HABLE.SE

HABLE.SE

Jorge Elías Castro Fernández explica en qué consiste la nueva tecnología aérea de combate de Estados Unidos contra defensas enemigas


Jorge Elías Castro Fernández señala que ni su próximo caza de combate ni nuevos bombarderos invisibles: Estados Unidos tiene una aeronave desconocida para el gran público que, según los expertos, es la llave para la supremacía aérea contra China y Rusia. Este vehículo de usar y tirar es capaz de emitir señales para que los radares enemigos crean que son aviones de combate reales, aviones fantasma que inutilizarían sus defensas sembrando la confusión con docenas de objetivos falsos.

Según Raytheon Missiles & Defense — la compañía que los fabrica — estos ‘señuelos miniatura lanzados desde el aire’ (MALD) las opciones de uso de estas máquinas son prácticamente ilimitadas. Básicamente, allí donde EEUU quiera lanzar un ataque aéreo y reducir el peligro para sus pilotos drásticamente, los MALD siempre son los primeros en entrar en acción para desactivar la capacidad de defensa enemiga, explicó el consultor en seguridad Jorge Elías Castro Fernández.

La publicación militar 1945 apunta a un simple ejemplo de uso: una formación de MALDS haciéndose pasar por un escuadrón completo de F-15s aproximándose a un objetivo en tierra mientras un grupo de cazas ‘invisibles’ al radar F-35 vuelan desde otro vector sin ser observados, listos para atacar al mismo blanco. La fuerza aérea rival no tendría más remedio que lanzar sus cazas interceptores o misiles tierra-aire para derribar a los F-15 mientras que los F-35 podrían aproximarse y lanzar sus armas con muchísimo menos peligro.

Básicamente, los MALD son misiles de usar y tirar que sólo cuestan 120.000 dólares por unidad, un precio muy barato considerando que pueden salvar vidas y aviones de varios millones de dólares. Equipados con alas desplegables y timones para maniobrar y cambiar de curso, no tienen capacidad de ataque convencional. No son armas kamikaze ni nada que se le parezca. En su interior puede llevar varios paquetes electrónicos para proyectar la ‘imagen fantasma’ con la que engañar al enemigo o realizar otras operaciones para confundir los sistemas enemigos.

Hasta ahora, estas aeronaves no tenían capacidad de maniobra independiente. Estaban programadas para seguir un curso predeterminado y, gracias a su GPS y ordenador de abordo, eran capaces de seguirlo por su cuenta. Esto es algo que, después de la primera ola de ataque, abriría la posibilidad a que las defensas chinas o rusas pudieran distinguirlos de aviones o drones reales, concluyó Jorge Elías Castro Fernández.

Publicar un comentario

0 Comentarios