HABLE.SE

HABLE.SE

El Ipasme está raspado en gestión de Mi Casa Bien Equipada | Venezuela


Por Comité Pro Defensa de Mi Casa Bien Equipada del Municipio Naguanagua.| Nota de Prensa

El programa socialista “Mi Casa Bien Equipada”, creado en el 2010 por el expresidente Hugo Chávez, se concibió para que el pueblo accediera a electrodomésticos. Los productos se ofertaron a precios muy accesibles, a crédito y con intereses muy bajos. Se estima que más de 3 millones de productos se comercializaron gracias al convenio entre China y Venezuela.

Para el año 2017, se le encomienda al IPASME un ente de Previsión Social con funciones crediticias, la comercialización de los productos para los maestros. La inclusión del personal del Ministerio de Educación en el programa Mi Casa Bien Equipada significó un elemento reivindicativo. De esta forma, se anuncia 24 mil productos en 2017. Luego, el 15 de enero de 2018, prometen entregar 100 mil productos en el marco de la campaña electoral de las presidenciales de ese año.

Maduro dijo “Primero los Maestros, Primero las Maestras”, ya van para 5 años

Aparentemente, todo iba bien, hasta que sale del Ministerio de Educación, Elías Jaua, promotor de que el IPASME brindara el beneficio al magisterio. Algunos docentes creen que de haber continuado Jaua en el cargo, la historia hubiera sido otra. Y es que al inicio de ese proceso de entrega, el propio Ministro Elías Jaua solicitó una investigación a las autoridades competentes por presuntas irregularidades. Las averiguaciones trajeron como resultado la detención de 3 funcionarios del IPASME de San Cristóbal. Estos fueron aprehendidos in fraganti en distribución clandestina de electrodomésticos.

Desde entonces, y hasta la fecha, han transcurrido 4 años y medio. Quedan muchas interrogantes ¿Por qué tanto tiempo de incumplimiento? ¿Qué sucedió con los miles de productos de Mi Casa Bien Equipada que no se entregaron? A pesar de que se pidió al inicio de año saldar la deuda, procesos de entrega más organizados y ordenado posible, en que prevaleciera la justicia y la equidad, las cosas no fueron del todo como se esperaba.

Sin el santo ni la limosna

Mario Ramos, Vocero del Comité Pro Defensa de Mi Casa Bien Equipada de Naguanagua del Estado Carabobo, manifestó que se encuentra indignado por la situación. “La Junta Administradora del IPASME que supervisó las entregas de marzo y mayo de este año, de manera descarada, se burló de nosotros. Ellos estaban en conocimiento de que el Comité de Naguanagua asumió gastos de flete que debieron correr por cuenta del IPASME que religiosamente nos descuentan 6% de nuestro salario. Caleteamos neveras y lavadoras, custodiamos esos bienes, luego se dieron todo un postín para hacer la entrega en un acto que fue simbólico. Todo eso lo hicimos con gusto, con gratitud y con una ilusión, colaboramos de manera desinteresada para el éxito de la entrega en todo el Estado. Pero de manera inesperada, un funcionario de Caracas, justo el día cuando le tocaba recibir a todos los de Naguanagua, decide paralizar el proceso, no sin antes garantizarle a un familiar de un miembro de la Junta Administradora su respectiva nevera”.

Hace un año el IPASME se comprometió en honrar el compromiso con todos los afiliados que esperan desde el año 2018.

A Juicio de Ramos, luego de que denunciáramos la situación el pasado 20 de mayo en El Diario El Carabobeño, algunos de sus colegas fueron objetos de amedrentamiento. Argumentó que estos vinieron por parte de la Directora del IPASME Valencia, profesora Delia Márquez. “Nos parece irrespetuoso, desconsiderado y hasta nefasto que la nueva directiva del IPASME Valencia entregara los productos marginando intencionalmente a Naguanagua. Sabemos que los docentes de todos los municipios tienen el mismo derecho; pero a nivel organizativo nuestro comité facilitó muchas cosas para que en principio le entregaran a toda Bejuma, Miranda, Montalbán, Guacara, incluido a crédito como de contado, y al resto de Carabobo, miren como nos pagaron. Boicotearon la continuidad administrativa del cronograma, y ahora son incapaces de darnos la cara y de rendir cuentas públicamente como corresponde con verdadera transparencia, y siguen quedando 86 docentes de Naguanagua por recibir, es decir, quedamos negreados, sin ninguna razón de ser“.

La falta de solución justifica la denuncia y toda acción de protesta cívica

Por su parte, Edward Carrasco, docente que interpuso hace un año la denuncia en el Ministerio Público conjuntamente con la profesora Angélica Flores, Secretaria de Trabajo y Reclamos del Sindicato SUMA Carabobo, comentó que le gustaría observar rectificaciones al respecto de parte de las autoridades del IPASME. No obstante, recalcó que lo mostrado hasta hora es contrario a su aspiración al diálogo de entendimiento en pro de buscar soluciones reales. “Jamás, imaginé que se lavaran las manos, se jugara con la ilusión de la gente. Mucho menos que se fuese indiferente con aquellos docentes que presuntamente le retiraron las neveras de formar fraudulenta. A este grupo de colegas los orientamos a acudir al Ministerio Público a presentar su testimonio y elementos de prueba. Me parece una omisión y a la vez negligencia que las autoridades de la institución, no acompañaran la denuncia, por el contrario, y ni siquiera se habla de resarcir daños. Mis colegas de Naguanagua, en Asamblea, plantearon varias propuestas, una de ellas fue hacer la denuncia individual en la aplicación VenApp y no descartan hacer una toma con una Huelga de Hambre incluida,” dijo.

Designado fiscal con competencia nacional para investigar irregularidades en el IPASME

Carrasco destacó, que recientemente recibió con beneplácito el hecho de que el Fiscal General de la República, a solicitud de más de 500 afectados, designara a un fiscal con competencia nacional, a los fines de acompañar a la Fiscalía N.º 13 de Carabobo en la investigación del caso. Afirmó que si por él fuera, solo en caso de no haber soluciones, preferiría desafilarse del IPASME. Dice no entender por qué una institución tan importante como esa, funciona de manera pésima y mantiene unos Estatutos anacrónicos que datan del año 1959.

“En mi opinión, a simple vista, el IPASME no aguanta una auditoría. De hecho, confiaría más en los controles internos de una bodega que los de este organismo. He leído todos los Informes de la Contraloría General de la República, y lo que vino después de su publicación fue peor. ¡Pura impunidad! ¡Por eso es que estamos como estamos! En caso de no encontrarse una solución satisfactoria, lo único que se logrará es crear más descontento de lo que existe por esta cuestión, lo cual perjudica la imagen de la gestión de Gobierno del presidente Nicolás Maduro. Ojalá, el Ejecutivo Nacional liderice una rectificación al respecto de la misma manera como ocurrió en el asunto de la ONAPRE y lo relacionado con el pago completo que se efectuó de nuestro Bono Vacacional y Recreacional“, concluyó Carrasco.

Publicar un comentario

0 Comentarios