HABLE.SE

HABLE.SE

Las polémicas internacionales en torno a Bancamiga, Carmelo De Grazia, los propietarios “enchufados” y negocios del banco venezolano


Carmelo De Grazia es presidente de la Junta Directiva de Bancamiga, un banco que muestra las mayores tasas de crecimiento del sector en los últimos cuatro años, desde que en 2017 obtuvo la categoría de banco universal en Venezuela. Fundado en 2007, recientemente se jactaba en boletines de prensa de que alcanzó la novena posición del ranking bancario según sus activos, y la cuarta de acuerdo a sus captaciones en moneda extranjera.

Según la web Reporte de la Economía, De Grazia es un abogado de muy exitosa práctica, primero, en Guayana, de donde procede el negocio familiar: la restauración. El restaurante La Fontana, en Upata, al suroeste de Ciudad Guayana, fue la piedra fundacional que puso el patriarca, Palmerino De Grazia, quien todavía hoy aparece en los reclamos publicitarios del grupo alimentario, con frecuencia insertos en las pautas de transmisiones de fútbol.

Fue precisamente la expansión acelerada de las cadenas de restaurantes de la familia en el estado de Florida -con las marcas Bocas, Francisca, Kitchen of the World, Laborejo y La Fontana- lo que despertó una oleada de rumores sobre la supuesta relación de los De Grazia con el Estado chavista y de sus locales de restauración como una presunta lavadora de dinero. Carmelo De Grazia y uno de sus hermanos, Levin, quien encabeza ese sector del negocio familiar desde el Bocas Food Group LLC, introdujeron en 2019 una demanda en un tribunal del condado de Miami-Dade contra Gerardo Gils Dams, a quien señaló como operador del blog UltimaHora24, y la periodista Angie Pérez -seudónimo de Angélica Bianco-, quienes habían propalado acusaciones de ese tipo. La demanda también alcanzó a César González, un ex socio y gerente del primer establecimiento del restaurante Bocas en la ciudad de Coral Gables, a quien atribuye la instigación de la campaña de desprestigio. La última diligencia archivada en línea por la juez que lleva el caso, Gina Beovides, con fecha de enero de este año, desecha una petición de los acusados para descartar la causa por la presunta inacción de los demandantes y ordena, en cambio, mantener abierto el proceso, según Ewald Scharfenberg en armando.info.

En cualquier caso, mucho antes de esta demanda judicial y de que los De Grazia siquiera inauguraran su primer local de comida en Miami, el JP Morgan Chase Bank hacía notar en su SAR de 2014 para el Departamento del Tesoro que “Intersecurities International Inc solo pudo ser identificada como una compañía localizada en Panamá”, pero con un detalle llamativo: la dirección bancaria disponible de la empresa correspondía a la sucursal en la isla de Madeira del, a la postre, intervenido Banco Espirito Santo (BES).

El director de la oficina de Madeira, Joao Alexandre Silva, había sido encargado en 2009 por Ricardo Salgado, presidente del BES, como responsable de los negocios del banco con la Venezuela chavista, lo que incluyó el pago de sobornos a funcionarios de los gobiernos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro para que estos depositaran fondos públicos, por más de 3.000 millones de dólares, en las arcas del alicaído banco. Tras el colapso e intervención del BES en agosto de 2014, Silva pasó a ser investigado y, finalmente, imputado en 2020 en una de las dos causas penales que la fiscalía portuguesa lleva adelante por el escándalo.

En dos folios del expediente se recogen declaraciones depuestas en 2016 ante el ministerio público, en las que Joao Alexandre Da Silva relata que en la primavera de 2014 organizó una reunión en Venezuela “con Intersecurities, una firma de corretaje, en la que había hecho una presentación del Rio Forte Group”, subsidiaria esta del Espirito Santo que emitía obligaciones para fondear a su atribulado holding, y que Intersecurities había tomado en mayo una emisión por 25 millones de dólares -apenas tres meses antes del derrumbe del Espirito Santo- que “como consecuencia de la insolvencia de Rio Forte, no fue reembolsada, generando una pérdida por el mismo monto a la compañía [Interesecurities]”.

Sin embargo, Pedro Mezquita, un reputado abogado venezolano, socio en bufetes con De Grazia y en alguna producción cinematográfica, así como también director de la extinta Intersecurities, accedió a responder al cuestionario que Armando.info le hizo llegar al respecto.

De acuerdo a Mezquita, los pagos por 56 millones de dólares girados por Intersecurities al Continental Bank de Barbados correspondieron a “la liquidación o venta de una posición de títulos de un cliente de Intersecurities”. Mezquita, quien reivindica una carrera de 37 años dedicada al mercado de capitales, asegura que “no conozco sino de nombre a los señores Edmundo Kabchi o Arístides Maza (…) Esa operación (…) fue objeto de una amplia revisión del Comité de Cumplimiento y de la auditoría de Intersecurities International Inc, donde se comprobó, al igual que habrá comprobado el FinCEN en Estados Unidos, que la actuación de Intersecurities International Inc estuvo completamente apegada a la normativa”.

Mezquita confirma que Intersecurities compró los papeles de Rio Forte en 2014 por 25 millones de dólares, una “pésima inversión, que bastante angustia le costó a los clientes”. Espirito Santo habría hecho una gestión de colocación “bastante fuerte”, como la califica Mezquita, para que “se le otorgara reciprocidad a fin de mantener los servicios de cuenta corresponsalía de Intersecurities International Inc”.

El rizo de esta situación encontraría un aparente cierre en 2017. En mayo de ese año, a través de un boletín de prensa, Novo Banco de Portugal anunciaba la venta a Bancamiga de toda su operación en Venezuela. El Novo Banco era la entidad bancaria creada por el Estado portugués con los restos “sanos” del negocio del Banco Espirito Santo tras la quiebra e intervención de este. El Espirito Santo había abierto una agencia en Caracas en 2010, y esos y otros activos pasaron al control del Novo Banco, que en agosto de 2017 fue adquirido por un fondo de inversión de Estados Unidos.

La información oficial no develó el precio de la compra por parte de Bancamiga de los activos y pasivos de Novo Banco en Venezuela, una operación que se completó en febrero de 2018. Sin embargo, en un Informe de Auditoría emitido sobre los Estados Financieros del entonces Novo Banco-Sucursal Venezuela S.A., se estableció que las partes habían acordado valorar la transacción en un monto de poco más de 11.700 millones de bolívares, nonimalmente equivalente a 3,5 millones de dólares, la moneda de cuenta de la operación, pero pagadera en bolívares “utilizando el tipo del Sistema de Cambio Complementario (DICOM)”. Tal vez una bagatela.

“Intersecurities International Inc y sus clientes afectados por el incumplimiento de Rio Forte efectivamente demandaron a Banco Espirito Santo y Novo Banco por ‘Nulidad de Venta de Activos Financieros’; ese juicio terminó en un arreglo entre Novo Banco y los demandantes”, explica Pedro Mezquita. “Las autoridades financieras portuguesas y Novo Banco expresamente indicaron que la mencionada Operación de Venta de Activos y Pasivos de Novo Banco [a Bancamiga en Venezuela] no se estaba realizando como un modo indirecto de pagar la deuda demandada [de 25 millones de dólares]. Pero algunos, quizás en un exceso de imaginación, entenderían otra realidad”.

Relaciones de los De Grazia con personajes polémicos en Venezuela

En agosto de 2019 la web ultimahora24.com denunció que en los Estados Unidos funciona una red de restaurantes propiedad de «enchufados» venezolanos o personas que han realizado negocios en Venezuela, gracias a conexiones políticas en su país.

Según la información, los propietarios de los restaurantes Bocas House, Bocas Grill, La Fontana y Francisca; Carmelo, Horacio y Levin De Grazia guardan relación con el banquero alemán Matthias Krull, quien en 2018 se declaró culpable de lavado de dinero en una corte de Miami como parte de una trama que blanqueó unos 1.200 millones de dólares desfalcados a la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA).

Una información de la web Noticiero Venevisión en noviembre de 2018, haciendo mención a Matthias Krull, señaló: «Se detectó, además, que aparecen nuevos nombres conectados con este banquero alemán, como los son los venezolanos Alfredo Portales, Carmelo y Horacio De Grazia, quienes son empresarios de bajo perfil».

Referencias recientes indican que los propietarios de la red de restaurantes son sobrinos de Américo De Grazia, un exdiputado del antichavismo en Venezuela, quien fue alcalde de Upata, una ciudad ubicada en el interior de la provincia de Bolívar, al sur del país petrolero. Según personas con conocimiento de la situación, De Grazia tuvo un desempeño opaco como alcalde y se le ha relacionado con temidos sindicatos y grupos de mineros ilegales que operan en el Arco Minero del Orinoco, la mayor zona minera de Venezuela, en la que hacen presencia sanguinarias mafias dedicadas a la extracción de oro y otros minerales de gran valor. Una persona consultada ha dicho que pese a rumores, todavía no ha logrado probarse que el exdiputado tenga negocios ilegales con miembros del gobierno, pero que si los tuviera, deberían investigarse y ver si éstos tienen relación con los de sus sobrinos, dueños de los restaurantes Bocas Grill en los Estados Unidos, pues por ejemplo en el chavismo ya se han visto casos de figuras que tienen familiares con negocios fuera de las fronteras del país caribeño, que han sido ampliamente denunciados.

De Grazia ha estado en los últimos años en el centro de la controversia, tanto por sus denuncias acerca de masacres de mineros en la provincia de Bolívar, como por las acusaciones en su contra. Unas de estas fueron las realizadas por la periodista venezolana exiliada en los Estados Unidos, Patricia Poleo, quien en 2016 denunció que varios diputados del antichavismo habían firmado un acuerdo de «guiso de corrupción» en el caso de unas plantas eléctricas adquiridas por el estado venezolano con sobreprecio, en un negocio que benefició a un grupo de jóvenes empresarios comúnmente denominados «bolichicos».

Poleo aseguró que los parlamentarios Américo De Grazia, Elías Matta, Ismael García, Jorge Millán, José Gregorio Noriega, Luis Carlos Padilla, Stalin González y Tobías Bolívar eran parte de una posible estafa. A esto De Grazia respondió: “Soy y seré denunciante de los ‘Bolichicos’ y sus desfalco a la nación. Mal pudiera yo exonerarlos de responsabilidad”, sostuvo De Grazia asegurando no ser “extorsionable»».

El mismo 2016 la periodista Patricia Poleo se manifestó extrañada acerca de por qué el exdiputado De Grazia se oponía a que una empresa de comprobada seriedad obtuviera una concesión minera en Venezuela.

En un hecho aislado, el 20 de mayo de 2016, el diputado Américo De Grazia denunció la confiscación de los equipos de la emisora Especial 95.5 FM, propiedad de su familia en Upata, en un operativo con despliegue militar por orden de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (CONATEL), una entidad que rige las telecomunicaciones en Venezuela, en poder del gobierno de Nicolás Maduro.

El 8 de mayo de 2019 fue levantada la inmunidad a Américo De Grazia como diputado, por decisión de la Asamblea Nacional Constituyente chavista, por solicitud del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) y de la fiscalía venezolana, al ser acusado de traición a la patria, concierto para delinquir y otros presuntos delitos, por haber participado en el intento de levantamiento militar contra Nicolás Maduro y en apoyo a Juan Guaidó, sucedido en Venezuela el 30 de abril de 2019.

No pocos son quienes presumen que los restaurantes de los De Grazia son una vía para el blanqueo de ganancias provenientes de negocios hechos por los hermanos con la venia del chavismo, algunos relacionados con la venta de divisas, transferencias internacionales de dinero y operaciones con fondos de los ahorristas.

La red de corrupción que tuvo lugar tras la llegada del chavismo a Venezuela al poder pasará a la historia como una de las más grandes a nivel mundial, pues sus tentáculos penetraron todos los ámbitos de venezolanos y extranjeros.

Según dijo en 2019 la web ultimahora24.com, este es el caso de la inmensa red de restaurantes en manos de «enchufados», especialmente en Estados Unidos pero que hoy queda al descubierto.

Matthias Krull el cuñado de Sabrina Seara y Daniel Elbittar mano derecha y encargado de negocios financiero de la familia de Grazia los dueños de los restaurantes Bocas, La Fontana y Francisca.

Recordemos que la Comisión Permanente de Contraloría de la Asamblea Nacional de Venezuela, en 2018 abre una investigación en materia contra la corrupción, dando nuevas señales y engordando el informe final sobre el expediente de la red de lavado por 1.200 millones de dólares americanos de Petróleos de Venezuela, S.A. (PDVSA) que presuntamente operó el ciudadano Matthias Krull.

Según adelanto de las investigaciones, este banquero de nacionalidad alemana, operaba con una casa de bolsa panameña de nombre “Intersecurities internacional”, donde tranzaba diferentes instrumentos financieros, incluyendo papeles venezolanos, que eran de donde provenían sus ganancias más sustanciosas. Como hecho curioso resalta que dicha casa de bolsa fue cerrada en días posteriores a su detención.

Por otra parte, se ha podido detectar a través de las indagaciones, que las mencionada operaciones irregulares se realizaron durante el periodo de Nelson Merentes, Ex presidente del Banco Central de Venezuela; donde hay rastros de presuntos hechos de corrupción, por ejemplo, de empresas vinculadas al empresario sancionado de Samark López.

Cabe destacar que ésta compleja estructura financiera podría tener más cómplices y distintas estructuras como: Dos bancos en la isla de Dominica, como lo son Compass Bank y Activa Bank, apareciendo nuevamente el ciudadano Matthias Krull pero como C.E.O. de este último. Se detectó además que aparecen nuevos nombres conectados con este banquero alemán, Como los son los Venezolanos Alfredo Portales, Carmelo y Horacio De Grazia, quienes son empresarios de bajo perfil.

Desde la Comisión Permanente de Contraloría de la Asamblea Nacional, adelantaron que en los próximos días visitarán la ciudad de Panamá para ahondando en estas investigaciones, estableciendo contactos con los Gobiernos de Dominica y Reino Unido.

En noviembre del año pasado se pudo conocer:

Integrantes de la comisión parlamentaria visitarán la ciudad de Panamá para ahondar en el caso y establecer contactos con los Gobiernos de Dominica y Reino Unido.

De acuerdo con las averiguaciones, el banquero alemán actuaba con una casa de bolsa panameña llamada “Intersecurities internacional”, donde tranzaba diferentes instrumentos financieros, incluyendo papeles venezolanos que era de donde provenían sus ganancias más sustanciosas.

Como «hecho curioso» resalta que dicha casa de bolsa fue cerrada en días posteriores a su detención, según una nota de prensa del Parlamento.

Según indagaciones, se detectó que las operaciones irregulares se realizaron durante la gestión del entonces presidente del Banco Central de Venezuela (BCV), Nelson Merentes, donde hay «rastros de presuntos hechos de corrupción».

Esta compleja estructura financiera podría tener más cómplices y distintas estructuras como: Dos bancos en la isla de Dominica (Compass Bank y Activa Bank) donde aparece nuevamente Matthias Krull pero como C.E.O. de este último.

Se detectó, además, que aparecen nuevos nombres conectados con este banquero alemán, Como los son los venezolanos Alfredo Portales, Carmelo y Horacio De Grazia, quienes son empresarios de bajo perfil.

http://w.noticierovenevision.net/noticias/politica/contraloria-de-la-an-presento-avances-en-la-investigacion-sobre-lavado-de-dinero-de-pdvsa

La corrupción por este caso salpica a familiares de la farándula venezolana:

El hermano de la actriz Sabrina Seara según investigaciones de periodista opositora esta metido en guiso con las importaciones de alimentos CLAP.

En investigaciones realizadas por Elyangélica González, esta dio a conocer una lista de empresas vinculadas con las importaciones de alimentos que distribuyen los CLAP promovidos por el Gobierno Bolivariano para enfrentar la guerra económica impuesta por la derecha fascista.

Dentro de las investigaciones se vislumbra, al ciudadno que lleva por nombre Juan Francisco Seara Parra, quien es hermano de la actriz venezolana Sabrina Seara, quien al aparece es presidente y representante legal de la empresa Galanga Foods Inc. registrada en Panamá en marzo 2016 y conformada por cuatro miembros más, según un documento público de la empresa en Open Corporates. Al aprecer este sujeto según las pruebas aportadas por González recibio a través de su compañía 500.000 dólares para la importación de productos para los CLAP.

Cabe mencionar, que el heramano de la actriz Sabrina Seara , también es chef y estudió en España. En 2009 regresó a Venezuela e inauguró junto a su otra hermana Tatiana, el restaurante Planta Baja, que tuvo sus puertas abiertas en la urbanización Los Palos Grandes hasta 2016, justo el año en el que se crea Galanga Foods Inc.

La familia de la actriz Sabrina Seara, quedaron en cuatro tablas, con estas investigaciones realizadas y publicadas por González, demostrando que son bachaqueros a gran escala y saboteadores de las políticas implementadas por la Revolución Bolivariana para beneficiar al pueblo venezolano, es evidente la burguesía solo cuidan sus intereses, están unidos al plan imperial para derrocar al presidente Nicolás Maduro y sacarlo del poder y de ñapa llenarse los bolsillos.

http://www.lechuguinos.com/actriz-venezolana-vinculado-clap/

Carmelo de Grazia tiene investigaciones abiertas por lavado en España:

Nervis Villalobos, uno de los principales socios de la trama corrupta creada por Rafael Ramírez, ex ministro de Energía y ex presidente de la petrolera PDVSA, junto a otros como Diego Salazar Carreño, Baldo Sansó, Luis Alfonso Oberto, Carmelo de Grazia, Javier Alvarado, Jorge Neri y José Simón Elarba. Todos ellos tienen abiertas investigaciones por blanqueo de dinero, administración desleal, delitos fiscales y corrupción internacional en distintos países del mundo, incluida España, Estados Unidos y la propia Venezuela.

https://diario16.com/la-justicia-espanola-libera-al-investigado-corrupcion-nervis-villalobos/

En la actualidad poseen al menos 15 restaurantes abiertos y están construyendo 7

Francisca Restaurant posee una sucursal en la ciudad de Doral, como si fuera poco están construyendo 4 más, uno de ellos en el Doral, y otro en Miami Lakes, además de otro en Orlando y prometen que será de grande como cheesecake factory.

También manejan la cadena de los @bocasgrill, poseen uno en Doral, Brickell, Weston, Kendall y Orlando. Están construyendo 1 más en Doral el cual tendrá más de 500 metros cuadrados y otro con las mismas dimensiones en Orlando.

@bocashouse tiene al menos 3 abiertos restaurantes abiertos en Doral, Weston y Coral Gables, actualmente construyen 1 más en orlando.

@lafontanaristorante posee uno en Doral y otro en Puerto Ordaz

Pero si le asombró la enorme cantidad de restaurantes que sirven de lavado de dinero perteneciente a PDVSA, ahora asombrará los siguientes activos que poseen: Bancos en Venezuela y varias islas del Caribe, bancamiga. Así como casas de bolsa en distintos países. Desarrollos urbanísticos en Miami y otras ciudades de la Florida y España. Así como en Venezuela y la República Dominicana.

Imágenes de Levin el CEO de los restaurantes bocas, la fontana, kow y francisca:

Los hermanos De Grazia convertidos en acusadores y acusados

Horacio, Levin y Carmelo De Grazia

Empresarios que contrataron a una compañía en Venezuela para que mejorara su reputación en internet han acusado a la misma de crear fake news y campañas de mala reputación contra ellos.

Los hermanos Carmelo, Horacio y Levin De Grazia, propietarios en la ciudad de Miami de los restaurantes Bocas House, Bocas Grill y Francisca; contrataron los servicios de una compañía dedicada a la difusión de información con la denominación "Entorno Inteligente". No obstante, los empresarios constataron a la vez la aparición en la red de campañas de desprestigio en donde se les mencionaba, creadas supuestamente por la misma empresa, según han dicho personas familiarizadas con el asunto.

Los empresarios contrataron a Smart Reputation, propiedad del venezolano Hernán Porras Molina, para gestionar su reputación a través de "Entorno Inteligente". Pero han señalado a la compañía de publicar también contenidos que los han afectado.

Su caso no es único, pues la empresa enfrentaría decenas de reclamos de otros clientes.

Algunos de los clientes de Porras serían empresarios e individuos vinculados a corrupción, narcotráfico, blanqueo de dinero y/o señalados de ser contratistas del chavismo en Venezuela.

Su compañía es acusada de crear al mismo tiempo una peor reputación de algunos de ellos para generar más beneficios.

Los hermanos De Grazia han sido señalados de ser socios de Javier Sanchez Rodriguez, un exjuez allegado al chavismo, a quien en 2019 echaron de un bar en Miami en avanzado estado de ebriedad.


Los empresarios han acusado a César González, excopropietario de Bocas Group y exgerente de uno de sus restaurantes, de ser parte de falsas acusaciones en su contra.En la redes algunos internautas han acusado a Carmelo De Grazia y a Javier Sanchez Rodriguez de mantener cercanía con personalidades de Venezuela, como el presidente del Tribunal Supremo de Justicia, Maikel Moreno o con ejecutivos de empresas como Erwin Genie Loreto, vicepresidente de la aerolínea Avior Airlines. Carmelo De Grazia y sus hermanos serían sobrinos de Américo De Grazia, exdiputado a la Asamblea Nacional de Venezuela por la oposición.

Sánchez Rodríguez también fue señalado en las redes sociales de haber inaugurado un restaurante en la localidad de Weston - Florida, en los Estados Unidos, el restaurante Bocas Grill, aunque todos sus bienes estarían a nombre de su pareja.Pero pese a algunos desmentidos, los De Grazia no han escapado a la polémica.
Comentarios en las redes acerca de los hermanos

El entonces presidente de la Comisión de Contraloría de la Asamblea Nacional de Venezuela y miembro de la oposición, Freddy Superlano, informó en noviembre de 2018 que por segunda ocasión habían sido citados Alfredo Portales, Carmelo y Horacio De Grazia por supuesto lavado de dinero en los Estados Unidos, en Miami - Florida, entre otros casos que la comisión a su cargo investigaba.


La investigación fue recogida en la página número 17 del informe de Transparencia Venezuela, capítulo de Transparencia Internacional en el país petrolero, correspondiente a las actividades de la Asamblea Nacional venezolana en 2018. Allí se señaló:"La Comisión de Contraloría de la Asamblea Nacional citó en dos ocasiones a los ciudadanos: Alfredo Portales, Carmelo y Horacio De Grazia por supuesto lavado de dinero al sur de Florida en la ciudad de Miami".El informe completo puede ser leído aquí. El mismo mes se informó que el legislativo venezolano había acordado crear una comisión especial para hacer seguimiento a los juicios por casos de corrupción y desfalco a la nación que se han desarrollado fuera de las fronteras de Venezuela, y para pedir la repatriación del dinero que ha sido confiscado como parte de los procesos.

Un producto financiero del banco Bancamiga en Venezuela por el que algunos definen a su accionista Carmelo De Grazia como “enchufado”

El "enchufe" del banco Bancamiga, se escucha está llegando en Venezuela a niveles estratosféricos, pues la institución privada ofrece ahora a sus clientes, con autorización y favoritismo estatal, productos financieros que pocos bancos pueden darse el lujo de ofrecer, en un país sometido a diferentes restricciones económicas.

Según la web Prensa América, seguramente sea por esto que a Carmelo De Grazia, accionista del banco, algunos lo llamen ahora «enchufado».

Uno de los nuevos productos de la institución financiera es una mesa de cambio, que opera como una especie de subasta a través de la cual, según el banco, los clientes pueden comprar o vender divisas «de forma legal y transparente».

Sin intermediarios, la adquisición y venta de divisas se puede realizar a partir de 10 dólares o euros a través de la página web del banco, utilizando las tasas del Banco Central de Venezuela (BCV) o dólar oficial, como referencia. Los clientes sólo necesitan contar con una cuenta en divisas en la institución.

El banco da prioridad a los clientes con puntos de venta de Bancamiga, quienes pueden participar en la «liquidación temprana», que realizan a las 5 de la mañana y en la Mesa de Cambio.

Tanto para la compra como para la venta el banco recomienda realizar las operaciones antes de las 10 de la mañana. La Mesa de Cambio de Bancamiga es una vía expedita para convertir los bolívares, como pueden ser los de las liquidaciones, en divisas que pueden después movilizarse a través de las cuentas Cash o Moneda Extranjera o con la Tarjeta de Débito Internacional, que permite la compra en cualquier punto de venta en Venezuela o retiro en cajeros internacionales. Al momento de cualquier transacción en Venezuela con la TDD Internacional, el descuento se realiza a la tasa vigente del BCV. Y es una manera de cancelar lo justo. Ni un centavo más, ni un centavo menos.

La Mesa de Cambio de Bancamiga ofrece a sus clientes la posibilidad de vender en línea divisas y adquirir bolívares en minutos. Opera a toda hora los 365 días del año y los clientes pueden vender a partir de 5 dólares o euros.

Alianza hípica

Como «enchufado» o bien conectado políticamente con el chavismo en Venezuela es percibido por algunos venezolanos el empresario Carmelo De Grazia, accionista y miembro de la junta directiva del banco Bancamiga en el país suramericano.

Una de las razones parte de la conformación de una alianza entre el banco y el Instituto Nacional de Hipódromos (INH), entidad dependiente del Gobierno chavista, que permitiría el uso de puntos de venta o terminales bancarios de Bancamiga para la realización de apuestas hípicas, reseña Karem Galvez en expresa.se.

El banco ha informado que: «una alianza de Bancamiga con el Instituto Nacional de Hipódromos permitirá el sellado de cuadros del 5 y 6 a través de los puntos de venta. Una de las ventajas es que dejará a los comerciantes con POS Bancamiga un 5% del valor total del formulario sellado«.

Una persona familiarizada con el asunto ha dicho que negocios de esa naturaleza con instituciones dependientes del Estado venezolano solo son posibles gracias a contactos de alto nivel con personalidades del Gobierno chavista, algo que ubicaría a accionistas del banco, como De Grazia, en la lista de los empresarios a los que algunos venezolanos suelen denominar «enchufados».

El empresario venezolano Levin De Grazia, propietario de los restaurantes Francisca y Bocas House en Miami y otras ciudades estadounidenses, fue retenido por autoridades migratorias de los Estados Unidos, las cuales, según se ha revelado en las redes y en medios en línea, procedieron a cortarle con una tijera su green card.

Según un reporte de Karem Galvez para Expresa, De Grazia es investigado debido a un posible fraude migratorio, blanqueo de fondos de su hermano Carmelo De Grazia y estafa.

El empresario Carmelo De Grazia es acusado de haberse «fugado» con más de $2 millones que pidió de forma fraudulenta a empresas vinculadas a él, ocasionando la ruptura de su sociedad con los ciudadanos Mauro y Uber Mantovani, su cuñado y sobrino, respectivamente.

A inicios de 2021, medios como el South Florida Business Journal, reportaron que Bocas Group, holding propiedad de los hermanos De Grazia, planificaban la apertura de 12 nuevos restaurantes Francisca Charcoal Chicken & Meats en Florida.

Personas familiarizadas con el asunto señalan que dada su situación, a Levin De Grazia le pidieron entregarse en los Estados Unidos y testificar contra Carmelo De Grazia, pero decidió trasladarse a Caracas para abrir tres restaurantes que son publicitados por el influencer venezolano Richard Linares. Los hermanos De Grazia planean supuestamente abrir otros restaurantes en Aruba y Panamá.Levin De Grazia permanecería por el momento en Aruba.

Mauro y Uber Mantovani colaborarían actualmente con autoridades federales estadounidenses, testificando acerca de la riqueza de Levin y Carmelo De Grazia. Levin es acusado de haber salido de los Estados Unidos dejando una deuda con la Agencia Federal para el Desarrollo de la Pequeña Empresa (Small Business Administration o SBA por sus siglas en inglés).

Una persona familiarizada con la situación ha dicho que Jesús Pita, socio de Levin De Grazia y operador de los restaurantes Francisca está en conversación con abogados y con autoridades de los Estados Unidos para separarse de su sociedad con los De Grazia y no ser salpicado con los escándalos de presunto blanqueo en los que estos están implicados. Pita es propietario de dos comercios denominados Baracco y El Brasero en el área de El Marqués, en Caracas.

La misma persona ha dicho que el Ocean Bank decidió colocar en pausa su relación crediticia con Jesús Pita, por su vinculación de negocios con los De Grazia y por las investigaciones que un fiscal federal adelantaría en los Estados Unidos sobre manejos de dinero de los hermanos.

Una información de la web Noticiero Venevisión en noviembre de 2018, haciendo mención al banquero venezolano de origen alemán Matthias Krull, señaló: «Se detectó, además, que aparecen nuevos nombres conectados con este banquero alemán, como los son los venezolanos Alfredo Portales, Carmelo y Horacio De Grazia, quienes son empresarios de bajo perfil».

Referencias recientes indican que los propietarios de la red de restaurantes son sobrinos de Américo De Grazia, un exdiputado del antichavismo en Venezuela, quien fue alcalde de Upata, una ciudad ubicada en el interior de la provincia de Bolívar, al sur del país petrolero. Según personas con conocimiento de la situación, De Grazia tuvo un desempeño opaco como alcalde y se le ha relacionado con temidos sindicatos y grupos de mineros ilegales que operan en el Arco Minero del Orinoco, la mayor zona minera de Venezuela, en la que hacen presencia sanguinarias mafias dedicadas a la extracción de oro y otros minerales de gran valor. Una persona consultada ha dicho que pese a rumores, todavía no ha logrado probarse que el exdiputado tenga negocios ilegales con miembros del gobierno, pero que si los tuviera, deberían investigarse y ver si éstos tienen relación con los de sus sobrinos, dueños de los restaurantes Bocas Grill en los Estados Unidos, pues por ejemplo en el chavismo ya se han visto casos de figuras que tienen familiares con negocios fuera de las fronteras del país caribeño, que han sido ampliamente denunciados.

Américo De Grazia ha estado en los últimos años en el centro de la controversia, tanto por sus denuncias acerca de masacres de mineros en la provincia de Bolívar, como por las acusaciones en su contra. Unas de estas fueron las realizadas por la periodista venezolana exiliada en los Estados Unidos, Patricia Poleo, quien en 2016 denunció que varios diputados del antichavismo habían firmado un acuerdo de «guiso de corrupción» en el caso de unas plantas eléctricas adquiridas por el estado venezolano con sobreprecio, en un negocio que benefició a un grupo de jóvenes empresarios comúnmente denominados «bolichicos».

Poleo aseguró que los parlamentarios Américo De Grazia, Elías Matta, Ismael García, Jorge Millán, José Gregorio Noriega, Luis Carlos Padilla, Stalin González y Tobías Bolívar eran parte de una posible estafa. A esto De Grazia respondió: “Soy y seré denunciante de los ‘Bolichicos’ y sus desfalcos a la nación. Mal pudiera yo exonerarlos de responsabilidad”, sostuvo De Grazia asegurando no ser “extorsionable».

El mismo 2016 la periodista Patricia Poleo se manifestó extrañada acerca de por qué el diputado De Grazia se oponía a que una empresa de comprobada seriedad obtuviera una concesión minera en Venezuela.

En un hecho aislado, el 20 de mayo de 2016, el diputado Américo De Grazia denunció la confiscación de los equipos de la emisora Especial 95.5 FM, propiedad de su familia en Upata, en un operativo con despliegue militar por orden de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (CONATEL), una entidad que rige las telecomunicaciones en Venezuela, en poder del gobierno de Nicolás Maduro.

El 8 de mayo de 2019 fue levantada la inmunidad a Américo De Grazia como diputado, por decisión de la Asamblea Nacional Constituyente chavista, a solicitud del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) y de la fiscalía venezolana, al ser acusado de traición a la patria, concierto para delinquir y otros presuntos delitos, por haber participado en el intento de levantamiento militar contra Nicolás Maduro y en apoyo a Juan Guaidó, sucedido en Venezuela el 30 de abril de 2019.

Luego de permanecer exiliado en Italia desde 2019 y tras rumores de una negociación política con el chavismo, Américo De Grazia regresó a Venezuela donde hoy es aspirante por la oposición a la gobernación de la provincia de Bolívar.

Publicar un comentario

0 Comentarios