HABLE.SE

HABLE.SE

La policía israelí arremetió contra asistentes al funeral de Shireen Abu Aqleh, periodista de Al Jazeera asesinada durante operación militar


La policía israelí ha cargado el viernes 13 de mayo contra la multitud que asistía al funeral de la periodista de Al Jazeera Shireen Abu Aqleh, asesinada de un disparo en la cabeza mientras cubría una redada del Ejército en Cisjordania.

El cortejo fúnebre con el ataúd envuelto en la bandera palestina ha abandonado el Hospital Saint Joseph, en Jerusalén Este, rodeado de miles de personas, en dirección a la iglesia greco-católica melkita de la Ciudad Vieja (Abu Aqleh era cristiana) y luego al cementerio.

La policía israelí ha cargado contra los asistentes y ha golpeado incluso al grupo de personas que portaban el féretro a hombros, que han estado a punto de dejarlo caer al suelo. La Media Luna Roja ha atendido a decenas de heridos, reseñaron agencias.

Los agentes han arrebatado la insignia palestina a algunos de los participantes y las ha arrancado del coche fúnebre. La bandera palestina no se puede mostrar en territorio de Israel, que ocupó Jerusalén Este en 1967 y lo anexionó unilateralmente en 1980.

Las autoridades israelíes han justificado la actuación de sus agentes alegando que un grupo de palestinos les han lanzado piedras en el hospital.

El servicio de emergencias palestino Media Luna Roja ha informado de que 33 personas han tenido que ser atendidas producto de la carga policial contra los asistentes, y seis de ellas han necesitado ser trasladadas a un hospital. La Policía israelí, por su parte, ha señalado que "alborotadores lanzaron piedras y otros objetos hacia las tropas, que en respuesta actuaron para dispersarlos".

Mientras se producía la misa funeral, en el exterior de la iglesia cientos de personas han gritado en apoyo a la periodista. Los presentes han coreado lemas en recuerdo de Abu Akleh, además de una serie de eslóganes políticos y contra la Policía israelí, cuyos agentes han cargado contra ellos en más de una ocasión, desencadenando una serie de arrestos y violentos enfrentamientos.

La Policía ha indicado que un total de seis personas han sido arrestadas durante los servicios funerarios, que han contado con la asistencia de unas 10.000 personas, según medios israelíes.

Ya en el cementerio, la tensión ha dado paso a la tristeza, que se ha apoderado de los miles de personas que se han congregado allí para dar el último adiós a la reportera. Sus familiares le han dado el último adiós antes de enterrarla y colocar sobre su tumba una bandera palestina y una corona de flores, seguido por un aplauso generalizado.

Entre ellos estaba un alto cargo de Al Jazeera, llegado especialmente desde Catar y que, al igual que la Autoridad Nacional Palestina (ANP) y varios periodistas que estaban con Abu Akleh cuando murió, han responsabilizado a las tropas israelíes por el disparo que acabó con su vida.

Aqleh, veterana periodista palestino-estadounidense de 51 años, fue asesinada el pasado miércoles de un disparo en la cabeza cuando cubría una operación del Ejército israelí en el campo de refugiados de Yenín. Portaba chaleco antibalas, identificado como "prensa", y casco, pero la bala del francotirador la alcanzó en la parte de la cabeza no protegida.

Publicar un comentario

0 Comentarios