HABLE.SE

HABLE.SE

Dolores Delgado renunció a su cargo como fiscal general del Estado español


El Consejo de Ministros, según el índice de asuntos de la sesión que celebraba este martes, ha nombrado al fiscal de Sala y jefe de la Secretaría Técnica de la Fiscalía General del Estado, Álvaro García Ortiz, para sustituir a Dolores Delgado al frente del Ministerio Fiscal. García Ortiz es fiscal de Sala, ingresó en la carrera en 1998 y, antes de constituirse en la mano derecha de Delgado, estuvo destinado en Santiago de Compostela y fue fiscal delegado de Medio Ambiente.

La fiscal general del Estado, Dolores Delgado, ha presentado su renuncia —no puede ser cesada si no es por causas tasadas en el Estatuto Orgánico del Ministerio Fiscal— por razones de salud. Efectivamente, la actual responsable del Ministerio Fiscal ha sido intervenida quirúrgicamente de una afección de la espalda de la que está recuperándose dificultosamente, reseñó José Antonio Zarzalejos en El Confidencial.

Al margen de esta razón personal, Dolores Delgado no se ha hecho con el Ministerio Fiscal. Ha perdido el control del Consejo Fiscal y es cuestionada por la Junta de Fiscales de Sala, que son los dos órganos de asesoramiento y colegiación de decisiones de la fiscal general. Por otra parte, Delgado ha primado al sector progresista de la carrera —minoritario— en detrimento de la Asociación de Fiscales. El último episodio ha consistido en el desafío de Delgado a la Sala Tercera del Tribunal Supremo, que anuló el nombramiento del fiscal de Sala delegado para la protección de menores con una valoración arbitraria de sus méritos frente al otro candidato. La fiscal general, no obstante, volvió a nombrar al mismo fiscal con un nuevo razonamiento en el que reivindicaba su autonomía para hacerlo.

Igualmente, Dolores Delgado ha sido cuestionada en su independencia por haber pasado a desempeñar su cargo inmediatamente después de ostentar la cartera de Justicia en el primer Gobierno de Sánchez y ser elegida diputada por el PSOE en la lista de Madrid. Por lo demás, no ha podido prosperar la intención del Gobierno de que, una vez cesada o dimitida, Dolores Delgado accediese de inmediato a la categoría de fiscal de Sala, el generalato de la carrera a la que ella no pertenece.

Siga leyendo en El Confidencial

Publicar un comentario

0 Comentarios