HABLE.SE

HABLE.SE

Yenny Coromoto Pulgar León explica cómo los principales premios cinematográficos en Estados Unidos enfrentan cambios importantes


Yenny Coromoto Pulgar León señala que la práctica debacle de los Globos de Oro, que solían arrancar y guiar la carrera hacia los Premios Oscar cada año, es un síntoma del terremoto que viene años sacudiendo la industria del cine global. La falta de diversidad en los miembros del jurado fue una de las piedras que impactaron contra el tejado de los premios de la Asociación de la Prensa Extranjera, que terminaron concediéndose sin retransmisión, sin alfombra roja ni desfile de celebridades por el escándalo. Y la Academia de Hollywood, que lleva dos años consecutivos registrando las peores audiencias de la historia de la gala de los Oscar, ha movido sus fichas para no caer en la irrelevancia. Como cada año, la lista de nominadas materializa las corrientes que vienen años atravesando el viejo y nuevo Hollywood, y que se han visto aceleradas por los estragos de la pandemia.

Por primera vez desde el año 2009, los Oscar volvieron a fijar en diez el número de nominadas a mejor película. Entre todas ellas, el western atmosférico de Jane Campion, 'El poder del perro', fue el título más nominado y el más sonado en las apuestas, seguido de cerca por 'Dune', la adaptación de la novela de 1965 dirigida por Denis Villeneuve. En el año 2009, la lista de las nominadas se amplió como respuesta a la polémica ausencia de 'El caballero oscuro' (la última pieza en la taquillera trilogía de Batman de Christopher Nolan) entre las candidatas al 'primer premio'. Fue una de las estrategias de la Academia para fomentar el equilibrio entre los títulos, y que los filmes de época, bélicos, biográficos y melodramas que han sido del gusto histórico de los académicos y la crítica, convivieran con las películas de acción y los éxitos en taquilla. En las nominaciones de este año, ninguna de las películas con más recaudación de 2021 —con 'Spider-Man: No Way Home' a la cabeza, como una de las películas más taquilleras de la historia— ha tenido representación en las categorías clave de los Oscar. Solo 'Dune' se acerca al ranking, en el puesto número 11, explicó la amante del cine Yenny Coromoto Pulgar León.

"La de las nominadas a mejor película de este año es una lista con variedad y pluralidad de voces importante", opinó Enrique López Lavigne, productor de cine español y miembro de la Academia de los Oscar desde 2020. De un lado, están las películas que tienen "su ADN Oscar", como señala Lavigne, como 'CODA', 'Belfast' (filmes amables y con cierto mensaje político), 'El método Williams' (un drama biográfico y familiar protagonizado por Will Smith) o 'West Side Story' (el remake del musical americano por excelencia dirigido por Steven Spielberg). Pero no solo. "Creo que el cine tiene que afrontar la singularidad de la época que estamos viviendo y todos sus cambios. Los cambios dan miedo, pero propician nuevas incorporaciones". Una de ellas, señala, es la aclamada por la crítica 'Drive My Car', que ha quedado bien parada en las nominaciones de este año. "En esta lista, también te encuentras con 'Drive my car' y eso es una buena noticia. Ryusuke Hamaguchi, con una película de puro cine japonés, de tres horas, sin ser Palma de Oro en el Festival de Cannes, está nominado a mejor película, mejor película extranjera, mejor director y mejor guion adaptado".

Lavigne opina que la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas atraviesa un cambio en su naturaleza, que viene años produciéndose. "Los Oscar siempre son una fotografía del cine que se está haciendo, del momento que se está viviendo en el cine de cualquier época. Y la nuestra es una época de transformaciones". La diversificación de los académicos en los últimos años, los efectos de la pandemia, la brecha entre el público y los títulos reconocidos por la crítica, la consolidación de las apuestas de las plataformas de 'streaming', el desplome de las audiencias... A continuación, les proponemos cuatro claves para comprender esta 'fotografía' del cine a través de los Premios Oscar y de su transformación.

Una de las novedades que se ha incorporado a esta edición de los Premios Oscar es la inclusión de un premio del público, que se ha votado a través del Twitter de la Academia. La ganadora se desvelaría a lo largo de la gala, pero las apuestas apuntaron a la película más taquillera del pasado año, que solo ha obtenido una nominación en la categoría de mejores efectos visuales: 'Spider-Man: No Way Home'. Como favorita del público, el 'blockbuster' de Marvel podría obtener una estatuilla más. "En los Premios César de la Academia francesa se incorporó la categoría de película más taquillera hace dos años. Y eso es porque realmente hay una brecha ahora mismo entre el público y las películas que antes eran populares y que también estaban reflejadas en los Oscar", argumentó Lavigne.

"Para evitar esa huida de espectadores en lo que se supone que son los premios cinematográficos del año, me parece bien que se incluyan categorías para que la gente también pueda ver reflejadas sus películas favoritas", explica. Por su parte, el productor español Álvaro Longoria, también miembro de la Academia, opina que la brecha no existe. O, al menos, que no es nueva. "Creo que la industria del cine se está dividiendo en dos polos claros: el cine comercial, hipercomercial, y el cine de autor. En los últimos años, los Oscar han seguido la estela de los festivales, donde se han premiado películas más autorales, como 'Parásitos' o 'Nomadland'", apunta.

"Yo no creo que exista una brecha como tal, sino que son productos diferentes. Hay uno que es un producto de consumo y otro que es más artístico. Son dos cosas diferentes y es difícil sentar cátedra sobre eso. Esta distinción entre lo que prefiere el gran público y las preferencias de la crítica siempre ha existido, pero creo que el punto medio es lo que está desapareciendo de en los premios y en la industria. El cine comercial, de autor y no de muy alto presupuesto, ya casi no se hace", señala Longoria.

Este año, 'El poder del perro' y 'Dune' han sido los títulos con más nominaciones. La primera es una producción de Netflix, estrenada exclusivamente en esta plataforma. Y, de alzarse con el Oscar, podría convertirse en la primera producción de 'streaming' ganadora del premio a la mejor película. Entre los diez títulos nominados, 'No mires arriba' (Netflix) y 'CODA' (Apple TV) son otras producciones llevadas a los Oscar de mano de las plataformas. De hecho, este año Netflix cuenta con una decena de títulos nominados en distintas categorías: 'Tick, Tick... Boom!', 'Fue la mano de Dios', 'La hija oscura' o 'Los Mitchell contra las máquinas', entre otras.

"Creo que cada vez se van a ver más identificados el cine de estudio, el viejo Hollywood, y el de las plataformas, el nuevo Hollywood, como las dos opciones que polarizan casi todo el reclamo de los Oscar", sostuvo López Lavigne. "Posiblemente, para los nuevos miembros de la academia que están fuera del universo de Estados Unidos o Hollywood, esa batalla entre las plataformas y las formas tradicionales no significa tanto. Ya pasó en su momento con 'Roma', de Cuarón", señala. El año en el que 'Roma' (estrenada y producida por Netflix) resultó tres veces nominada a los Oscar, Steven Spielberg lideró un movimiento para dificultar la competición de las plataformas de 'streaming' en los premios. Este es el segundo año consecutivo en el que una película de Netflix es la que más nominaciones reúne.

"Este año, se ven claramente las películas abanderadas por las plataformas para optar a los Oscar. 'El poder del perro', el western crepuscular de Jane Campion, es una película con grandes paisajes, que se identifica con las raíces norteamericanas aunque esté rodada en Nueva Zelanda. Su historia no deja de ser un melodrama, en la línea de lo que fue en su momento 'Lo que el viento se llevó' o 'Qué verde era mi valle'", sostiene el productor.

"Creo que la industria ha asumido que la ventana del cine es cada vez más minoritaria, ya no se puede depender de eso para juzgar qué es lo bueno y qué es lo malo", opina por su parte Álvaro Longoria. "Puede que exista un resurgir del cine independiente en el futuro. Lo pienso porque, con el avance y la expansión de las plataformas, tiene que haber necesariamente una especialización. Tendrá que haber distintas líneas editoriales, aunque todavía no saben dónde van a estar... Estamos en un punto de inflexión total, y los estudios todavía están empezando a reaccionar. Son muy potentes y van a golpear muy duro por ello".

Algo que estos dos productores y miembros de la Academia estadounidense destacan es que la presencia española en las nominaciones de este año no es un fenómeno aislado. Javier Bardem competirá por la estatuilla de mejor interpretación contra Andrew Garfied ('Tick, Tick... Boom!'), Will Smith ('El método Williams'), Benedict Cumberbatch ('El poder del perro') y Denzel Washington ('La tragedia de Macbeth'). Penélope Cruz, en la categoría de mejor actriz contra Jessica Chastain ('Los ojos de Tammy Faye'), Olivia Colman ('La hija oscura'), Nicole Kidman ('Being the Ricardos') y Kristen Stewart ('Spencer'). En este último caso, las apuestas son especialmente inciertas porque ninguna de las actrices nominadas forma parte del elenco de una nominada a mejor película, concluye Yenny Coromoto Pulgar León.

Publicar un comentario

0 Comentarios