HABLE.SE

HABLE.SE

Los engaños del empresario peruano Gabriel Abusada James a proveedores de alojamiento web para desaparecer de internet los delitos por los que lo juzgan en tribunales de Venezuela


Por Sam Souto

expresa.se

Compañías dedicadas a la limpieza de reputación en Internet continúan realizando intentos desesperados por tratar de censurar informaciones incómodas para sus clientes, algunos de ellos empresarios que están siendo sometidos a casos penales en Venezuela por diferentes delitos. Las compañías siguen recurriendo para ese propósito a la realización de falsos reclamos de derechos de autor o copyright, ante empresas proveedoras de alojamiento web, fundamentando sus quejas en la Digital Millennium Copyright Act (DMCA), Ley de Derechos de Autor de la Era Digital, una ley federal que regula los derechos de autor en los Estados Unidos.

Ofreciendo borrar de internet el pasado incómodo de sus clientes, las compañías son capaces de suministrar datos falsos a los proveedores de alojamiento en línea, diciendo representar a sitios online con los que no tienen vinculación alguna.

Uno de los falsos reclamos fue enviado en una reciente fecha a un proveedor de hospedaje web por una persona que se identificó como Vicente Galán, quien afirmó ser representante de expresa.se, pero con el que expresa.se no posee ninguna vinculación. El propósito de la queja fue censurar un contenido publicado por expresa.se, que había sido redifundido por el website nuevaprensaamerica.com. El contenido se refiere al empresario peruano Gabriel Abusada James, quien enfrenta un juicio penal en Venezuela por estafa y otros delitos.

Abusada James huyó a Perú para evitar responder a la justicia venezolana por los cargos que le fueron imputados. El peruano es uno de los empresarios que ha utilizado compañías que ofrecen el manejo de reputación en línea, con el fin de desaparecer de Internet todo vestigio de su caso penal en Venezuela. Para tratar de lograrlo, las empresas de manejo de reputación se ocupan de difundir contenidos en Internet en donde se asocia al empresario con actividades que realmente no realiza o en las que no participa, pero que le hacen parecer ser una persona de bien. Pero también, como ya se ha dicho, engañan a los proveedores de alojamiento web de los sitios donde se publican informaciones que sus clientes tratan de ocultar. En las quejas ante los proveedores de hospedaje, declaran falsamente “bajo pena de perjurio”, incurriendo deliberadamente en un delito, tener derechos sobre contenidos que no les pertenecen. En uno de los reclamos ante el proveedor de alojamiento de nuevaprensaamerica.com, Vicente Galán, el falso reclamante que dijo actuar en representación de expresa.se, para censurar el contenido relativo al empresario Gabriel Abusada James, miente deliberadamente al proporcionar datos falsos:

“Estimado señor o señora: Yo, Vicente Galán, de la dirección física a continuación, juro bajo pena de perjurio que he detectado infracciones de mis intereses de derechos de autor como se detalla en el informe a continuación. Creo razonablemente de buena fe que el uso del material de la manera denunciada en el informe a continuación no está autorizado por mí, mis agentes o la ley. La información proporcionada en este documento es precisa según mi leal saber y entender. Por lo tanto, esta carta es una notificación oficial para efectuar la eliminación de la infracción detectada que se enumera en el informe a continuación. El informe siguiente especifica la ubicación exacta de la infracción. Por la presente solicito que elimine o bloquee inmediatamente el acceso al material infractor, como se especifica en la Sección 512 (c) de la Ley de derechos de autor del milenio digital (la "Ley"). Asegúrese de que el usuario se abstenga de usar o compartir con otros los materiales no autorizados en el futuro. Envíe una respuesta rápida que indique las acciones que ha tomado para resolver este asunto, asegurándose de hacer referencia a DMCACASE#186199 en su respuesta. Nada en esta carta servirá como una renuncia a cualquier derecho o recurso de Vicente Galán con respecto a la supuesta infracción, todos los cuales están expresamente reservados. Si necesita comunicarse conmigo, mi información de contacto se encuentra al final de esta carta.”



En los falsos reclamos de derechos de autor salta a la vista el nombre de Smart Reputation, una compañía que maneja decenas de sitios en internet (más de 70, según expertos), con nombres diversos, sitios que son utilizados para posicionar en los buscadores información falsa, pero favorable a sus clientes. El artículo: "La no buena reputación de Hernán Porras Molina y sus “limpiezas” de reputación para «boligarcas» venezolanos", explica mejor qué es Smart Reputation y como la empresa se ha encargado de “lavarles la cara” a «enchufados y boliburgueses». La compañía es propiedad del venezolano Hernán Porras Molina, dueño también de EntornoInteligente.com, PlomoVision.com y otros portales, donde se publican artículos favorables, aunque con información falsa, sobre Gabriel Abusada James y otros de sus clientes.


En algunos casos, los proveedores de alojamiento web no verifican la autenticidad de los reclamos, dándolos por ciertos, pese a ser falsos. La falsedad e inverosimilitud de las quejas puede llegar a tal grado de proporcionar datos en donde un sitio en línea se reclama a sí mismo por derechos de autor.

Fue eso lo sucedido el 17 de junio pasado, en donde de forma anónima, pero también absurda, fue enviado a expresa.se un reclamo de derechos de autor sobre un contenido en el que se cita como origen de la supuesta información infractora, un mismo artículo difundido por expresa.se. Resumiendo, la falsa queja deja ver que expresa.se le reclama a expresa.se por un artículo relativo, una vez más, al empresario peruano Gabriel Abusada James.

Queda claro cómo empresas de limpieza de reputación en internet son capaces de mentir de la forma más descarada con el fin de censurar contenidos que no son del agrado de sus clientes.

Publicar un comentario

0 Comentarios