HABLE.SE

HABLE.SE

España desmantela organización narcotraficante vinculada al Cártel de Sinaloa


Más de 200 agentes participaron en la operación policial que se saldó con la detención de 24 personas por operar una base satélite de tráfico de marihuana y cocaína por toda España y Europa.

En el operativo, además, fueron incautados alrededor de mil kilos de marihuana y 37 de cocaína, tres metralletas y varias pistolas. También se incautaron varios artículos de lujo como joyas y automóviles con un valor estimado de seis millones de euros y 105.116 euros en efectivo y se bloquearon 20 cuentas bancarias, así como se desmantelaron dos laboratorios para el procesamiento y distribución de mercancías.

En el transcurso de las investigaciones se estableció que los emisarios de Sinaloa estaban vinculados al grupo criminal que introdujo más de diez millones de euros en efectivo y oro de inversión para instalarse en el país.

No se ha precisado a qué rama específica pertenecían los operadores criminales, pero los informes aseguran que los 24 detenidos están vinculados al grupo mexicano de delincuencia transnacional. Sus huellas se distinguen por la suntuosidad incautada en narcolaboratorios, invernaderos inteligentes y casas opulentas en las provincias de Madrid, Guadalajara y Málaga.

Con extensión por España, Portugal, Suiza y Colombia, la organización mantenía una red de blanqueo de capitales que también fue identificada. Todo como resultado de investigaciones que comenzaron a finales de 2020 cuando se detectó la llegada de varias personas de nacionalidad mexicana desde el estado de Sinaloa al país ibérico.

Según la misma Policía Nacional, las actividades de estos sujetos llamaron la atención de las autoridades pues de inmediato se instalaron en residencias de lujo y luego fueron observados trabajando en plantaciones de droga ubicadas en las provincias de Guadalajara y Madrid.

Por otra parte, la investigación ha constatado un abrumador movimiento de capitales. Cambiaban constantemente de domicilio (todos ellos de lujo) y se dedicaban a la venta de joyas y vehículos deportivos cuyos precios superaban los 500.000 euros. Esto se debió al lavado de las ganancias que obtenían ilícitamente y, además, era una medida de seguridad para evitar ser ubicados en un área específica.

A mediados del pasado mes de mayo, los agentes llevaron a cabo un dispositivo policial en el que participaron más de 200 efectivos. El operativo permitió el desmantelamiento total de la organización y la detención de los responsables, localizándose un laboratorio de cocaína en proceso de fabricación de más de 37 kilos de sustancia en el domicilio del líder de la red. Durante la operación, también se contó con la colaboración de la Policía Local de la localidad madrileña de Algete.

Asimismo, realizaron 13 registros en diferentes localidades de Madrid (8) y Guadalajara (5), y ocho inspecciones en las provincias de Madrid (5) y Málaga (3). Como resultado de los registros, los agentes se incautaron de 1.000 kilos de cogollos de marihuana, 37 kilos de cocaína, diez armas, 105.116 euros en efectivo, así como 17 vehículos y 4 viviendas (valoradas en siete millones de euros), entre otros efectos. Además, como resultado de la operación, se han desmantelado dos laboratorios para el procesamiento de cocaína y dos invernaderos para el cultivo de marihuana, y se han bloqueado 20 cuentas bancarias.

Los responsables de las actividades ilícitas estaban vinculados a grupos criminales en México. Las pesquisas identificaron a un grupo familiar y su relación directa con los cárteles mexicanos de la droga. Los ahora detenidos entraron en España con grandes cantidades de dinero (unos 10 millones de euros y oro de inversión según las autoridades) para instalarse en el país y establecer su organización.

La familia comenzó a adquirir negocios y empresas con el objetivo de lavar dinero del narcotráfico, además de extender su influencia sobornando a funcionarios para facilitar su permanencia en el territorio y documentación para las empresas.

“Tras varias gestiones policiales, quedó claro que el clan familiar estaba relacionado con personas, tanto españolas como extranjeras, con antecedentes y condenas vinculadas a la venta de sustancias estupefacientes, de forma que facilitó su entrada en un nuevo mercado que no era el suyo. ”, se lee en el informe oficial.

Durante el transcurso de la investigación, los agentes detectaron la llegada a España de personas provenientes de Sudamérica, a quienes la organización utilizaba como “mulas” para introducir base de cocaína en paquetes marrones. La droga era procesada, envasada y serigrafiada en dos laboratorios de la provincia de Madrid para luego venderla a personas que venían de Croacia y Holanda con quienes habían cerrado tratos previamente. Además, también contaban con otras redes de distribución a través de ciudadanos chinos y otros vendedores, ubicados en distintas localidades de Madrid, que incluso introducían la sustancia estupefaciente en las cárceles.

La marihuana era la base del negocio ilícito (cocaína en menor medida). La producción y tráfico de drogas tenía al cannabis como principal producto, por lo que contaban con varias plantaciones. Entre las investigaciones policiales, las actividades de los delincuentes fueron intervenidas en más de una oportunidad con unas 60 toneladas incautadas, lo que a su vez obligó a la organización a mejorar y ser más eficaz en su trabajo.

“Invirtieron en nuevos sistemas de cultivo basados ​​en la creación de contenedores con software inteligente que les permitiera obtener cosechas en menos de tres meses. Algunos de los integrantes mexicanos del grupo delictivo intentaron adquirir este negocio por una importante suma de dinero, aunque las acciones policiales lo frustraron”, señalaron las autoridades.

Publicar un comentario

0 Comentarios