros con la finalidad de obtener rendimiento; y la tercera era un instrumento que servía para legitimar Dólares y Euros provenientes del Narcotráfico, El Terrorismo y la Corrupción de algunos funcionarios públicos. SHASTA tenía toda una estructura financiera que incluía bancos, casas de bolsas y otras entidades financieras que deberían ser investigadas, porque no solo tenían alianzas financieras, sino que eran socios en un plan de estafas a inversionistas privados.

Varios empresarios privados y mineros de criptomonedas que fueron estafados, acudirán a tribunales mercantiles y penales para demandar a los integrantes de esta aplicación y a sus socios de entidades bancarias que formaban parte del sistema financiero de SHASTA.

SHASTA fue diseñada en España conjuntamente con un grupo de empresas legalmente registradas, y comenzó a operar en Venezuela con la aprobación de la Superintendencia de Instituciones del Sector Bancario (Sudeban). Esta aplicación sirvió para enviar fondos ilícitos a escondida de los entes reguladores, legitimando y bancarizando en el sistema financiero español fondos irregulares a espaldas de las autoridades financieras del sistema bancario español y para ello, construyeron una red con varias entidades financieras, en el desarrollo de la investigación serán indagadas, tanto ellas, como sus operaciones financieras.

La aplicación que estafó a empresarios y personas naturales en Venezuela y España ofrecía realizar el cambio de moneda de manera automática a través de la app SHASTA, registrar personas jurídicas y obtener múltiples tarjetas para todos sus representantes o empleados y, también vendía la bondad de pagar en comercios, incluyendo las opciones de Google Pay y Apple Pay”.

La mayoría de los neobancos no cuentan con las licencias para captar recursos de manera autónoma y hacer procesos de intermediación, por lo que requieren, todavía, hacer alianzas con bancos tradicionales, en el caso de SHASTA logró aliarse con bancos en Venezuela, España y Estados Unidos para mostrar esa fortaleza a sus clientes con servicios de custodia, liquidación y cambio, con la intensión de estafar a varios, tal como ocurrió.

SHASTA representada por Leonardo Rafael Montbrun Álvarez, Daniel Paloma Freire, Alex Sicart Ramos,  y otros dejó de funcionar y se robó el dinero de algunos clientes, sus desarrolladores se encuentran prófugos de la justicia española,  excepto Alex Sicart, “El Niño Prodigio”, quien se encuentra detenido en Venezuela, donde se está el mayor número de estafados por la aplicación.

En el caso del ciudadano Leonardo Rafael Montbrun Álvarez, se destacó por robarse el dinero de inversionista privados que invertían en su estructura financiera para obtener un rendimiento económico. Este ciudadano quien aparentemente se encuentra escondido en España, es el principal jefe de esta operación de estafa y legitimación de capitales.

Los estafados denuncian que SHASTA fue utilizada con complicidad de sus creadores para legitimar capitales producto de la corrupción y el narcotráfico, porque desviaban altas cantidades de dinero a criptomonedas, donde violando algunos controles de ese ecosistema destinaron los recursos a paraísos fiscales y algunas entidades europeas y norteamericanas.

Muchos de los empresarios estafados manifiestan que los propietarios de la aplicación, se encuentran escondidos en territorio español y desde allí aún continúan realizando operaciones financieras que perjudican el sistema financiero español y la honorabilidad de sus instituciones. La aplicación SHASTA y sus ejecutores construyeron una gran operación internacional de legitimación de capitales y estafas a muchos ciudadanos que creyeron en la APP por su origen europeo.

Las operaciones financieras con  criptomonedas como concepto de moneda digital, representa un instrumento financiero pero no puede ser utilizado para el crimen organizado, ni para estafar a personas e inversionistas que creen en esa actividad financiera.

La denuncia refiere la importancia de realizar una investigación fiscal a todo este ecosistema financiero de la aplicación SHASTA que representó uno de los instrumentos más grandes de legitimación de capitales  en el sistema financiero europeo y norteamericano.

En Venezuela se está organizando un bloque de inversionistas privados estafados por SHASTA que con su respectivo origen de fondo de los recursos invertidos, realizará acciones legales tanto en Venezuela como en Europa, a los efectos de recuperar sus inversiones y de solicitar ante los tribunales internacionales la incautación de bienes de quienes integran este sistema de estafa llamado SHASTA.

En el bloque de personas afectadas por SHASTA no pueden haber funcionarios públicos, porque los mismos no justifican el dinero de esas inversiones en la plataforma financiera que tenía Leonardo Rafael Montbrun Álvarez y si allí existiera un funcionario público, eso sería producto del robo al erario público, y si lo robaron quedó bien robado, porque como me dice el refrán venezolano “ladrón que roba a  ladrón, tiene 100 años de perdón”.  “Esto lo digo para aclarar que solamente en dicho bloque deben participar empresarios, mineros, debidamente probado su origen de fondo”, indicó uno de los denunciantes.

“Consignaremos ante el sistema judicial español, toda la trama de corrupción de SHASTA y sus socios para que puedan realizar una investigación objetiva y se castigue a quienes estafaron empresarios y mineros de criptomonedas honestos”, dijo el denunciante.

Publicar un comentario

0 Comentarios