HABLE.SE

HABLE.SE

Operativo de rescate de hombres atrapados en una mina en México se convierte en un enfrentamiento de índole político


La angustia de los familiares aumenta a la espera de que liberen a los diez mineros que se encuentran sepultados en la mina de 'El Pinabete' en el municipio de Sabinas (Coahuila) tras un derrumbe de una pared anexa que permanecía repleta de agua. Un buzo del Ejército logró acceder durante unos minutos a uno de los pozos la tarde del lunes, sin embargo, no se logró ningún avance de consideración en el rescate. El ministro de Defensa mexicano, Luis Cresencio Sandoval, asegura que el operativo comenzará a dar sus frutos a mitad de esta semana, alejado de las cruciales primeras 72 horas tras la sepultación de los trabajadores. Los mineros llevan más de seis días a 60 metros de profundidad con más de la mitad de la cavidad inundada tras picar en una mina abandonada hace más de 40 años y de la que cinco jornaleros, los más alejados del derrumbe, pudieron escapar. Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT) la minería representa el 1% del trabajo, aunque padece el 8% de los accidentes mortales.

No sería extraño que tuvieran un golpe de suerte y los encontraran con vida como ocurrió hace años con otros mineros que consiguieron ser rescatados debido a que permanecieron en una bolsa de aire. Un equipo de seis buzos militares y un dron submarino trabajan en la zona mientras los compañeros supervivientes redactan un mapa de los túneles que pudiera ser útil. Las bombas extraen casi 400 litros al segundo de agua, pero gran parte se vuelve a filtrar. Las autoridades se contradicen y la información llega a cuentagotas, reseñó Borja Rama en ABC.

El presidente López Obrador visitó la zona el domingo y fue increpado por los familiares que aguardaban fuera. Se quejan que la logística cercana apenas ayuda y son los pueblos de alrededor los que les acercan comida, agua y mantas. Una mujer, familiar de un minero, manifestó, según sus palabras que el mandatario mexicano habría acudido al lugar «para hacerse una foto con mi dolor».

Muchos ven la visita del presidente como necesaria, no obstante, parte de la prensa mexicana la relaciona a la celebración el próximo año de las elecciones a gobernador en el estado de Coahuila donde se sitúa la mina de carbón afectada. Actualmente está en manos del Partido Revolucionario Institucional (PRI) al que Morena, el partido de AMLO, pretende arrebatar el poder. Los medios se han apresurado a indicar que desde dentro del partido de Morena se señaló al senador Armando Guadiana como el propietario de la mina de Sabina. Guadiana opta a alzarse como gobernador y con esta información se pretendía perjudicarle en su candidatura. La investigación de la Fiscalía continúa y fuentes aseguran que el propietario del terreno en realidad es Régulo Zapata Jaime, exalcalde del municipio de Sabinas, aunque conste como tal un chico de 27 años al que señalan como testaferro.

Publicar un comentario

0 Comentarios