HABLE.SE

HABLE.SE

Los motivos por los que el empresario Oswaldo Karam Maciá y su Seguros La Floresta han estado rodeados de escándalos en Panamá y Venezuela


La empresa de capital venezolano Seguros La Floresta fue intervenida por la Superintendencia de Seguros panameña, la cual dictaminó su liquidación.

Según la web Prensa América, la empresa tiene como accionista principal a Oswaldo Karam Maciá, un venezolano que ha sufrido reveses en sus negocios, a pesar de sus intentos por formar nuevas sociedades. Karam ha hecho parte de la junta de accionistas del diario El Nacional en Venezuela y fue afectado por una acción penal de Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, en contra de toda la junta de accionistas del diario.

Hace unos años Oswaldo Karam fue blanco de un escándalo por el control de su empresa de seguros, que copó el interés de la prensa panameña y luego que su suegra y entonces esposa prepararan un complot para acabar con la vida del empresario. Por tal motivo ambas mujeres fueron detenidas en Caracas.

“La toma de control administrativa y operativa” de La Floresta de Seguros y Vida por parte de la Superintendencia Panameña ocurrió por los siguientes motivos.

– “Errores e inconsistencias” en el plan de regularización.

“Insuficiente” liquidez.

– No cumplir con el capital mínimo exigido de cinco millones de dólares.

– No mantener contrato de reaseguro “para la mayoría de líneas de seguro”.

No poder emitir estados financieros “por falta de información que debe suministrar la empresa”.

Ante estas cuestiones, la Superintendencia intervino La Floresta, propiedad del venezolano Oswaldo Karam Maciá, también empresario asegurador en Venezuela y presidente del Instituto Médico La Floresta, uno de los centros médicos más importantes de Caracas y de toda Venezuela.

La cuota de mercado de La Floresta en Panamá era muy baja. Apenas acumulaba el 0,2% de las pólizas.



La empresa de capital venezolano Seguros La Floresta fue intervenida en Panamá el 27 de junio de 2019, por la Superintendencia de Seguros panameña, que dictaminaría su liquidación.


 Raquel Alicia Terán, de 39 años, y Raquel Hunter de Terán, de 54, esposa y suegra de Oswaldo Karam Macía, accionista mayoritario de la clínica La Floresta, fueron detenidas en 2010 en la División de Captura del Cicpc de El Rosal, Caracas, acusadas del intento de homicidio de Karam.

La presunta participación de las damas en el homicidio frustrado de Karam el 20 de marzo de 2010, en Galerías Country, cerca de La Florida, fue confirmada tras la investigación que realizó el Cicpc.

Fuentes del caso explicaron que en los quince días anteriores a la fecha indicada para matar a Karam, madre e hija, y Luis Eduardo Rodríguez Carrillo, de 38 años (pareja de Hunter), se reunieron dos veces con los homicidas en una casa en el barrio Santa Rosa, cerca de la avenida Andrés Bello.

Además hubo dos reuniones con los intermediarios en donde se acordó una suma millonaria en dólares que se le pagaría al grupo por el homicidio del empresario.

Un testigo describió a las dos damas que fueron a la casa en Santa Rosa y los carros en los que ellas llegaron.

En rueda de prensa realizada desde la sede del CICPC, en la Avenida Urdaneta de Caracas, el entonces director general del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC), comisario general Wilmer Flores Trosel, informó que fue resuelto un caso de “homicidio por encargo”.

El otrora director del CICPC indicó que el día 21 de marzo de 2010, en horas de la madrugada, en las residencias Galerías Country del sector Chapellín, varios sujetos que portaban armas de fuego sometieron a la ciudadana María Eugenia Rotaris, vecina del edificio con la finalidad de poder acceder al mismo sin pasar el control de seguridad, ya que iban en busca del ciudadano Oswaldo Karam Maciá de 48 años de edad, propietario de una conocida clínica en el área metropolitana a quien buscaban para asesinarlo, por un encargo realizado.

Los presuntos sicarios “tocaron la puerta del apartamento de Karam Maciá, quien observó por el ojo mágico y no abrió y simuló que no había nadie en la vivienda”, dijo.

Los delincuentes, al ver frustradas sus intenciones, se dirigieron a la vivienda de María Eugenia, la amenazaron y le robaron sus pertenencias para huir posteriormente en el vehículo de la víctima, donde se produjo un tiroteo a raíz del cual fallecieron 2 de los secuestradores.

A través de las investigaciones, el entonces director del CICPC indicó que los autores intelectuales del frustrado sicariato fueron Raquel Alicia Terán Hunter (39), esposa de Karam Maciá; Raquel Hunter de Terán (54), suegra de quien sería víctima del homicidio; y Luis Eduardo Rodríguez Carrillo (38), amante de Raquel Alicia.

Publicar un comentario

0 Comentarios