HABLE.SE

HABLE.SE

Ministra de Defensa de España Margarita Robles defiende la labor del Centro Nacional de Inteligencia en el escándalo de espionaje a funcionarios


La ministra de Defensa, Margarita Robles, ha comparecido en la Cámara Baja en plena tormenta por el presunto espionaje a decenas de líderes independentistas, a lo que se suma el "caos" del anuncio del ataque a los terminales tanto de Pedro Sánchez como de la propia Margarita Robles. En su primer turno de palabra, Robles había solicitado comparecer a petición propia para informar a la Cámara Baja sobre la aprobación de la Brújula Estratégica de la Unión Europea y sus efectos sobre la proyección de las Fuerzas Armadas, y en ello ha centrado la mayor parte de su intervención. Sin embargo, al término de su discurso, ha querido partir una lanza a favor del CNI frente a la presión del independentismo y del ala 'morada' del Gobierno. "No hay nada que ocultar", ha zanjado.

"Me siento particularmente orgullosa de los 3.000 hombres y mujeres del CNI (...) que han antepuesto su labor a sus propias vidas para defender nuestro país, nuestras libertades y nuestra seguridad", ahondaba la ministra que, como broche a su intervención, ha defendido que "las instituciones son la fuerza del Estado y la fuerza de la democracia". "Frente a la banalidad, solo hay un principio básico: democracia y más democracia", concluía la ministra. A su llegada al Congreso, en su afán por defender a la directora del CNI —cuya continuidad está en duda—, Robles ha instado a dedicar "un minuto" a analizar de quién dependía la seguridad de los teléfonos móviles de los miembros del Gobierno, sugiriendo que no era una responsabilidad de la 'jefa' de los espías, reseñó Ana Belén Ramos en El Confidencial.

Tal y como publica 'El Confidencial', Félix Bolaños era precisamente el responsable de la seguridad de los terminales de Sánchez y Robles cuando fueron atacados en mayo y junio de 2021, y a ello ha aludido la titular de Defensa. "Todo está en las normas, todo está en la ley", apuntaba. Según el organigrama del Ejecutivo, el blindaje del secreto de las comunicaciones es una competencia de la Secretaría de Presidencia, un puesto que, en el momento del 'hackeo', ocupaba el actual ministro de Presidencia, y que ahora desempeña Francisco Martín Aguirre.

Las fuerzas independentistas, con el respaldo de Unidas Podemos, entendían la comparecencia de este miércoles como una cacería contra la titular de Defensa, de la que piden la cabeza como única vía para subsanar las relaciones en el seno del bloque de investidura tras las informaciones sobre el 'caso Pegasus'. Sin embargo, se han encontrado con un obstáculo en su objetivo: el presidente de la comisión, José Antonio Bermúdez de Castro (PP), ha cortado en varias ocasiones a diferentes portavoces independentistas, como la de la CUP, Mireia Vehí, o el de Bildu, Jon Iñarritu, en su intento de solicitar explicaciones por el controvertido caso de las escuchas, "un escándalo político de primer orden".

El diputado del PP ha intentado limitar el objeto de la comparecencia al orden del día remitido inicialmente y ha tratado de redirigir las preguntas relacionadas con el presunto espionaje al independentismo y al Gobierno con el 'malware' israelí a la comisión de secretos, que se celebró a primera hora del jueves 5 de mayo con la comparecencia de la directora del CNI, Paz Esteban, a puerta cerrada. Los populares echaron también una mano al PSOE este martes, cuando votaron en contra de la constitución de una comisión de investigación en la Cámara Baja para aclarar los presuntos ataques a diferentes terminales de dirigentes políticos, entre ellos el del jefe del Ejecutivo.

A diferencia de la mayoría de portavoces de la comisión, el tono utilizado por los grupos situados a la derecha del PSOE ha sido especialmente suave e, incluso, cordial con la titular de Defensa. Por ejemplo, el portavoz de Ciudadanos, Edmundo Bal, ha defendido la "sensatez" de Margarita Robles frente al asedio independentista, y ha solicitado que "no permita" que la directora del CNI sea la cabeza de turco del escándalo. "Le deseo lo mejor y que siga defendiendo a los empleados públicos", zanjaba. El portavoz de Vox, Agustín Rosety, tampoco ha hecho alusión al caso Pegasus y ha reafirmado su compromiso de ceñirse al "orden del día", en materia de defensa europea, aunque sí ha aprovechado para remarcar la "debilidad" del Gobierno por sus cesiones al independentismo.

Por su parte, el PP se ha centrado en defender su "sentido de Estado" volviendo a tender la mano al Gobierno. El portavoz popular, Carlos Rojas, ha instado a "cesar" a todos aquellos que ponen en tela de juicio a las instituciones del Estado —en especial alusión a los ministros de Unidas Podemos— y ha solicitado a Robles hacer frente a la presión del independentismo, tanto contra ella como contra el CNI. "Le cuesta a usted más trabajo defender a los miles de profesionales del CNI en el Consejo de Ministros que en esta comisión, y eso es inaudito", cargaba el diputado del PP, que ha defendido el voto en contra de su partido a una comisión de investigación "regada por el independentismo".

Siga leyendo en El Confidencial

Publicar un comentario

0 Comentarios