HABLE.SE

HABLE.SE

Elección de Carlos Hernán Rodríguez como nuevo Contralor General de Colombia está marcada por señalamientos sobre su relación con organizaciones narcotraficantes


Carlos Hernán Rodríguez, quien fue electo como nuevo Contralor General de la República de Colombia, tiene nexos antiguos y profundos con el narcotráfico del Norte del Valle del Cauca. Con el respaldo de esa vertiente de la delincuencia ya había sido contralor de ese departamento.

La elección se verificó el pasado jueves 18 de agosto en el Congreso colombiano, con el fin de reemplazar a Felipe Córdoba, cuyo período de cuatro años expiró, reseñó Gonzalo Guillén en La Nueva Prensa.

Carlos Hernán Rodríguez, quien también cuenta con el respaldo de la bancada del gobierno, fue contralor del Valle del Cauca con el apoyo del ex vicepresidente de la república Angelino Garzón y el corrupto convicto Juan Carlos Martínez Sinisterra. En esa oportunidad su campaña fue financiada por el narcotraficante Edgar Salazar, alias “Trapitos”, este último socio del también traficante de cocaína y heroína Luis Quiseno, alias “Palmirita”.

“Palmirita” estuvo preso por narcotráfico en Houston (Texas) entre 1984 y 1988. Posteriormente, purgó otra pena de cárcel en Holanda, entre 1990 y 1991, y el pasado 16 de septiembre fue apresado en Bogotá con fines de extradición a Estados Unidos, por delitos asociados al tráfico de drogas ilícitas.

Carlos Hernán Rodríguez fue postulado a la Contraloría General de la República de Colombia por el controvertido partido confesional Movimiento Independiente de Renovación Absoluta, MIRA, fundado en el año 2000 por la pastora María Luisa Piraquive, propietaria de la “Iglesia de Dios Ministerial de Jesucristo Internacional”, poderoso fortín electoral.

Carlos Hernán Rodríguez estuvo entre los candidatos a Contralor con uno de los mayores puntajes.

Cuando fue contralor del Valle del Cauca puso la estatal Licorera del Valle a disposición de Edgar Salazar, alias “Trapitos”, en pago por el apoyo recibido.

Edgar Salazar es dueño de la antigua clínica Santiago de Cali, hoy llamada AL ALBA, situada en el barrio Versalles de esa ciudad.

De acuerdo con fuentes antidrogas de Estados Unidos, Salazar despacha desde una oficina de esa clínica y en ella se ha reunido con Carlos Hernán Rodríguez.

Las mismas fuentes antidrogas dijeron a La Nueva Prensa que Rodríguez tuvo por mucho tiempo un escolta puesto por la mafia, apodado “El Burro”, quien ahora lidera los carteles de Buenaventura conocidos como de los pollos y los huevos, debido a que quienes comercian con esos productos deben pagarle “peaje”.

El nuevo Contralor también ha operado para las organizaciones de la excongresista Dilian Francisca Toro, el destituido gobernador del Valle del Cauca Juan Carlos Abadía y la de los hermanos Ospina.

La mafia del Valle del Cauca ya tuvo un contralor general, entre 1990 y 1994: Francisco Becerra Barney, quien fue condenado por corrupción.

Publicar un comentario

0 Comentarios